Autor: VARELA. 
   Saber perder     
 
 El Alcázar.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

(•tratara

SABER PERDER

.Hay uña frase de Tagore que no renuncio a recoger: "piensa que si ILwas porque se na puesto el sol tu llanto te impedirá ver las estrellas". Creo sinceramente que las Cortes Españolas han aprobado una ley fundamental que abre el paso a una constitu-iion mimética, anti-democrática y de poco alcance. Pero una cosa es mi opinión personal y otra bien distinta, el proyecto de Reforma Política, que si es sancionado por el próximo Referendum, será Ley. Ante la Ley tenemos que doblegarnos todos si queremos hacer de España un país habitable, en cambio social > económico y en progreso.

La ley de reforma es a mi juicio mimética porque copia o imita, aunque el Gobierno, como sus antecesores, ha mantenido, quizá para contentarnos, el "slogan" de que España es diferente. Esto es:

existen dos sistemas de escrutinio electoral iguales de democráticos, el proporcional o el mayoritario, sin embargo la ley ha preferido no utilizar ni el uno ni el otro, sino hacer una síntesi* de los dos. Es antidemocrático, por que en sus artículos tercero, establece que la iniciativa de la Reforma Constitucional corresponde al Gobierno y al Congreso de Diputados, olvidándose del Senado que, por su composición, y a pesar de que será elegido también por sufragio universal, secreto, directo y libre, queda reducido a mera comparsa en la Cámara Legislativa. En el articulo, segundo, establece el sistema del dedo para designar al Presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, que como se sabe tiene unos poderes excepcionales (ahí está el caso del actual Presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, facultades que este Proyecto de Ley no deroga) y que fácilmente, si no se conssiguen mayorías parlamentarias en las próximas elecciones generales, y en caso extremo aunque se consigan estas, podrá manipular, desde el Consejo del Reino, la terna que ha de ser elevada al Rey para que este elija. Apoya esta tesis la disposición transitoria segunda, apartado tres que establece que ambas cámaras —Congreso y Senado— elegirán cinco miembros cada una para estar representadas en el Consejo del Reino, pero no deroga la composición de aquel que directa o indirectamente permanecerá compuesta por siete miembros más designados a dedo,

Pero una cosa, ya decía, es la opinión personal, y otra la ley •aprobada por las Cortes. Sin duda, el gran vencedor ha sido don Adolfo Suárez, Presidente del Gobierno, que ha ganado limpiamente a pesar de algunos miembros de su gabinete. Mi sincera felicitación de hoy es como la que ayer, cuando fue nombrado presidente, y juraba su cargo. Recogía "La Balanza" de cinco de julio, "es el más joven presidente de la historia de España que no es sinónimo del más inexperto presidente". A pesar de mi crítica que, a veces, fue dura, y a la que, por supuesto no renuneio, quiero expresarle mi más sincera enhorabuena. La política es asi y el periodismo también, casi siempre a pesar de nuestras convicciones.

Enhorabuena, señor Presidente.

VÁRELA

 

< Volver