Autor: Urbano, Pilar. 
   Suárez destapa la caja de sorpresas     
 
 ABC.    29/12/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

SUAREZ DESTAPA LA CAJA DE SORPRESAS

SI mis informantes -fuentes de eminencia en el partido de la U. C. D. y en el Gobierno- no me jugaron

ayer la «Inocentada política», y creo que no, la caja de sorpresas de Suárez ya está destapada. Esto de la

decisión secreta venía siendo como el «sobre de Fátima»... Y bien, parece seguro que esta mañana, el

presidente informará al Consejo de Ministros, reunido en Ja Moncloa, sobre su determinación de disolver

las Cámaras y convocar inmediatamente elecciones legislativas.

- El plazo constitucional previsto es de cincuenta y cinco días, a partir del decreto de disolución. Así...

calculemos que el 30, sábado, o el 2, martes, aparece el decreto-ley «estampillado» en el «Boletín

Oficial del Estado», y... la cuenta sale clara: entre el 23 y el 26 de febrero, todos a las urnas. Las

«generales» se comen en su plazo a las «municipales» que, sin duda, se celebrarán en fechas posteriores

pero muy ceñidas a las otras. «Se ahorra un trauma de doble campaña electoral con sus correlatos

de gasto económico y político», me dicen.

- De todas formas, no deja de ser «chusco» que ayer, bien entrada la tarde, log ministros y

miembros de la Ejecutiya-U. C. D. a quienes consulté sólo habían percibido «cierto olor de

disolución, ciertos indicios...» pero «oficialmente, no había información». Los ministros acudirán

hoy a la mesa grande de Consejos «como si tal cosa», «esperando que salte la liebre», «sin descartar la

posibilidad de disolución de las Cámaras; pero también sin poder asegurarlo antes de entrar». La

ejecutiva del partido, que algo tiene que decir en el momento supremo de la opción del presidente, no ha

sido convocada cuando tecleo esta columna. «Claro que en pocas horas se nos convoca, como ocurrió ya

en otra ocasión. Y también parece aconsejable, por delicadeza política, que no s* llame a la

ejecutiva del partido hasta tanto no haya sido informado el Gobierno.»

- «A Adolfo se le han ido cerrando puertas de salida,.. La investidura sólo podía interesarle con e]

apoyo parlamentario del P. S. O. E. Pero eso ha sido Imposible. Por otra parte -al otro lado del teléfono,

un "jeque" del Gobierno- la negativa de las centrales sindicales a los pactos económicos ha puesto más

oscuro el panorama. Yo creo que el presidente va a convocar elecciones como recurso final. Le conozco y

sé que ha intentado la salida airosa y la continuidad, por todos los resquicios posibles. Si disuelve y va »

"generales-municipales" combinadas es porque ahí tiene la mejor... o la única solución.»

- Otra información de primera mano, ajustada al análisis que usted y yo, sin ir más lejos, registramos:

«Ahora Suárez no hará crisis. No tocará el Gobierno. No hace ninguna falta.»

Y tanto en e] partido como en el grupo parlamentario, que vive sus últimas horas de existencia, la

cuestión vital estriba en «definir bien las fronteras del partido en sus alas diestra y siniestra»; «por la

izquierda, ya lo sabemos: U. C. D. Incluye la social-democracia no marxista. Un paso más allá... es el

socialismo de Felipe, quiera o no quiera Suárez; pero, ¿y por la derecha?, ¿hasta dónde puede jugar la U.

C. D. por su diestra?

Recuerdo que hace un par de semanas Fernandez-Ordónez, después de una conversación con el «.jefe»,

me comentó: «Intentará mantener una posición nítidamente centrista, sin coqueteos con la izquierda ni

con la derecha.» Y veinticuatro horas después, Pérez Llorca era rotundo al afirmarme: «Nuestra gran

batalla no puede ser oír» Que hacer las elecciones contra el socialismo. Otra estrategia sería una soberana

equivocación.»-Pilar URBANO.

 

< Volver