Autor: Solana Madariaga, Javier. 
 Los cambios que proponía el PSOE. 
 PSOE: Hemos empujado al Gobierno     
 
 Informaciones.    15/06/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

P.S.O.E.: «HEMOS EMPUJADO AL GOBIERNO»

EN el año justo que hoy se cumple de vida democrática en nuestro país, pienso que ha existido un gran

paralelismo entre las promesas por propósitos expuestos en los programas electorales del pasado 15 de

junio, y la trayectoria que hemos seguido los representantes del P.S.O.E., tanto en el Congreso como en el

Senado.

Sinceramente, hemos intentado cumplir nuestros compromisos por todos los medios — aun estando en la

oposición— y a la vez hemos empujado ´ al Gobierno a tomar decisiones que eludía o demoraba y que

exigían prontas soluciones.

En la campaña electoral hablábamos de:

Que el socialismo es libertad para conseguir la democracia y estamos lúe hando por hacer una

Constitución para todos, sin privilegios y orientada hacia el futuro, consiguiendo el control parlamentario

del Gobierno que es en realidad el control del pueblo.Cambiar la vida. Con este concepto expresábamos

nuestra firme voluntad de lograr un auténtico cambio de vida para todo el pueblo. Para ello hemos

presentado y perfeccionado varios proyectos como son: el aumento de las pensiones, la reforma fiscal

para lograr un sistema de impuestos más justo que fue boicoteado por miembros del Gobierno como

representantes del gran capital que son, el control de la Seguridad Social, contra la especulación del suelo,

contra la corrupción en la Administración intentando lograr una absoluta claridad del gasto público al

denunciar el hecho de que se presentaran unos presupuestos con los defectos de confusión y ocultación

del gasto público, típicos de los viejos presupuestos franquistas.

Defensa de la ríase trabajadora. El P.S.O.E. mantiene una dura batalla contra el Gobierno y empresarios.

Hemos luchado por modificar el reaccionario proyecto de ley de acción sindical en la empresa, que no

contemplaba prácticamente ninguna mejora de los derechos de los trabajadores h a c i é n dolo más

progresivo y ampliado con el fin de que las centrales trabajadoras puedan desarrollar .sus funciones en las

empresas. Reiteradamente h e mos pedido la devolución del patrimonio sindical, que el Gobierno demora.

Enseñanza pública y gratuita. La hemos defendido y la seguiremos defendiendo, ya que resume

exactamente nuestra filosofía educativa. Este es el motivo por el que hemos presentado proyectos

encaminados a hacer una escuela para todos, democratizando el acceso a la docencia y el control de los

centros de enseñanza. Si esto no se na logrado se debe a que otros grupos no opinan de igual manera y se

han opuesto a nuestras tesis.

Así, pues, si no hemos logrado la democratización de la enseñanza —para que en ella intervinieran alum

nos, padres y profesores— se debe ni más ni menos a que los votos en contra de U.C.D. y A.P., que han

dejado a los españoles sin su participación en el control de la educación.

Derechos de la persona. Hemos luchado por la abolición de la pena de muerte que como socialistas la

consideramos incompatible con las exigencias de dignidad de la persona humana, al igual que por

garantizar la asistencia jurídica a cualquier persona desde el momento de su detención, para evitar los

graves abusos cometidos con los detenidos. Nos hemos preocupados por acabar con la actual marginación

de la mujer, .suprimiendo leyes que la discriminan. A tal fin se ha logrado eliminar toda sanción civil por

adulterio y amancebamiento, e i n t e ñ tamos la equiparación social total. También —y es importante—,

hemos expuesto ia reducción del ámbito de la jurisdicción tnilitar sólo para delitos militares, dejando el

resto a los Tribunales ordinarios.

Eleeciones municipales. Repetidamente hemos denunciado el hecho de la falta de democracia en los

Ayuntamientos, por lo que las enmiendas presentadas iban encaminadas a fijar unas fechas que

convocaran con la mayor urgencia posibie, unas elecciones municipales democráticas.

Pese a los obstáculos que nos han colocado, seguiremos denunciado la urgencia de estas elecciones, ya

que permitirán al pueblo tener unos Ayuntamientos democráticos elegidos libremente por todos.

En resumen, la sinceridad de nuestras promesas se corresponden con nuestros compromisos. Unas cosas

las hemos conseguido y otras mui chas no se han alcanzado porj la negativa del Gobierno a to( mar

algunas de las medidas que exige el momento, pero, sopesando pros y contras, el balance es francamente

positivo.

;

Javier SOLANA

 

< Volver