La sesión de la mañana. 
 La ponencia respondió a los enmendantes y aceptó dos modificaciones     
 
 Ya.    19/11/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LA PONENCIA RESPONDIÓ A LOS ENMENDANTES ACEPTO DOS MODIFICACIONES

Intervinieron en réplica a los enmendantes don Noel Zapico Rodríguez, doña Belén Landaburu, don Lorenzo Olarte, don Miguel Primo de Rivera y don Fernando Suárez

La sesión d» la mañana, >jue eomenzó a las diez y dleí y concluyó a las dos de la tarde, «e dedicó a la* respuestas da la ponencia-a las intervenciones habidas en la sesión anterior en torno a la defensa de las enmiendas y observaciones al texto del articulado del proyecto de ley de reforma política. Intervinieron en dos ocasiones los ponentes don Noel Za-Stco Rodríguez, doña Belén Lanáburu González y don Lorenzo Olarte Cullén. Seguidamente lo hicieron los ponentes don Miguel Primo de Rivera y Urquijo y don Fernando Suárez González. Á mediodía hubo un largo descanso, dedicado a que la ponencia reconsi

derase algunas de las enmiendas defendidas.

La primera intervención fue la del señor Zapico Rodríguez para contestar a los enmendantes al primer artículo del proyecto de ley. Dijo que la reforma política pretende encauzar la voluntad de participación de nuestra sociedad en la configuración de su propio futuro, y para ello hay que "escuchar la voz del pueblo. La ponencia estima, en palabras del señor Zapico, que la ley ha de afirmar el concepto del Estado democrático, con" expresa declaración de que los derechos fundamentales son inviolables. Respecto al apartado 2 del artículo primero, la ponencia considera haber perfeccionado el texto al delimitar de manera evidente la función suprema legisladora de las Cortes con la sanción del Rey. Concluyó diciendo que la ponencia •e ratifica en el texto presentado.

Doña Belén Landaburu

Respondió a las enmiendas presentadas contra el artículo segundo, y afirmó que el proyecto se limita a establecer estrictamente los preceptos necesarios para que el pueblo hable y elija después unas Cortes que realicen las reformas constitucionales que las necesidades de la realidad nacional demanden. Defendió el bícameralismo, porque las dos Cámaras son un verdadero mecanismo de poder oompartido y de equilibrio y una garantía contra la tiranía de una Cámara única. Abogó por la igualdad en la legitimidad de la repreJliatac´ón.v y oxRuao las i-aitjp.es por 3wPgte«´´«l proyecto de ley se basa sr\ ^ai concepto de demoera>;¡F> 1nj.&itsj-a. Dijo que ¿A rebajar- ssc awyoría´ iáft_e4fiu--a:"-4»!9—dieciocho ños corresponde al Código Civil y a su oportuna reforma. En cuanto a la duración del mandato de diputados y senadores, consideró la ponente que, dado el carácter reformista de las futuras Cortes, ambos organismos deben constituirse y terminar al mismo tiempo.

Señor Olarte Cullén

El señor Olarte mantuvo que la ponencia ha sido y sigue siendo partidaria de no otorgar la iniciativa de la reforma al Senado, sino al Congreso de Diputados, que considera mejor y más rápidamente laa corrientes de opinión que a corto plazo produce el dinamismo político de país, mientras que el Senado debe atender más a la continuidad y estabilidad política. Aceptar que la iniciativa correspondiera al Senado o a las Cortea en su conjunto trastocaría de entrada el esquema de las relaciones Intercamerales. Opinó también que la mayoría absoluta ofrece suficiente garantía para la reforma constitucional, sin necesitarse llegar a los dos tercios o tres quintos. Defendió la modificación de la ponencia sobre el carácter obligatorio del referéndum* en cualquier supuesto de reforma constitucional,

Don Noel Zapico Habló .nuevamente el señor Zaplco Rodríguez para responder a las observaciones presentadas al artículo cuarto, y dijo que la ponencia se ratificaba en su decisión de no variar el texto, previamente modificado respecto al proyecto del Gobierno, porque coincide con el sistema de Cámaras del bicameraHsmo de Europa occidental y porque representa el dinamismo democrático. La p r o m 1 n enoia del Congreso sobre el Senado se debe a que aquél responde más directamente a la identificación del pueblo, y por eso habrá de decidir en última .instancia; cuando surja el conflicto intercámaras. Con eso no se pretende disminuir el prestigjio o la función del Senado.

Señor Olarte Cullén

Para rebatir las enmiendas presentadas contra la disposición transitoria primera volvió a tomar la palabra el señor Olarte Chillen, quien dijo que se trataba tan sólo de regular las primeras elecciones j, por tanto, se solicita una delegación tan sólo para regular las p r ó x 1 mas elecciones. Afifmó qus el Gobierno ha hecho gala de una notable lealtad hacia esta Cámara sin hacer uso de las facultades qu« le otorga el artículo 13 de la ley de Cortes, dictando un decreto ley regulador de tales elecciones, pero ha preferido obtener de las Cortes la facultad de regular las elecciones, pero por vía de delegación. En cuanto a la constitución d« u>n Congreso integrado por 350 diputados, mantuvo que los posibles desequilibrios se encuentran compensados en virtud de la existencia de un Senado en el que las provincias más pequeñas contarán con tantos escaños como las da mayor población de todo el territorio nacional. En cuanto al sistema proporcional para la constitución del Congreso afirmó que no se opta por un sistema proporcional cerrado y radical, sino que se dice que se inspirará en orlterios de representación proporcional.

Don Miguel Primo de Rivera

Don Miguel Primo de Rivera defendió la disposición t r a n siloria segunda tal y como está en el proyecto de ley, el dictamen sobre la urgencia de los decretos leyes encomendada a una comisión conjunta de ambas Cámaras y la misión constitucional del artículo 12 con una comisión en cada una de las Cámaras.

La inexistencia en laa Cortes, en .reunión conjunta, hace Innecesario que una comisión conjunta de ambas Cámaras se oeupe d» cuestiones que tienen su sede en el interior, en el seno de cada Cámara. La ponencia estima que el Consejo del Reino es el órgano de asistencia al Jefe del Estado en los asuntos y resoluciones trascendentales de su exclusiva competencia. Por eso es lógico que en este alto organismo tengan presencia ante el Rey todos los altos organismos, instituciones a instancias del Estado,Don Fernando Suárez EJl ponente don Fernando Suárez defendió el texto de la disposición transitoria tercera, al que no aceptó modificaciones. Respondiendo a los enmendantes que solicitaban el añadido de una cláusula derogatoria de Leyes Fundamentales, dijo que el tema tiene complicaciones y dificultades, que la po nencia no rehuye, pero sí se Id» siste, se haría, pero es preferibl» tener en cuenta que loa preceptos que no deroga la preaente>léjyy quedan válidos, y tío los que s* opongan. En cuanto- al tema d« que hay que derogar la actual ley de incompatibilidades, esto debela hacerlo las futuras Cortes, ya .qtt» el tema no tiene tanta trascendencia como para ser derogada pgf una ley que tiene rango fundamental.

En cuanto a la petición de aumentar la representatividad en-el Congreso de las islas Canarias, comprendiendo toda su importancia, no puede aceptarse, porque «1 Congreso es una representación í* población. Cabe, en cambio, aumentar la representatividad en el Con-greso¡ pasando las provincias cánaria-s a tener cada una un se» nador más y dar uno más también a Baleares. Este es el com« premiso inicial de la ponencia, a falta de conocer el criterio del Gobierno sobre el tema (grande* aplausos por esta decisión).

Seguidamente, eran las dos d* la tarde, se levantó la sesión par» continuarla a las cinco.

 

< Volver