Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
   Acotaciones mínimas de una oyente (fin)     
 
 Pueblo.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ACOTACIONES MÍNIMAS DE UNA OYENTE

(FIN)

Son los gestos los que revelan la más íntima calidad d» un ser humano. Todas las primeras páginas d« los periódicos nos han dado la fotografía del presidente Suárez en el momento de aplaudir a las Cortes. No es el gesto de un triunfador, ni de un vencedor, es el humanísimo de un hombre profundamente emocionado.

Yo no sé si Suárez iba «a por los 300», en todo caso M quedó con los 425.

Comentario de Ricardo de la Cierva al voto negativo del obispo de Cuenca, monseñor Guerra Campos:

«Entre la tierra y el cielo están las nubes».

Ahora la oposición tiene la palabra y las honestas gentes de este país, esperamos la palabra del honesto profesor Tierno Calvan.

Parece que un «Mundo» del principado de Cataluña podía convertirse en «Mundo Obrero».

Quizá los periodistas no hemos hablado lo suficiente de ese absolutamente excepcional personaje político que es don Torcuato Fernández-Miranda, posiblemente la intuición nos dice que no es un personaje «de periódico», es un personaje para la Historia.

Se nos ha llenado siempre la boca de las alabanzas contando la hazaña de Pompidou parando, templando y mandando, el toro del mayo francés del 88. El toro que tenía Adolfo Suárez en la plaza no era más fácil de lidiar —sin general De Gaulle en el Elyseo para poder ir al quite— y ahí ha quedado la faena para la historia.

No olvídenlos que la ley la han votado unas Cortes de Franco. Por fortuna, ahora tiene la palabra una España que «también es la España de Franco» con unas realidades socio-económicas, fruto de cuarenta años de paz civil. No tengo el menor inconveniente en que al proclamarlo me envíen al «bunker» de los santos inocentes.

He descubierto en las Cortes dos docenas de procuradores de menos de cuarenta y cinco años campeones olímpicos de salto sobre cualquier complejo de homologación europea. Todos ellos, han ejercido ya a distintos niveles una parcela de Poder, y es el ejercicio del poder el que cincela a un político y le da la talla y la envergadura. Lo bueno es que esta singular generación —nacida en la España de Franco— ejerce ya muchísimo poder económico, cultural, judicial, etc., etc.

Pregunto a uno de los más inteligentes intelectuales de la joven hornada «progre» su opinión sobre la memorable sesión de las Cortes: «Han resuelto la cuadratura del circulo», me responde.

Volviendo a las Cortes de Franco, han dado una lección de patriotismo que imaginamos van a meditar los Ruiz Giménez, los Gil Robles, los Areilza, los Camuñas, los Garrigues Walker y el resto de ese centro español qu« no ira a ser menos patriota y conciliador que «el bunker».

Pflar NARVION

 

< Volver