Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Queremos hacer coincidir Democracia con eficacia (Martínez Esteruelas). 
 Una victoria del sentido común     
 
 ABC.    19/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«QUEREMOS HACER COINCIDÍ!* DEMOCRACIA CON EFICACIA» (MARTÍNEZ ESTERÜELAS)

UNA VICTORIA DEL SENTIDO COMÚN

TOTAL COINCIDENCIA EN LAS VENTAJAS DE UN SISTEMA ELECTORAL MIXTO

El grupo más importante de la Cámara legislativa se brindó como «cabeza de diálogo y puente de

concordia»

APROBADA LA LEY DE REFORMA POLÍTICA POR 425 VOTOS A FAVOR, 59 EN CONTRA

Y 13 ABSTENCIONES

MADRID. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) Para la multitud que anoche esperaba en la calle el resultado de, la histórica sesión final del Pleno de la Reformo, ios largos, cálidos aplausos que estallaron en el interior, al filo de las nueve y media, fueron como una especie de «fumata blanca» que anunciaba a la capital y al país: tenemos la Reforma Política, aprobada y en marcha.

La votación —con resultados abrumadores que rebasaron con creces los dos quorum necesarios para ¡a aprobación de la ley y para su paso a) trámite del referéndum— constituía la culminación de un largo proceso, cuyas últimas fases estuvieron cargadas de preocupaciones y de una noble y dilatada pugna entre dos conceptos, dos criterios esenciales, esgrimidos por los partidarios y defensores de uno y oiro, con el más esforzado y admirable deseo de servir lo que cada uno consideraba más conveniente y ajustado a las necesidades del puebla español en el nuevo tiempo que nos toca vivir.

Si, en la noche del miércoles escribíamos bajo el signo de la preocupación, suscitada por un oscuro horizonte que presagiaba divisiones, enfrentamientos, dificultades a la hora de resolver por el ejercicio del voto en la Cámara legislativa, ayer, a partir del mediodía, los nubarrones comenzaron a despejarse y el ambiente se caldeó de satisfacción anta las soluciones que se intuían, ante las aproximaciones que se perfilaban, ante el consenso logrado por las dos tuerzas protagonistas en un esfuerzo muy noble y estimable de comprensión, de acercamiento, de generosidad y de renunciamientos en aras de la concordia política, que debe ser un ejemplo para la concordia nacional.

De un lado, el Gobierno, patrocinador del sistema proporcional; del otro, el grupo más numeroso y fue ríe de ¡a Cámara, que encuadra a numerosos procuradores, bien compenetrados a la hora del servicio a la Patria... Los dos se tendieron las manos en busca del encuentro y de la coincidencia, que se lograron felizmente...

Y las manos seguirán tendidas para obedecer e! deseo y el mandato regio; para hacer posible que Don Juan Carlos pueda ser el Rey de todos los españoles. Este es el principal, el más relevante sentido de cuanto ocurrió ayer, especialmente por la tarde en la Cámara legislativa.

El grupo mayoritario de parlamentarios, representado por don Cruz Marlinez Esleruelas, cedió unos pasos en sus posiciones aceptando el sistema proporcional «para concHiar la democracia con la eficacia...» El Gobierno, por su parta, descendió también de ta altura de su rigor- para avenirse a lo solicitado por «Alianza Popular» y establecer un sistema mixto, que facilitó el establecimiento de las coincidencias.

Con ello, este grupo de procuradores, el más importante de los existentes en la Cámara —conviene insistir en ello,, porque ha demostrado unidad, flexibilidad y un enorme sentido de responsabilidad comunitaria e histórica—, se ha brindado no sólo a las Cortes, sino al país, como «cabecera de diálogo y puente de la concordia».

El logro de un «sistema mixto» que conjuga y perfecciona las ventajas que podían ofrecer el proporcional propugnado por un lado, y el mayoritario defendido, por otro, es quizá el mejor fruto de la pugna parlamentaria, la prueba más expresiva del resultado práctico y eficaz que puede desprenderse de unos debates llevados con caballerosidad, con alteza de miras, con preparación y nobleza por parte de todos los enmendantes, ponentes y autores de observaciones a la ley... y aceptados, en su desarrollo y en sus resultados por el Gobierno, con una elegancia también ejemplar.

El Pleno de la Reforma, con sus cinco sesiones memorables, puede muy bien calificarse de histórico por su /desenlace; y, a la vez, de singular por su desarrollo... El interés con que el pueblo español lo ha seguido en las tribunas, en los medios informativos, paso a paso, es la mejor prueba de que su trascendencia caló profundamente en la calle, en el país, en los españoles que quieren como continuación de un pasado honroso y de un presente prometedor, un futuro estable y lleno de esperanzas.

 

< Volver