Autor: Urbano, Pilar. 
   La reforma se ganó en los pasillos     
 
 ABC.    19/11/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

ABC. VIERNES 19 DE NOVIEMBRE DE 1976. PAG. 13.

Hilo directo

LA REFORMA SE GANO EN LOS PASILLOS

Me be quedado un momento en la puerta, a las diez de la noche, y les lie visto salir. He visto salir a los ministros. Algunos daban el brazo a sus jóvenes esposas, que estuvieron allí, en la tribuna-balcón de invitados, toda la tarde.

Parecían guerreros, cansados, extenuados, pero jubilosos. Seriamente jubilosos. Como si hubiesen ganado la mejor y más dura batalla. Sin embargo...

• LA LEY, ENTRE BASTIDORES

Las crónicas de esta democracia, cuando cuenten la reforma habrán de decir la verdad: no se ganó la ley desde el podio d» oradores, sino entre bastidores de las Cortes. Desde el martes, los miembros del Gobierno, cada cual por su lado, pero «todos a una», hablan, convencen, argumentan, persuaden, negocian con los procuradores, al filo palpitante de los debates. Los ministros han hecho una eficaz labor de zapa en un terreno minado. Ayer era descaradamente llamativo verles en pasillos, en el bar, en salas y salltas, en dependencias más discretas, axiuí y allá, fuera del hemiciclo, aunando posturas para sacar la ley adelante por absoluta mayoría.

0 ANFITRIONES DE LA REFORMA

1

En un momento, por la mañana, salgo del salón semicircular, mientras perora Un ponente, picada mi curiosidad, porque ialta medio «banco azul». ¥ allí les encuentro: el presidente Suárez haUfr con Licinio de la Fuente; Martín Villa* con Suevos, «u* se mlntenifría sh el «no»: Osorlo, con. Abelta. del grupo «Regionalista»; Lavilla, con Nieves Borrego; Abril Martorell y Reguera Guajardo, que son procuradores familiares, hablan y hablan con onos y con otros.

Hay una extraordinaria animación de corredores. Y una opción de bo>Mt en boca: ¿sistema mayoritario o sistema proporcional?

* EL HOMBRE DEL PACTO.

*

«Acción Institucional», «Regionallstas> y «Alianza Popular» habían levantado barricadas de hostilidad a la ley reformadora. Imponían condiciones para el SI. La tarea del Gobierno fue vencer la resistencia. ¿Cómo? Dialogando, hasta el pacto.

Un hombre clave en las conversaciones ha sido el ex ministro Idcinlo de la Puente, promotor de «Alianza Popular», puente entre ambos extremos. Le he visto, en la jornada parlamentarla de ayer, con él presidente Suárez, con los ministros Lavilla, Osorio, Martín Villa, Carriles, Abril Martorell... «Quizá por mi talante y mi amistad con unos y otros —me diría después—, he resultado mejor negociador.» Y él mismo me cuenta que al .mediodía, en el piso de arriba del Palacio... Pero ésa es otra historia.

0 LA «STORY» DE UNAS BARRICADAS

1

«Alianza Popular» llegó a centralizar la oposición. Pedían lev electoral votada en Cortes, sistema de representación mayoritaria y votación previa de enmiendas para esta ley. £1 martes. 16. levantaren las barricadas y anunciaron su negativa en. la votación. El miércoles hubo tiras y aflojas. Me han dicho que Lopes Rodó no obtuvo consenso suficiente de entre los procuradores de su grupo. Por Otra parte, también a Arteaga Padrón ee le agujereaba la defensa.

Ja Gobierno y la Ponencia aprovecharon la debilidad, en clara estrategia política, par» entrar a fondo en la negociación. Los diálogos persuasivos continuaron la maña$k del jueves, con toda intensidad. Hubo momentos en que, aparte las ausencias del «banco azul», no estaban en la Cámara ni Lopea Rodó, ni Silva, ni Croa Martines Esíeruelas. ni Licinio de 1» Fuente,.,» pi Tilomas de Carranza.

" ^~S

AI mediodía, pasadas las dos, en una dependencia del segundo piso, se reúnen hombres del Gobierno y de «Alianza». Entre ellos, Adolfo, Rodolfo, Cruz y Licinio. Y se produce el «pacto». La solución mixta proporcional con correctivos específicos. Y quedan noblemente desbaratadas las barricadas del NO.

• CRUZ, «PERSONAJE» DE «UN LARGO CAMINO»

Así le ha llamado el ponente Fernando Suárez. Habló con. él cuando todo ha acabado en SI. Le ha crecido la barlj»... como si hubiese pasado tres días de Insomnio y trabajo. «Estoy agotado, muy cansado.... Ha sido un largo camino ¿sabes? Nunca olvidaré las palabras de respuesta de la Ponencia. Ni el clima de la votación. Déjame, una línea de tu periódico para decir que «Alianza Popular» y los procuradores que nos han acompañado han sabido ser Interlocutores. Y han sabido encontrar la difícil concordia.»

• PILAR-MIGÜEL: UN FORCEJEO

En el salón del eccarillón» contemplo esta escena al pasar-. Miguel Primo de Rivera trata de convencer a su tía Pilar para ojie vote SI. Pilar recorrerá en solitario su tramo de reflexión: del ÑO proclamado al NO contado (que a eso se tradujo, en listas, su abstención).

£ UN COTILLEO Y UN CEREBRO GRIS

Por ese intríngulis de corredores y pasadizos estrechos, donde siempre me pierdo cuando intento ir de una a otra tribuna. oigo comentar: «¡Qué elegantes van las señoras tíe Oreja y de Lavilla!», y después: «¿Te has fijado? Hay cinco del Gobierno vestidos igual: traje azul, camisa azul claro. Suárez, Osorio, De la Mata, Liado y Lavilla. ¡Menos mal que a los hombres eso les trae sin cuidado!»

Las que hablan son mujeres Invitadas a la sesión. Más adelante, una «perla» informativa: «Miguel Herrero, tí secretario general técnico de Justicia, es una eminencia gris. Me han dicho que el discurso es suyo, en buena parte.»

0 IN1ESTA CANO: «NO GUARDO RENCOR»

Me dice el teniente general que «espera de la superioridad le comuniquen que no hay trámite alguno, porque no hubo falta». Le veo muy seguro, Pregunto: ¿Sabe usted algo ya? «No, pero lo sabe mí conciencia. No soy culpable fte nada. Y nada temo, porque mi historial y mi fuero interno están limpios.

Gracias a Dios y a los hombres, no a mis méritos.))

—¿B-ectirrirá usted al Tribunal de Agravios, don Carlos?

—No, no. no... ¿Agravios? Sinceramente, no me siento «manchado y no guarda rencor».

;Ah! Sí yo hubiese sido «soldadito», mi palabra de honor que me cuadraba.

• CABANILLAS, ORTODOXO

Muy solicitado estaba ayer don Pío Cabanillas. Era por la mañana, en un áspero momento cue en el hemiciclo se traducía, en abucheos «A fHKXMrador O arte. y en la «gatería curva» en discusiones y posturas enfrentadas. Sale Catoanillas de Un despacho. Y me adelanta su actitud: «Soy partida-rio del sistema proporcional mixto, de la votación única a la totalidad de la ley y de que la norma electoral la haga el Gobierno, sin traerla a Cortes.» O sea: en la más pura ortodoxia, su Señoría.

• VISTO Y OÍDO

He visto a Peralta España que saludaba a Fernández-Miranda júnior. A Emilio Romero, que recibía felicitaciones «por la valentía del miércoles en }a página 3 de A B C». A Blas Pinar comentando, extrañado todavía, que el magnetófono no grabó su discurso..., y sus seguidores no podrán comprar la cásete. He visto a Salas Pombo. enfermo, acudir al hemiciclo para votar que NO. Y be oído el «No, por lealtad al Dieciocho de Julio», que solemnemente ha pronunciado el camisa vieja Ezquer Gabaldón.

He oído a Fernández de la Mora diciendo a un periodista: «No intente usted buscar fisuras en "Alianza Popular": no las hay.» Que el Gobierno ha prometido a los procuradores canarios un Consejo de Ministros dedicado a las islas. Y también he oído que a Fraga le llamaban «el teniente».

£ EL NO DE GUERRA CAMPOS

«¿Se han repartido el SI y el NO los prelados, para quedar de alguna manera "neutralizados"?:*, le pregunto después de la votación.

—No. No ha habido acuerdo ni sugerencia alguna. Hemos votado así monseñor Cantero y yo, con absoluta espontaneidad e independencia.

—Y usted, ¿por qué votó NO?

—Aparte otras razones de fondo, por la turbiedad del procedimiento, mantenida hasta última hora, que afecta a fibras íntimas de dignidad humana, no ya de las Cortes, Institución. Y en cuanto al contenido, esencialmente, porque despoja a los trabajadores de una presencia en las Cortes que ya tenían. Y también por la Injusta situación de las provincias pobres menores respecto a las ****** s superpobladas.

—Pilar URBANO.

 

< Volver