Autor: Pla, Juan Francisco. 
 Las transformaciones que defiende el PCE. 
 PCE: Aportación al proceso democrático     
 
 Informaciones.    15/06/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 31. 

P.C.E.: «APORTACIÓN AL PROCESO DEMOCRÁTICO»

LOS objetivos básicos d e l programa electoral d e 1 Partido Comunista de España, aprobado en el Pleno

ampliado del Comité Central del 14-15 de abril de 1977, eran:

a) Que el Parlamento a elegir tuviera carácter constituyente y que se estableciesen las bases de

un pacto constitucional que garantizara el libre juego de todos los partidos, los derechos humanos en

su más completa integridad, las libertades politicas, sindicales, de Prensa, cultura y religión,

completa igualdad de derechos para la mujer, la autonomía para las nacionalidades, pueblos y regiones

que componen el Estado y la plena democratización de la vida municipal,

b) Afrontamiento conjunto de la crisis económica a través de un plan de saneamiento de la

economía, que incluyera la reforma fiscal progresiva, reforma y control de la Seguridad Social, la

eliminación de las actividades especulativas sobre el suelo y el saneamiento y democratización del

I.N.I. junto a la promulgación de un Código de Derecha de los Trabajadores que les garantice

el empleo o un seguro de paro efectivo, la libre actividad sindical y su participación en la política

de empleo y en el control y administración de la Seguridad Social,

En todos estos puntos, los comunistas tenemos la seguridad no sólo de haber trabajado a tope por su

cumplimiento, sino de que con ellos nuestra aportación al proceso democrático ha tenido un indudable

valor positivo.

Los principios en tos que se fundamenta el texto constitucional actualmente en discusión coinciden con

los adelantados entonces por el Partido Comunista de España, y afortunadamente el trabajo parlamentario

en esta materia .se realiza a través de un pacto constitucional de consenso, en el que participamos las

principales fuerzas democráticas.

Queda pendiente la plena democratización municipal a través de elecciones que repetidamente hemos

reclamado r cuya celebración ayudará al asentamiento de la democracia y al afrontamiento de los

problemas económicos y sociales.

En el terreno económico, los acuerdos de la Moncloa vinieron a poner de relieve que la proposición

comunista sobre la necesidad de un acuerdo conjunto era insoslayable. Cosa distinta ha sido su

cumplimiento, parcial y retrasado en muchos de sus puntos, en lo que es clara la res. ponsabilidad del

Gobierno y la de aquellos partidos firmantes que se han negado a la constitución de una comisión de

seguimiento que lo hubiera garantizado.

Creemos que en estos momentos en que aun distan de haher.se despejado los principales problemas de la

crisis económica, y de manera destacada el del desempleo, mantiene su plena vigencia la proposición que

hicimos en abril de 1977 de un plan económico para dos o tres años, que sirva realmente para una acción

de Gobierno eficaz.

La reacción de las centrales sindicales a la actual discusión parlamentaria sobre la ley de Acción Sindical

indica claramente que el desconocimiento de nuestra propuesta de Código de Derechos de los

Trabajadores na supuesto un grave error que de mantenerse va a gravitar negativamente sobre las

relaciones laborales.

Al cabo de un año de aque llas elecciones, y a la pregunta de qué extremos de su programa electoral se

han cumplido, ningún partido responsable puede contestar con un mero catálogo de reivindicaciones

insatisfechas, sino dia ponerse a un rendimiento pü blico de cuentas sobre su actividad política durante

ese período.

Incluso cuando, como en nuestro caso, a tenor de loa resultados electorales el partido no ha accedido »

la responsabilidad gubernamental, hay que analizar críticamente ai a la luz de los acontecí mlentos las

proposiciones qu> entonces se hicieron respondían a no planteamiento acer tado de los problemas

generales y por consiguiente si aqw líos aspectos que se han pías mado en la realidad han su puesto una

aportación positva al proceso democrático aquellos otros que no han te nido posibilidad de cumplí

miento siguen siendo propues tas válidas que merecen man tenerse y recabar el respaldo electoral.

En lo que a nuestro caso se refiere, creemos que la res puesta es afirmativa. El Par tido Comunista de

España ha sido, a lo largo de este año, una fuerza política responsa ble que ha hecho una apor tación

indudable al proceso democrático, cuyas propuestas al no haber desaparecido desgraciadamente 1as

razones económicas que las dictaban, .siguen siendo vías por las que se resolverían satisfactoria mente los

problemas económicos y .sociales qiu; aquejan a Espaiña.

Juan Francisco PLA (miembro del Comité Central del P. C. E.)

 

< Volver