Autor: Apostua, Luis. 
   La razón oculta     
 
 Ya.    18/11/1976.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA RAZÓN OCULTA

Alas diez de la noche la cosa estaba negra en las Cortes. Los especuladores de futuros decían que si a esa hora hubiera tenido lugar la votación, entre ciento ochenta y ciento noventa procuradores votarían negativamente o se hubieran abstenido, que significa exactamente la misma cosa. Es decir, en ese momento el clima de la Cámara respiraba derrota, aunque los ministros sondeados enarbolaban aún magníficas sonrisas y optimismo de victoria. Pero esos votos son los suficientes para hundir e| proyecto.

La agencia Logos atribuye a personalidad de Secretaría General del Movimiento el vaticinio de que en ese momento había ciento ochenta votos en contra.

Si miramos la cosa de cerca, el momento psicológico era el punto más bajo del Pleno de la reforma, rtabían hablado todos los que. desde un lado o desde otro, machacaban el proyecto. Cada grupo de procuradores había echado a la arena de la lucha a su mejor orador y la reforma lo pasaba francamente mal. A partir de hoy, a las diez de la mañana, contraataca la ponencia y, quizá para la tarde, el Gobierno saca a su más suave y fino polemista, don Landelino Lavilla, con la finalidad de aquietar aguas y conciencias abriendo paso a una votación positiva.

EL torpedo en la sala de máquinas de este buque reformista lo puso el señor" Martínez Esteruelas, ex ministro de Educación. Hablando en nombre de todos los procuradores de Alianza Popular, expuso con claridad el problema; el resto de los argumentos exhibidos en la agotadora sesión era puro fuego de artificio. El cañonazo lo disparó el portavoz de Alianza Popular: O aceptan los ministros un sistema electoral nmyoritario o nosotros nos abstenemos.

Dado el cómputo de votos, si los grupos parlamentarios cuyos líderes han hablado contra la reforma votan disciplinadamente, el proyecto de ley no sale. ¿Cuál es el precio? Doblegarse a la exigencia de una ley electoral por sistema mayoritario.

Don Cruz Martínez Esteruelas hizo una magnífica exposición de las ventajas del sistema mayoritario sobre el proporcional. Pero ocultó la razón sustancial de su criterio. Esa razón es que Alianza Popular está segura de que con sistema mayoritario ella controlará la próxima Cámara y con sistema proporcional no pasará de ser una lucida minoría. La aritmética electoral tiene esas crueldades. Por consiguiente, para ellos sí es vital el sistema mayoritario. Pero ¿lo es para el país?

DE hecho, en las Cortes se han formado dos bloques de oponentes »! proyecto. Uno, representativo de la más pura ortodoxia del régimen, «e opone a todo proyecto de reforma constitucional, por suave que éste sea- Es un grupo ultra-conservador, pero a su lucidez no escapará que esa posición máxima-lista no tiene, futuro ni en estas Cortes, convencidas de que algo hay que cambiar.

El segundo grupo de oponentes, al pedir el sistema mayorita-rio, ofrece a los procuradores presentes un verdadero paraíso: la posibilidad razonable de regresar al hemiciclo convertidos en diputados de tas Cortee constituyentes. Nada de extraño tiene que este canto de sirena suene muy agradablemente.

HAY un objetivo subsidiarlo, pero también atractivo, para «otos dos grupos, y consiste en volcar a este Gobierno para Instalarse ellos y convocar el referéndum y las elecciones con el puesto de presidente del Gobierno en «u poder. Pero esta alternativa e* muy difícil que pudiera cumplirse.

Luís APOSTUA

 

< Volver