Profesor Linz: El sistema mayoritario puede llevar al extremismo     
 
 Informaciones.    18/11/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Profesor Linz: «El sistema mayorítario puede llevar al extremismo»

MADRID, U (INFORMACIONES).

T OS sistemas electorales canalizan la opinión, pero no la J_J´ crean. Hay que buscar los sistemas mixtos.» Esto ha declarado o INFORMACIONES el profesor Lins, que esta mañana está presente como invitado en los debates de las Cortes.

—Profesor lana, ¿cómo ve usted, sociólogo en «te mo meato, la situación política de los españoles?

—Sa país está dispuesto a votar alternativas sensatas y moderada»: de izquierda y de derecha. Ix> que tiene Que hacerse es ofrecerle al pueble la posibilidad de votar por esas alternativas.

—¿Oree usted, profesor Ltos. que el sistema mayorítario para la exección de los diputados ofrece esas posibilidades?

—Un sistema mayoritario en el momento histórico e&paüoi actual tiene, desde mi punto de vista, graves riesgos de que las coaliciones que se formen ante-la incertidunibre electoral incluyan a los extremos, que los moderados de los dos bloques no podrían desautoriaar fácilmente. Un sis t e m a mayoritario no produce uíi bipartidismo en un país donde determinados sectores, como los regionalistas, tienen fuerza en varios distritos electorales. Un sistema mayoritario en muchos distritos necesita un , estudio muy cuidadoso que no se puede .hacer aquí en el contexto actual.

—¿Hay peligro de polarización?

—Por supuesto. Si aquí se establece un sistema mayoritario, ese peligro es claro. Al primar mucho una mayoría, se puede producir un triunfalismo de los vencedores poco _ propicio a tos compromisos que hay que establecer necesariamente cuando el país está en un proceso ceas, títuyente. Un sistema mayoritario implica la posibilidad de la alternativa, lo que a su vez supone una confianza mutua entre Jos dos bloques.

Implica un electorado flotante que se guie por los problemas con c r e t o s de cada elección y sin lealtad a tendencias ideológicas u opciones históricas, requisito que no es probable se dé en el electorado español.

La expe-riencia mayoritaria de la tey Electoral de la República, que primaba I uerteme n t e a las coaliciones mayoritarias, produjo oscilad o n e s extremas que no respondían a las oscilaciones que ge daban realmente en el electorado. Ese sistema obligó a coalicciones «contra natura» en las que los moderados de la derecha y de la izquierda tenían que hacerse .responsab 1 e s de los extremismos subversi vos de sus compañeros de candidatura, creando la desconfianza dentro de los partidos próximos al centro y la imposibilidad de coaliciones en el centro para salvaguardar la democracia

Otro inconveniente del sistema mayoritario sería la infrarrepresentación de las minorias castellano-parlantes en las regiones autonomistas, salvo que se hicieran distritos muy pequeños, cosa prácticamente imponible en estos momentos.

—¿En´ concreto que defendería usted ahora mismo KO las Cortes si estuviera ahí dentro como procurador y no como simplF observador?

—Defendería un sistema mixto. Considero preciso establecer este sistema mixto, con fuertes componentes de proporcionalidad, pero también con correctivos que limiten el fraccionamienfo de la Cámara y faciliten coaliciones congruentes.

 

< Volver