Autor: Delgado, Alberto. 
 Desde el Parlamento. 
 Sistema proporcional o mayoritario: Esta es la cuestión     
 
 Arriba.    18/11/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Desde eí Parlamento

SISTEMA PROPORCIONAL O MAYORITARIO: ESTA ES LA CUESTIÓN

MADRID. (De nuestro redactor político.]

«Hemos da recuperar, en pacífica convivencia, un puesto de honor entre las naciones del mundo, en la Olimpiada de! Desarrollo», decía Dionisio Martín Sanz, en una intervención larga, compleja y original como suya. Como entrenamiento para la Olimpiada del Desarrollo, ayer asistimos a unas competidas pruebas olímpicas de oratoria, en la que vimos a numerosos Procuradores en plena forma, y a otros quizá faltos de entrenamiento.

Por la mañana vimos a un Esperaba cáustico y breve; a un Iglesias Selgas tonante, campeón en decibelios; a un Arteaga Padrón entusiasta en defensa de los trabajadores, pero «pasándose» a) no considerar como tales a los intelectuales, y provocando murmullos cuando dijo que en las Cámaras la inmensa mayoría son capitalistas; a un Lostau con una serenidad que no parecía exenta de amargura... Y luego, la presencia femenina en la delicadeza y mesura de Montserrat Tey; la contundencia martilleante de Lamo de Espinosa; la exuberancia de Díaz-Llanos, que sabe hacer pausas «de aplauso», como mutis triunfales..., y la sobriedad de Pérez Puga...

Raimundo Fernández-Cuesta demostró que los años no le han hecho perder un ápice de brillantez oratoria. Se podrá discrepar de sus argumentos, pero nunca con su manera de exponer las cosas. Y tuvo un final brillante, como si hubiera interpretado una sinfonía de Tchaícowski.

Los argumentos de José María Morrondo eran claros, y más con los ejemplos que ofreció a los Procuradores, en busca de un equilibrio de la representación territorial.

Por la tarde. Cruz «ametralladora» Esteruelas. Si en términos oratorios, Lamo de Espinosa es corredor de fondo, Díaz-Llanos de triple salto y Martín Sanz de marathón, Cruz Martínez Esteruelas es un «sprinter» nato. Es una especie de Valery Borzov, o por decirlo con ejemplos germánicos, más de representación mayoritaria, de Armin

. Su defensa de) sistema proporcional fue como una salida de final de 100 metros: fulgurante, y entre admiraciones. Luego, Clavijo, en busca de representación en las isla menores canarias, y Serráis, siempre infatigable en su labor parlamentaria. Y Meilán, entre diplomático y humorista, haciendo una referencia previa a Tácito, «que será grata al Gobierno»... Y el turno «extra» de los inscritos en relación con el informe de la Ponencia.

Pero el tema planteado, el «ser o no ser» del debate, fue el sistema proporcional —tesis de la Ponencia, tesis del grupo Independiente, tesis de Aparicio Berna!, de Cisneros, de Meliá. de Henríquez— o el sistema mayoritario —tesis de Martínez Esteruelas, tesis de Alianza Popular, tesis de Lúea de Tena—. Y las argumentaciones fueron tantas, y tan brillantes, que al oir a Martínez Esteruelas parecía claro que el sistema mayoritario es el que demanda

en estos momentos la reforma, si se quiere que tenga consolidación el Gobierno que sale de las urnas.

Pero luego, al oir a los contrarios, resultaba que el sistema proporcional era el que iba a colocar, en su debido sitio, a las diversas tendencias de! país, el que iba a posibilitar la armonía, el que iba a evitar los enfrentamientos.

Si el Presidente de las Cortes nos dijo a los periodistas que las intervenciones de los enmendantes servían, principalmente, para ilustrar a la Cámara, no cabe la menor duda que los Procuradores han quedado ampliamente ilustrados de las ventajas e inconvenientes de uno u otro sistema. Queda todavía una ilustración más: la de la Ponencia, que además de «ilustrar» ha de fijar la postura para la votación. Y, cuando el debate termine —aunque habrá turno de réplica, jquién lo duda!— llegará un momento, que muy bien puede ser hoy, en que los Procuradores, suficientemente ilustrados, dejen la oratoria para pasar a los votos. Y, en definitiva, las palabras son hermosas, las frases pueden pasar a la pequeña o la gran historia de ia Cámara, los argumentos pueden quedar esculpidos en !• memoria o el cerebro de los Procuradores, pero a la hora de la verdad, a la hora de la reforma, lo que cuenta son los votos.

Alberto DELGADO

Jueves 18 noviembre 1976

Arriba 13

 

< Volver