Autor: Basterra, Francisco G.. 
 Momento estelar de la carrera de Suárez. 
 El Ejército felicitó al presidente del Gobierno ante los procuradores     
 
 Diario 16.    19/11/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Viernes 19-noviembre 76/DIARIO16

Momento estelar de la carrera de Suéres

El Ejército felicitó al presidente del Gobierno ante los procuradores

Francisco G. Basterra

El presidente Suárez, emocionado, casi al borde de las lágrimas, recibió anadie ea las Cortes las felicitaciones efusivas y ostensibles del primer militar del Reino, después del Rey, se vicepresidente y teniente general, Manuel Gutiérrez Mellado, y los tres ministros militares ante 497 procaradores que aplaudían con fuerza, con notables excepciones, como las de Blas Pinar y el consejero del Reino José Antonio Girón de Velasco, que acababan de perder en tres días de sesiones trmta ^ siete años de democracia orgánica.

Eran las nueve y veintiocho minutos de, la noche cuando Adolfo Suárez, cuarenta y cuatro años, una brillante carrera política en los pasillos y despacho» del Régimen, lograba, al servicio de la Corona, el momento estelar de -su meteórica carrera política ai conseguir el mas difícil todavía: las Cortes orgánicas franquistas extendia-n, democráticamente, su certificado de defunción.

Ultima prueba de fuerza

A la misma hora, ea kw aledaños de ¡a carrera cíe San Jerónimo la Confederación Nacional de Combatientes inundaba el pavimento de octavillas convocando a la última prueba de fuerza del 20 de noviembre.

Adolfo Suárez y su Gobierno y el presidente de las Cortes refrescaban su triutxt o en el despacho de Fernández-Miranda, ai que también tuvo acceso ei hombre que hizo ceder al Gobierno para corregir el sistema´proporcional y dar un mayor peso en el futuro Parlamento a la España rural: Cruz Martínez Esteruelas, el ariete de la derechista Alianza Popular.

Poco después de las diez de la noche, el presidente Suárez, que minutos antes de la votación más importante de su vida había escondido la cara entre las manos, recibía el aplauso entusiasta de unos 200 curiosos congregados en la salida de la puerta de las Cortes en la calle. Pernanflor.

Suárez manifestó su satisfacción cuando abandonó el salón de sesiones después de ser aprobado su proyecto de ley para la reforma política» lo que no consiguió el equipo Arias-Fraga evi siete meses de gobierno. "Hay que felicitar especialmente »1 pueblo español —dijo el presidente a los periodistas—. Estoy satisfecho, tranquilo, esperanzado y vamos a seguir trabajando."

Gutiérrez Mellado: "La reforma «s buena"

Minutos antes, el vicepresidente primero y arbitro de la reforma, teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, afirmaba que el paso del proyecto por las Cortes ha sido un hecho emocionante y muy bueno para España, informó Logos.

Desde las seis de la tarde, el Gobierno ya pensaba abiertamente en el futuro: el referéndum, la negociación con la oposición que no ha tenido la posibilidad de sentarse en las Cortes en los últimos treinta y siete años y las elecciones.

A dicha hora, el pacto Gobierno - Alianza Popular, que no puede interpretarse como un triunfo de la coalición derechista de siete cabezas cuspares, era y» un hecho. Adolfo Suárez "abandonaba el hemiciclo y prodigaba sonrisas en el salóa da pasos perdidos de la Cámara. En una esquina charló con Osorio y aceptó felicitaciones manifiestamente distendido después cié una mañana de tensión.

"¿Satisfecho?", abordado por D16. Suárez afirmó "que había que esperar todavía un poco´´. El vicepresidente político- Osorio fue un poco mas expíícito y afirmó ante la misma pregunta: "Creo que ahora ya sí."

Al mismo tiempo, Cruz Martinez Esteruelas, portavoz de AP, ex ministro, hombre de confianza del grupo financiero March, no tenía manos para recibir las felicitaciones de la "oposición" y de miembros del Gobierno.

Martin Villa y Licinio, por el pacto

Horas antes, Esteruelas, llamado por Martín Villa, el ministro clave en el "pacto", acudía a un despacho de las Cortes para negociar en nombre de la concordia y ei patriotismo la salida honrosa para AP y la salida política para el proyecto gubernamental.

El acuerdo era inevitable, los "espías" del Gobierno hablan informado que los diferentes grupos parlamentarios antigubernamentales tenían deserciones haciendo difícil la disciplina del voto. Licinlo de la Puente, el hombre más afable y flexible de AP, ya había actuado- de "puente" con el Gobierno.

El resto vino rodado. El cónclave tuvo como protagonistas en el despacho >3« Fernández-MJranda al presi. dente Suárez. a los lídsres de AP, Licinio de la Puente y Esteruelas, y a los ponentes -Fernando Suárez y Mi-ffuel Primo de Rivera, Según fuentes próximas a le reunión se llegaron a utilizar argumentos emocionales que forzaron eu nrim^r ministroa decirle a Esteruelas: "Necesitamos hombres ?omo tú."

La traición de Cruz

En el bar de las Cortes, algunos sectores >3e procuradores apegados a] pasado hablaban de la "traición" de Cruz Martínez Esteruelas, pero Gonza´o Fernández (fe la Mora, el auténtico Ideólogo de Alianza Popular, desmintió a D16 la idea de cualquier tipo de fisura en la coalición conservadora cuando salía del hemiciclo en animada conversación con José María de Oriol y Ürquljo, el hombre de la Hidroeléctrica Española.

"Cruz habló en nombre de toda la Alianza Popular. Pierden el tiempo los que hablan de fisuras en la coa

lición", precisó el autor de! "Crepúsculo de las ideologías".

Al margen del pactismo cuyos resultados s6k> podrán Juzgarse cuando el Gobierno haga pública la ley electoral, Eduardo Tarragona, el procurador de las Cortes orgáuicas que lia llegado * 1*

Cámara orgánica con mayor número de votos populares (400.000), decía á DI6 que & Gobierno y los procuradores olvidan la calle que es donde se va a votar.

"SI profesor Linz, observador del Pleno de las Corte», caííficd de muy Importante el que el propio franquismo hubiera legitimado, ante el bunker y la mayoría silenciosa sociológicamente fran-qulstas. su disolución, al votar abrumadoramente "sí" a las elecciones por sufragio universal y por el sistema de partidos de un Parlamento.

 

< Volver