Autor: P. N.. 
 Pleno de las Cortes. 
 Acotaciones mínimas de una oyente     
 
 Pueblo.    19/11/1976.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ACOTACIONES MÍNIMAS DE UNA OYENTE

HANCO votó sí (el apellido) en la persona de Nicolás Franco y Pascual del Pobil. Su padre, don´Nicolás, estaba ausente.

* * *

*La familia Oriol, como es tan numerosa políticamente hablando, pudo votar si y no; granaron los síes por dos a uno, si no se cuenta a Miguel Primo de Rivera; si se cuenta, por tres a uno.

* * *

*Se abstuvieron casi todas las chicas de la Sección Femenina, Pilar Primo de Rivera, Ménica Plaza, Montserrat Tey y Teresa Loring. Voto sí la pTocurador por Sevilla, Pilar Bravo.

* ; * *

^. Podía hacerse un estudio político-psicológico del modo ^ de votar. Los había grandilocuentes, su si o su no sonaba a trompetazo; tímidos, como inseguros del porvenir personal de su decisión; deportivos, preparando la salida del voéb como si se tratase de una carrera de cien metros vallas; ningún «no» parecía indeciso.

* * *

*E1 Gobierno votó al final, seguido de la mesa de las Cortes, y el último en hacerlo, sin que se le moviese una pestaña, don Torcuato Fernández-Miranda.

* * *

*Hay quien dijo -abstención» porque es más largo y permite estar más rato hablando. Había que aprovechar, para una vez que abría la boca en las Cortes.

* * *

*Me preguntaba yo ayer quién podía ser el MendesFrance de ese plantel de políticos jóvenes que han sido mi gozoso hallazgo en las Cortes, recordándome a los jóvenes lobeznos de los gabinetes Chaban. Chirac, Barré y de los equipos de Mitterrand. En Francia, de lejos o de menos cerca, todos son hijos de Mendes-France. Ayer Fernando Suárez citó a su maestro, en Oviedo, Torcuato Fernández-Miranda. ¿Será don Torcuato nuestro Mendes-France en materia de criador de «animales» políticos?

* * *

_L No hay que estar distraída para los gestos. Gabriel ^ Cisneros fue el mas duro oponente de Cruz Martínez Fstefuelas y el primer parlamentario que,cruzó el hemiciclo, rápido como el rayo, a darle la mano y felicitarle al final de una intervención que no es fácil de olvidar.

* * *

* Comento con Jesús Sancho Rof la cortesía que he detectado en las Cortes, y me dice: «Es que estamos sentados por orden alfabético y esto crea la cortesía del cigarrillo, de la conversación, de! trato, en suma.

Debería pensarse seriamente si este procedimiento alfabético no es una buena medida de fomento de la cortesía parlamentaria.-

* * *

* La presencia d« Noel Zapico en la ponencia, un minero hijo de mineros, simplemente, para mí, justifica mi fe en el hombre. Por. encima-de cualquier desigualdad de oportunidades a la hora de los valores que cuentan en esa formidable aventura que es el hombre, puede haber un Noel Zapico protagonista de un debate histórico, en un debate histórico.

* * *

* Torcuato Fernández-Miranda siempre emplea a Fernando Suárez como los empresarios la jota, para cerrar el espectáculo «en punta». !

.-.*.**.

,X_ Al parecer, el Senado es la Cámara de la reflexión, ^ la prudencia, la serenidad, todas cualidades que —el machismo imperante— atribuye todo a lo largo de la his torla a la condición femenina. En buena lógica, la iniciativa legislativa del Congreso se debería quedar para los hombres y la acción reflexiva del Senado para las > mujeres; • pero, ¿han tenido alguna vez un átomo de lógica los hombres? *, * *

*Lo que más me gus´ Belén Landáburu es que no ejerce de feminista. :ca ha pensado que «es mujer», es simplemente un político como ios demás, y la ponencia no Je hizo ningún regalito fácü, la envió a defender los temas nías áridos por su carácter técnico y no se anduvo por las ramas, lanzó un papirotazo a «los venerables senadores», de los que llegan á la Puerta del Sol, por citar Is calle y el pueblo a la manera castiza, y demostró les dificultades del matrimonio del elefante orgánico con la leona inorgánica de un modo que no admitía réplica. Si el pueblo soberano prefiere al elefante orgánico o a la leona inorgánica será él quien lo decida; pero de bodas, nada, dífo de manera muy jurisconsuJta y constitucioaaL

* * *

*Los procuradores me han -tomado el pelo por lo fino; «¡Una veterana comn tú venir a las. Cortes de »pe&ene!»

P. N.

 

< Volver