Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
 Pleno de las Cortes. 
 La hora del buen sentido     
 
 Pueblo.    19/11/1976.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA HORA DEL BUEN SENTIDO

ENTONCES, el Gobierno se puso en pie y ovacionó a las Cortes? el aplauso partió deJ presidente Suárez y las Cortes bien merecían este aplauso. Si durante décadas —yo la primera— no hemos cantado precisamente alabanzas a estas Cortes, en los tres últimos días que acaban de pasar han dado una lección memorable de talante parlamentario, y ahí está, votada por ellos, la nueva democracia española, y no ha sido el suyo un parto fácil, ni ha constituido para las Cortes y para el Gobierno un caminó sencillo.

•• Con 425 votos a favor, ^™ 59 votos en contra y 13 abstenciones, todos ellos vocos dignísimos que están respaladados por posturas que, en buena democracia hemos de respetar, el Gobierno con la aprobación de las Cortes, nos propone una reforma política y pone ai pueblo español ante la hora del buen sentido. |H No soy yo quien re-•-"• cuerda a los ciudadanos españoles que ha sonado para nosotros la hora del buen sentido* fue la última frase de la intervención de Fernando Suárez en nombre de la ponencia; porque hay que citar, por orden cronológico, tres hombres para la historia de un día histórico,.Ya nosotros, los aragoneses, habíamos inventado la democracia -~no necesitamos que nos la homologuen en ninguna parte—, cuando nuestros nobles hacían iurar al Bey: «Nos, que cada uno de nosotros vale tanto como vos y todos juntos más que vos» y, democráticamente, en los tiempos en que la Europa homologada la emprendía a guerras por quitarme ella ese fortín, nosotros, elegíamos democráticamente a un rey Esa es la historia del Compromiso de Caspe. que tuvo su necesaria Reparación en la Concordia de Alcañiz. por´ la que los compromisarios llegaron al pacto No deia de ser notorio, que haya sido precisamente el representante de Teruel en ´as Cortes. quien aver se conviniese en el histórico hombre de la concordia. Su intervención en el debate fue emotiva, brillíuite, arrolladura pero fye sobre todo, de una imparable eficacia política, que es !o que importa.

• Pero de nada sirve la concordia sin el compromiso y cuando Fernando Suárez se puso en pie en nombre de la ponencia, en la sala se podía cortar a trozos y casi llevársela en el bolsillo a trozos la Historia. Oído Martínez Este-ruelas, el de la concordia,, todos teníamos la intuición —esas verdades se cristalizan en el aire— de que Fernando Suárez iba a ser e! hombre del compromiso Hacer historia sin dramatizar, sin grandilocuencia, sin mirar a la galería, es un ejercicio tan difícil que pocos seres humanos son capaces de afrontarlo sin riesgos Fernando Suárez dio en esta hora difícilmente irrepetible una lección de tal calibre que su frase histórica es ésta: «Ahora ha llegado la hora del buen sentido.» Así de Fácil asi de sencilla nos ha puesto la Historia, asi de riguroso es e] programa de responsabilidades que nos ha señalado a todos los ciudadanos, después de haber cumplido él la suya. Ahora HPBB nuestra hora española del buen sentido.

• El tercer persónate fue Landelino Lavilla. ministro de Justicia, que habló en nombre del Gobierno. Otro gesto: al Gobierno no le hizo falta ni movilizar para el acontecimiento al presidente. Landelino -Lavilla fue la corrección, la mesura; fuvo una palabra de respeto" para todos los que merecían el respeto del Gobierno en esa hora clave y una palabra de agradecimiento para quienes le han ayudado con talento convoluntad con realismo, a cubrir esta etapa decisiva de su programa. Landelino Lavilla supo, por encima de todo, dar a su intervención» en nombre del Gobierno ese difícil tono exacto del vencedor que en ningún mor mentó tiene un gesto dé triunfador, del vencedor que sabe y lo proclama, qu* ha vencido porque todos, incluso los que le han combatido" desde respetabilísimas Ideas persona les. le han´ ayudado a poder presentar hoy ante el pueblo español esta ley. que nos pone delante . de nuestras responsabilidades a todos los esoañoles en esta hora que debería de ser «la hora del buen sentido nacional».

Pilar NARV10N

 

< Volver