Autor: Contreras, Lorenzo. 
 El Pleno de la Reforma Política. Enfrentamientos en las Cortes. 
 Hoy se decide el ser o no ser de la Reforma Política     
 
 Informaciones.    18/11/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL PLENO DE LA REiPORMA POLÍTICA

Enfrentamientos en las Cortes

HOY SE DECIDE EL SER O NO SER DE LA REFORMA POLÍTICA

Por Lorenzo CONTRERAS

MADRID, 18 (INFORMACIONES).

NO se use el nombre del Rey ni para defender ni para combatir lo que aquí se plantee; la Corona no está en juego», clamó ayer en el Pleno de las Cortes que entiende de la reforma política el monárquico don Torcuata Lúea de Tena, contestando a estas palabras don Josep Meliá: «Todas Zas ideas deben encontrar sus portavoces en las Cortes. El Rey dijo en el discurso de la Corona que ninguna voz sería desoída. No es la hora de los grandes números, sino la de realisar esa promesa.» La discusión versaba sobre el sistema de representación en las Cortes futuras.

Hoy, probablemente, se decide el ser o no ser de la reforma política, tal como el Gobierno y el presidente de las Cortes han querido plantearla. Quiérese decir que la votación está a punto de producirse, apurados ya en el Pleno los trámites de las discusiones por el procedimiento de urgencia. Toda la tensión que durante las dos primeras cesiones se venía registrando y que aparecía expresada con bastante sordina, pese al paréntesis de ayer por la mañana, quedó anoche en evidencia cuando entraron en colisión dialéctica ´dos sectores muy caracterizados de las Cortes actuales: la Alianza Popular y el Grupo Parlamentario Independiente. Por Alianza había intervenido, a las cinco y media de la tarde, el ex ministro don Cruz Martínez Esteruelas. Por el grupo citado lo hicieron los señores Pérez Puga, Aparicio Berna!, Cisneros y Josep Meliá, entre Otros. Los tres últimos actuaron muy a última hora, en calidad de objetares de la ponencia, por haber introducido ésta en el proyecto la nioi:-ficación consistente en establecer dispositivos correctores del sistema de representación proporcional para el futuro Congreso.

Dado que Martínez Esteruelas había basado su -discurso en la defensa del sistema de representación mayoritaria, que favorece, al menos en Madrid, a la actual cla?epolítitíá.legal, la exposición frjpntal de argumentos opuesw» inauguraba con toda cla-ttdad la´lucha en el propio hemiciclo. Y no cabía interpretar el hecho como una postura más, toda vez que los seflores Aparicio Bernal, Cisneros y Meliá no se limitaron IL defender un texto concreto gPíproyecto de ley de Reforma Política, sino que asumieron en la práctica el papel de ponentes al criticar en oleadas arguméntales sucesivas 108 puntos de vista de Martínez Esteruelas, La lucha enW» Alianza Popular y el Gobierno parecía librarse a través de los, cuatro procuradores. Martírjez Esteruelas habla creado con su intervención un «clima» propicio a las abstenciones del voto, posibilidad muy peligrosa para el Gobierno, afanoso de obtener para su reforma política los Imprescindibles dos tercios de aprobaciones. Si estos dos tercios no se logran, la reforma quedaría encallada y la alternativa sería ignorar a las Cortes, legislando por decreto.

EL FANTASMA DE LA ABSTENCIÓN

,- La pugna dialéctica ocurría en medio de un recalentamiento ambiental. Los procuradores conservadores habían quedado entusiasmados con el discurso de Martínez Esteruelas, cuyos razonamientos en pro del sistema mayoritario representaban el asidero ideal para justificar las abstenciones, caso de que el Gobierno persistiese en su empeño de no transigir en el tema electoral. Para el Gabinete Suárez, sostener el principio de representación proporcional y no conceder, por otra parte, a las Cortes, la posibilidad de conf eccio n a r una Jey £3ectoral a la medida de sus intereses, es una cuestión vital, o lo parece al menos. La proporcionalidad garantiza mayores posibilidades electorales para la oposición democrática, a la que la nueva Monarquía desea «tener» en las Cortes futuras con «na representación no demasiado raquítica.

L-a s normas electorales que ampararían este criterio de proporcionalidad serán además un arma de negociación que el Gobierno no desea invalidar transfiriendo la cuestión a las últimas Cortes de Franco.

EL COMUNISMO, COMO ARGUMENTO

El público invitado a presenciar las sesiones parecía haber intuido el interés del debate, pues acudió por la tarde en mayor número que durante la mañana. Esta sesión matinal resultó desvaída y sólo Fernández-Cuesta, con un discurso de, su marca, en el que abundaron las citas de Besteiro como referencia argumental, alivió el tedio que cundía. El ex ministro falangista no dudó en utilizar una hipotética amenaza comunista como broche de su interpretación negativa de la reforma propuesta. En esta cuestión abundarían otros procuradores. El señor Martínez Esteruelas, por ejemplo, ademas de citar a Joaquín Costa para ilustrar su tesis de que en España nunca han calado los modos políticos europeos, aseveró que en Europa todos los partidos comunistas defienden el sistema proporcional. Levantó aplausos tal estimación. Posteriormente, llegado su turno, Gabriel Cisneros consideró más significativo el hecho de que «todos los sistemas de Europa oriental responden al sistema mayoritario». El discurso quedó interrumpido por unos momentos en este punto ante las protestas verbales que se desencadenaron.

LUCA DE TENA, AL ATAQUE

No es cosa de describir un debate que está reflejado en otro lugar de este mismo número. Pero si cabe apuntar el grado de actividad que se desarrolla soter r a d a-m ente mientras las sesiones caminan hacia su fin. El presidente uel Gobierno abandona de vez en cuando el banco azul, unas veces para acudir a las llamadas del Rey, en La Zarzuela, otras para celebrar contactos particulares con procuradores de diverso signo. Ayer se comentaba en las Cortes que Adolfo Suárez_ había sostenido una entrevista con uno de los «halcones» de la «casa». Se sabe además que los ministros se han repartido la tarea de persuadir a los procuradoras más reticentes.

El problema de solución más delicado y .difícil consiste, pues, en vencer las resistencias de los procuradores cuando al mismo tiempo el´Gobier-no y ,el presidente de las Cortes, plenamente de acuerdo, no admiten la votación prioritaria de las enmiendas, sirio que posponen esta consulta a la votación global del proyecto, con lo cual decretan, la inutilidad de aquéllas. Anoche, don Torcuato Lúea de Tena, además de recomendar «prudencia, prudencia; y prudencia» en los criterios .electorales (se autocitó en un articulo «profetice» ^titulado «Las cautelas políticas y los cambios de rasante») r. pidió que el presidente de las Cortes dijese si las enmiendas van a poder ser votadas o no. Solicitó conocimiento exacto del orden de las votaciones y de las razones que han aconsejado la inobservancia del Reglamento de las Cortes. Don Torcuato Fernández Miranda respondió que el sistema de votación no es desconocido, sino que la Ignoran-´ cía se refiere hasta ahora a la decisión de la presidencia de la Cámara. Cuando se iniciaba una mezcla de protestas entreveradas de aplausos neutralizadores, el señor Fernández-Miranda levantó la sesión.

¡cMAYOBITAJtlOS» Y «PROPORCIONALISTAS»

Interesa subrayar que la batalla política, superada ye, la controversia sobre los principios del Movimiento, cuya cláusula de irreformabilidad no ha sido respetada, según varios enmendantes, por la ley en diebate, se ha trasladado con vigor menos retórico a la cuestión electoral. Para los partidarios del sistema mayoritario. la representación proporcional es la garantía de un fraccionamiento del futuro Congreso y ha estado en el origen de los grandes males políticos de España. Torcuato Lúea de. Tena llegó a decir, no sólo que el sistema mayoritario es preciso para que las futuras Cortes no sean «una jaula de grillos», sino también que la proporcionalidad, implantada en España después de febrero de 1936, hizo necesaria la guerra civil. En los pasillos se comentaría luego, desde ángulos aperturistas, que la monarquía cayó con un sistema de ^presentación mayoritaria.

Las intervenciones de Cisreros y Meliá, y en otro plano la de Meilán Gil (que jamás fue aplaudido por su otrora jefe Laureano López Rodó), equilibraron el efecto causado por el discurso de Martínez Esteruelas.

Cisneros planteó con toda claridad la necesidad política de dar paso con el sistema proporcional a las fuerzas políticas de la oposición democrática. Sobre las razones de "oportunidad política" habló también Josep Meliá. Lúea de Tena aludió abruptamente durante su turno a "determinados pactos, cuyo conocimiento ha sido hurtado a los miembros de esta Cámara". Por su parte, Meilán Gil, al defender el criterio de proporcionalidad, apuntaba a esta inquietud desde una posición aquiescente y solicitaba que no se buscasen "posiciones de ventaja desde una linea Maginot que se construya ahora".

EL TEMA CANARIO

Durante el debate se planteó la importante cuestión de la representación de las islas menores del archipiélago canario en las Cortes futuras. Don Rafael Clavijo, presidente de la Hermandad de Cabildos de Tenerife, abanderó el asunto y reclamó mayor atención peninsular a los méritos contraídos por la españolidad de Canarias. Díaz Llanos planteó el tema en parecido sentido y recriminó al ministro de Asuntos Exteriores por no haber conseguido el silenciamiento de la emisora del dirigente separatista Cubillo, que funciona desde Argelia. Durante la intervención de Clavijo se supo en las Cortes que el ponente señor Olarte había salvado su voto particular en el tema del archipiélago, librando sin éxito una batalla política durante el dictamen de la reforma.

INFORMACIONES

16 de noviembie de. 1978

 

< Volver