Sesión de la tarde. 
 Que se sometan a votación previa las enmiendas (Sr. Martínez Esteruelas)     
 
 Ya.    18/11/1976.  Página: 13-14. Páginas: 2. Párrafos: 36. 

M-XI-76

INFORMACIÓN NACIONAL

P4g. 13- ya

SESIÓN DE LA TARDE QUE SE SOMETAN A VOTACIÓN PREVIA LAS ENMIENDAS (Sr. Martínez Esteruelas)

En caso contrario, mi postura y la de otros procuradores-agregó - sería la abstención • El sistema electoral de las primeras elecciones para diputados ha de ser el mayoritario, dijo también

La eesión de la tarde comenzó » la» -cinco y veinte. Más asistencia da público en las tribunas. Continuaron lag intervenciones de lo* enmendante^ ai proyecto de ley.

Don Cruz Martínez Esteruelas

Don Oruz Martínez Esteruelas dijo, entre otras cosas: "El patriotismo no es .monopolio de actitud alguna de las que aquí se exipre-aan. Ni antipatriótico es aceptar el proyecto., ni antipatriótico el oponerse a él.

Tampoco la democracia depende de modo exclusivo de tal o cual posición concreta y mucho menos puede reputarse lógico tratar de acantonarla en tal o cual sistema electoral." También dijo:

"Cuantas voces represento creen necesaria la reforma, postulan la reforma, estiman que éste es tiempo de reforma, conocen la .necesidad d» la generalización del sufragio y del pluralismo, consideran que es precisa la integración y la articulación de nuevas fuerzas en el sistema político y están, en sustancia, con la reforma^ aquí propuesta. Y lo hacen sin los condicionamientos con que otros sectores políticos pretenden, desde fuera de aquí, coaccionar este momento político.

A -la vista del proyecto y del Informe de la ponencia, a la vista de la conveniencia nacional, según nosotros la entendemos,, hemos borrado el "no" de nuestra actitud respecto .de la reforma. Pero tampoco hemos de caer por ello en una ciega conformidad a cuanto se nos propone si ello hiere nuestra convicción, nuestra forma de ver el inmediato futuro o las exigencias del debate."

Sobre el orden de las votaciones -dijo: "Debemos ser conscientes de que no nos encontramos ante una Simple cuestión reglamentarla o puramente procesal.

Desde el punto de vista procesal, el- artículo 88, ´apartado segundo, del reglamento de las Cortes, en relación con el artículo noveno d>el texto regulador del procedimiento de urgencia, contienen base sufi

•JBIIMMBÍ£MÜÍy^^MffiMÍ^Íto%íii&£&iC ftTffiftf´y*!

petición de una votación separada primero, de las observaciones y enmiendas que no habiendo sido aceptadas por la ponencia s e a r defendidas ante ester Pleno, y des pues, del proyecto de ley en su . conjunto, incorporándose al mismo aquellas que hubiesen sido acepta das.

.

Pero además, y esto es mucho más importante, existen otras ra-zoneg de naturaleza también distinta que avalan la demanda de votación previa y separada de aquellas enmiendas y observaciones;

1. Reiteradamente hemos manifestado nuestro apoyo al proyecto, y nuestro reconocimiento de la urgencia para que el mismo sea llevado adejante. Entendemos que la cuestión esencial de dicho proyecto radica en el pleno reconocimiento del sufragio universal, directo y secreto como vehículo de acceso a las Cámaras. Que nunca se confunda nuestro apoyo al proyecto con nuestra discrepancia sobre temas concretos. Si la votación no se hace separadamente en la forma propuesta, sí podría confundirse.

2. Junto a lo anterior no podría conocerse realmente el sentir y parecer de esta Cámara, pues en ningún caso puede perderse de vista que el conjunto de las cuestiones abordadas por el proyecto son individualmente complejas y trascendentes y que .nada sería más antidemocrático que impedir el deber de perfeccionar el proyecto o, lo que, es lo mismo, obligar a elegir el todo o nada.

3. Finalmente, el sistema de votación previa y separada no puede perjudicar al proyecto; antes al contrario, siendo suficiente la mayoría simple para desestimar o aceptar una enmienda, la posición de los procuradores quedaría totalmente clarificada a la hora de votar el proyecto de ley en BU conjunto, permitiendo, aceptadas o desestimadas las enmiendas, votar con pleno conocimiento el proyecto en su forma definitiva.

Por ello, antes de entrar en la defensa concreta de las enmiendas y observaciones anunciamos, en un esfuerzo de clarificación, que si sa sometiere el proyecto de ley a votación, sin que previamente ´hubiesen sido votadas las enmiendas para las que pidamos el especial pronunciamiento del Pleno, mi postura y la de otros procuradores seria, con harto sentimiento nuestro, la abstención.

Con la misma claridad digo también ´ que mi voto y el de otros procuradores será afirmativo para 61 proyecto dé ley si, previa y separadamente, se votan las enmiendas, de referencia» cualquiera qu> «ea el resultado de aquellas votaekmeg. Importa subrayar esto. Nc TOetendemos, ni siquiera por tac i!ÍL subordinar la reforma al resultado de aquellas votaciones previas y separadas. Esta actitud nos diferencia de los que sólo aceptan esta ley si coincide con sus deseos u objetivos políticos. Nosotros aceptamos de antemano la ley de Reforma Política que estas Cortes aprueben y aceptamos ese resultado civilmente. Esto en todo caso. Pero precisamente por ello nos creemos en el derecho límite de la abstención, en defensa de una claridad que estimamos necesaria y en la que, por qué no decirlo, está en juego la plenitud de funciones de estas Cortes: En estos momentos, las cuestiones de procedimiento son capitales. Este procurador lo pide porque cree que la Cámara lo espera y que el Interés nacional lo ´demanda.

"Quiero reclamar la atención de la Cámara sobre un problema que considero de capital importancia? no desde mi posición dé hombre de partido, sino desde la perspectiva del interés nacional. Me estoy refiriendo, al sistema electoral al que habrán de ajustarse las primeras elecciones."-

"Propugno la adopción del sistema mayoritario como principio fundamental. No parto con ello de una concepción apriorístiea sobre al .organización electoral y el sistema de partidos, sino que hemos llegado a aquella absoluta convicción después de reflexionar previamente sobre el que consideramos el mejor futuro para la Patria, para la España de todos. Porque, es importante insistir en ello, sólo sabiendo el futuro que queremos para España podremos pronunciarnos responsablemente sobre un tema como el que os estoy exponiendo.

Pues bien, nosotros aspiramos a un futuro da estabilidad política para la nación en el que sea posible una acción eficaz y realista de gobierno; en el que si se produce el relevo en el poder, conforme * la lógica natural de un sistema democrático, el tránsito se produs-cá sin traumas para la vida ´nacional por profundos que sean los cambios que lleve consigo, y en el que, en suma, >51 ciudadano español, a 1» hora de ejercer su derecho al voto, pueda hacerlo con la reflexión y la disposición de ánimo del que elige entre opciones políticas importantes y ampliamente extendidas en la nación, y no en la desorientación y la insegu r i d a d de quien se ve convocado a las urnaa por una multitud de grupos políticos o "ismos" de toda condición! que sólo pueden darle una visión fragmentaria y menguada de la vida pública.

Señores procuradores: Éste -futuro que os acabo de exponer sólo será posible si ^esta nación cuenta con fuerzas políticas sólidas, coherentes y que respondan a las corrientes profundas de opinión qu«

(Continúa en pág. siguiente)

ya«Pa£.l4

INFORMACIÓN NACIONAL

18-XI-76

AMBIENTE DE TENSIÓN EN LAS CORTES ESPAMMS

Que nadie utilice el nombre del Rey ni el de la Monarquía en lo que aquí estamos deliberando, ni el Gobierno ni ninguna otra persona o grupo. Aquí no se discute ni al Rey ni a la Corona (señor Lúea de Tena)

(Viene de la página anterior)

laten en el cuerpo social español. Estas fuerzas han de ser por su propia esencia poco numerosas, y afirmo que sólo podrían formarse y existir en el marco de un sistema mayoritario. Equivocarnos en este punto equivaldría a conducir a España a situaciones de inestabilidad y de crisis social que el- pueblo español, que mira expectante e ilu•ionadamente al futuro, no merece. También de esta cuestión pedi-BM>s votación previa y separada."

La norma sobre las próximas elecciones

Entendemos que el párrafo primero de la disposición transitoria primera debe ser modificado en el sentido de que el Gobierno no debe regular las primeras elecciones a Cortes, ni ninguna otra posterior! sino que ello ha de ser mediante una ley votada en Cortes.

Sobre esta cuestión también solicitamos votación previa y separada.

Otros enmiendas

A) LA COMPETENCIA IGUAL DE LAS CÁMARAS

Creemos que ambas Cámaras, Congreso de Diputados y Senado, deben tener iguales poderes legislativos, dado que habiendo igualdad de legitimación, al ser ambas elegidas por el pueblo español, la diferenciación no encuentra fundamento alguno. En este sentido «1 artículo S.l.b. deberá contener la especifica declaración de igualdad de poderes legislativos.

B) SOBRE EL SOMETIMIENTO DIRECTO A REFERUNDUM DE OPCIONES POLÍTICAS

Creemos también que la Corona no debe asumir en solitario la responsabilidad de la puesta en marcha d« una consulta popular ein mediar el dictamen p r e c eptivo, aunque no vinculante, del Consejo del Reino. Es la misma intangibilidad de la Corona la que demanda la solución que nosotros propugnamos.

C) SOBRE LA CONFIGURACIÓN DEL CONSEJO DEL REINO

Finalmente, y no obstante haber recogido el informe de la ponencia, en parte, el espíritu de nuestra enmienda, al ampliar el número de-procuradores en el Consejo del Reino, recordamos nuevamente la conveniencia de que sólo sean procuradores elegidos por las Cámaras en número igual a los que desde ahora lo constituyan, como consecuencia precisamente de esta reforma que apunta a la primacía de lo electivo en todo el sistema político.

Don Rafael Clavija García

Don Rafael Clavijo García propugnó, en relación con la composición de las Cortes, que cada una de las islas del archipiélago canario en que ge halle constituido Cabildo Insular, y concretamente las llamadas "menores"—La Palma, Gomera, Hierro, Lanzarote y Puerteventura—, elija directamente un senador y un diputado que las represente, respectivamente, en el Congreso y en el Senado, «in perjuicio de los diputados y senadores que, con arreglo a la normativa general, correspondan a ambas provincias, los cuales habrán de ser elegidos por las islas llamadas capitalinas, Tenerife y Gran Canaria¡- respectivamente.

Don Salvador Serrats Urquiza

Don Salvador Serrata Urquiza

defendió una enmienda en el sentido de pedir una mayoría cualificada en la reforma constitucional, cuya iniciativa, en lo que • las Cortes ce refiere, debería ser compartida por las dos Cámaras; a su juicio, cualquier reforma constitucional debería requerir la aprobación con la mayoría de tres quintos de los miembros del Congreso y del Senado.

Sugirió que el Rey pueda someter directamente al pueblo, con la asistencia del Consejo del Reino y el debido refrendo, una acción política de interés nacional, sea o no de carácter constitucional, para que se decida mediante referéndum, cuyo resultado se impondría a todos los órganos del Estado.

No entró en la cuestión de cuál deba ser el procedimiento electoral, bien mayoritario o proporcional, porque entiende que esta cuestión debe ser relegada a una ley electoral.

Don Dionisio Martín Sanz

Después de un breve descaneo, al reanudarse la sesión intervino don Dionisio Martín Sanz. Si aceptamos sin enmendarlo el proyecto de ley de la reforma política que nos ofrece la ponencia, ello supone desmantelar prácticamente todas las experiencias eficaces y positivas realizadas durante el mandato de Franco, a ¡pesar de que algunos de nuestros esquemas institucionales, con profundas o ligeras adaptaciones, podrían s«r válidos para lograr la necesaria e inaplazable reforma de democracia liberal.

No defiendo a ultranza posiciones políticas personales, sino concretas del mundo del trabajo y la producción para que éste continúe representado en el órgano legislativo, tanto BÍ el país continúa por la vía de la unidad sindical ´como si se encamina por Ja del pluralismo. Todo español con derecho a voto debe poder elegir, cuando menos, dog representantes en el Congreso, uno por su simple condición de ciudadano y otro por el hecho de ser trabajador, empresario o consumidor. Pretendo mantener una representación de todas las ramas de la economía, aunque no se ajusten rigurosamente, tanto a nive! sectorial como de eiase, al número d« votantes.

No pretendemos poner ningún freno a la democracia pluralista, sino perfeccionarla y potenciarla, abriendo nuevos cauces de representación exigidos por la realidad social de nuestro tiempo, sin renunciar a los tradicionales partidos, lograr una fecunda simbiosis entre partidos y asociaciones, de intereses económico-sociales en el órgano legislativo.

Don José Luis* Mellón Gil

Don José Luis Meilán Gil ge manifestó de acuerdo con la representación proporcional en las Cortes, por considerarla como la mejor de las soluciones para el problema político español. Este sistema puede evitar que en las próximas elecciones se planteen como un en-frentamiento dramático dos únicas tendencias. Plantear al pueblo esta disyuntiva sería correr el riesgo de resucitar algo que debió quedar definitivamente enterrado.

Además, es necesario que quien tenga la mayoría en las próximas Cortes no se vea tentado por la imposición; por el contrario, debe estimularse la capacidad del pacto y el diálogo.

Intervi n i e r o n a continuación o 1 n c o procuradores—todos del Grupo Parlamentario I n d e p e ndiente—discrepantes con las modificaciones hechas por la ponencia al proyecto de ley del Gobierno, solicitando volver al texto primitivo.

Don Antonio Segovia Moreno discrepó de la ponencia por haber cambiado el "podrá", potestativo, por el "deberá", imperativo, referente a que el Rey, antes de sancionar una reforma constitucional, deberá someterla al referéndum; debe ser, dijo, "podrá someterla a referéndum".

Los tenores don Jesús Aparicio Berna! Sánchez, don Gabriel Cisneros Laborda y don José Mella Perica», pidieron que desapareciese del texto el añadido de la reforma, a continuación del sistema proporcional aplicado a las elecciones al Congreso, de la frase "aplicándose dispositivos correctores para evitar la excesiva fragmentación de la Cámara". Rebatieron los argumentos defendidos por el señor Martínez Esteruelas, que solicita el sistema mayoritario. Don Rubéns Henríquez Hernández hizo diversas consideraciones al informe de la ponencia, centradas «n el artículo primero.

Don Torcuoto Lúea de Tena

Don Torcuato Lnca de T*na Intervino para oponerle a! texto de la ponencia en el aspecto de mantener el sistema proporcional para las elecciones de diputados. Que nadie utilice el nombre del Rey ni •1 de la Monarquía en lo que a>jui «eternos deliberando, ni el Gobierno ni ninguna otra persona o grupo. Aquí no se discute ni al Rey ni a la Corona:

La diferencia «nir* el Matéala mayoritario, que propugnó, y el proporcional, que rechazo, no está más que en la practica de le gobernabilidad del país. No han sido suficientemente meditadas en este trascendental momento, lae consecuencias que el sistema proporcional nos ofreció en el año 1936.

Sospecho que existen pactos cuyo conocimiento se ha hurtado a «sta Cámara. (Grandes aplausos.) Si no es así, ¿por qué no se nos dice el (e van a someter o no a votación las enmiendas presentadas t>or hombres responsables y qué sistema ee va a seguir en laís votacio>-nes?

Mi reforma al proyecto es haeer viable con el sistema mayoritaric la democracia real y no hacer del Congreso una jaula de grillos. Prefiero el triunfo político de los que no piensan como yo a la ingobernabilidad del país. El sistema proporcional es inhóspito_y anárquico, y, en cambio, el sistema mayoritario es prudente para España en estos momentos.

El señor Fernández - Miranda respondió al señor Lúea de Tena que los procuradores conocían el sistema de las posibles votaciones, que se ha anunciado; lo que lo* procuradores ignoran es la decisión de la presidencia, que se conocerá en el momento óptimo.

Seguidamente—eran las diez de la noche—se levantó la sesión basta las diez de la mañana de hoy.

 

< Volver