Autor: Ubierna, Jesús. 
 Pleno de las Cortes Españolas. Crónica desde las Cortes. 
 Los trabajadores excluídos     
 
 El Alcázar.    19/11/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CRÓNICA DESDE LAS CORTES LOS TRABAJADORES EXCLUIDOS

Ideas brillantes, pensamientos contundentes y frases afortunadas, es algo que hemos oído a los numerosos procuradores que han intervenido a lo largo de las cinco sesiones de mañana y tarde, que se han consumido en el Pleno de las Cortes a la hora de escribir este comentario. Pero es posible que una de las frases más sencillas, fuese la que más impacto transcendental contuviese: la pronunció el procurador familiar por Tenerife y Secretario de las Cortes, Rafael Arteaga Padrón. "Me sobran dedos en una sola mano, dijo, para contar a los trabajadores que vayan a sentarse en las nuevas Cortes". Grave denuncia que apunta hacia el capital como futuro acaparador de los escaños de las nuevas Cortes.

Nueve millones y media de trabajadores por cuenta ajena y cerca de cuatro´ por cuenta propia, que hoy cuentan con un tercio de los procuradores de la Cámara, están condenados a quedarse sin representación.

El proyecto de ley para la reforma política, puede afirmarse que no les concede ni el recurso de la esperanza para tener alguna probabilidad por pequeña que esta sea.

La cuestión entiendo que es importante y de imprevisibles consecuencias. En las Cortes actuales se encuentran representados tres estamentos nacionales de amplio contenido: familia, sindicato y municipio.

En las nuevas Cortes, el municipio tendrá asegurada su representación por múltiples razones. La familia como tal no está debidamente estructurada a nivel nacional, por lo que carece de mayor alcance la nueva situación, respecto de ella. Pero el sindicato queda claramente excluido.

Un sindicato fuera de las Cortes supone un grave riesgo. El mundo del trabajo dispondrá de la más poderosa de las razones para no sentirse vinculado a las normas legales que emanen de unas Cortes en las que no participan.

No alcanzamos a comprender las ocultas razones que han aconsejado excluir la representación de los trabajadores en las Cortes, que era uno de los indudables aciertos de la etapa aún vigente. En cualquier caso los peligros son muy superiores a los beneficios.

Jesús UBIERNA

 

< Volver