Autor: Otaño, Alberto. 
 Clausura del ciclo Monarquía y Sociedad. 
 Osorio: La reforma se lleva al ritmo justo     
 
 ABC.    04/06/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ABC. VIERNES 4 DE JUNIO DE 1976.

SIGLO XXI

CLAUSURA DEL CICLO «MONARQUÍA Y SOCIEDAD»

OSORIO: "LA REFORMA SE LLEVA AL RITMO JUSTO"

Sobre el tema de «Una trayectoria política» pronunció ayer una conferencia el ministro de la Presidencia del Gobierno, Alfonso Osorio. Con ella cerraba el ciclo que sobre «Monarquía y cambio social» ha venido desarrollándose a lo largo del curso en el Club Siglo XXI.

Horas antes de su disertación, el ministro me recibe en su despacho. Hombre campechano y buen conversador, entra rápido en materia. Estos son los aspectos más destacados de la entrevista.

TRAYE C T O RI A POLÍTICA.—¿Cuál es esa trayectoria que da título a su conferencia, ministro?

—Pretendo hablar de dos ideas fundamentales: una breve explicación ante la clausura del ciclo en el siglo XXI, y, esto ya. más Implícito, mi propia trayectoria política. Lo que quiero decir es que ahora, como ministro, no estoy diciendo ni haciendo cosas distintas de lo que he venido haciendo o diciendo anteriormente.

RITMO REFORMISTA.—,En ciertos sectores se habla de lentitud en la marcha de la reforma. ¿A qué velocidad real cree usted que marcha?

—Como ministro, ´ estimo que se está llevando a cabo al ritmo justo. Soy consciente de que hay grupos de personas que quieren un cambio más rápido, como los hay que no quieren cambiar. El Gobierno sigue la línea más equilibrada y más ajustada con los deseos del país, que quiere la reforma, pero sin medidas alocadas.

La verdad es que, cuando se habla de lentitud reformista, lo que late en el fondo no es el problema de la velocidad, sino el «quién» hace la reforma. Se dice que es una reforma «otorgada». Y la pi«-gunta es: ¿Quién otorga la reforma? A mi juicio, el que la hace, a través de su Gobierno, es el Rey.

SINTONÍA.—Pero, ministro, da la impresión de que el Rey pretende ir más rápido que su Gobierno...

—El Rey, ni quiere ni va más deprlsa que el propio Gobierno. Si viera que no sintonizaba con el Gabinete, habría una cosa clara: lo cambiaría.

Yo creo que el Rey lo que tiene que hacer eg urgir a todos, y entre ellos al Gobierno, para que la convivencia nacional sea un hecho.

GRAN PACTO.—Dice usted que ahora es el momento del «gran pacto» para la convivencia de todos. ¿En qué consiste tal pacto?

—Yo lo veo como un pacto entre la legitimidad de la Corona y ese gran número de españoles deseoso de que nuestro regir men sea semejante al de cualquier país libre, con instituciones serias y estables. Este es el gran «pacto constitucional». Pero hay otros: el de «conductas» entre líderes -políticos de distintas opiniones, que se comprometen a respetar las regias del juego democrático; el «regional», pues estoy convencido de que es necesaria una profunda regionalización del país, pero que no será viable mientras no sea general. Si se plantean las reglones tvr hechos diferenciales, algunas lo querrán, pero se opondrá la mayoría.

Y el último pacto sería el de la «redistribución social del bienestar».

APLAUSOS.—Es tema de actualidad el viaje de los Reyes a Estados Unidos. ¿Qué importancia le concede?

—Como conocedor de la política americana y del Congreso, las escenas del discurso del Rey demuestran que el éxito del viaje desborda todas las previsiones.

Nunca —y he asistido a alguna de estas recepciones—he visto aplaudir a los congresistas tanto y con tanto calor. Esto nos debe llenar de orgullo y satisfacción a todos los españoles.—Alberto OTAÑO.

 

< Volver