Autor: Barriga Bravo, José Julián. 
 En el Consejo Nacional. 
 La reforma política, a debate     
 
 Pueblo.    30/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

En el Consejo Nacional

iDrofnrmonnlítiPü LdlGlUlllldUUIIllbd,

atétate

Admitido el informe de la ponencia

«Ha cambiado la sociedad española. La reforma es necesaria», dijo el ministro secretario general del Movimiento

La mayoría de las intervenciones criticaron el proyecto, aunque reconocieron la necesidad de Un perfeccionamiento institucional

MADREO. (PUEBLO, por J. X BARRIGA BRAVO.*-Por tercera vez, la Sección Primera del Consejo Nacional emprendió ayer el estudio de la reforma constitucional. En las dos ocasiones anteriores los consejeros deliberaron sobre el proyecto del Gobierno Arias Navarro y, en la primera de ellas, rechazaron el informe emitido por la ponencia.

Los consejeros aceptaron ayer como base de discusión un nuevo informe, después de debatir —en su inmensa mayoría con moderados juicios críticos— el proyecto de reforma del Gobierno Suárez.

Al iniciarse la sesión intervino el ministro secretario general del Movimiento, don Ignacio García López:

«Un pluralismo prometedor —dijo— se ha desarrollado en las ideologías, en el trabajo y en nuestras propias Instituciones. Si podemos afrontar nuevas metas es justamente porque el esfuerzo y el sacrificio de todos han permitido alcanzar en los últimos años de nuestra historia una sociedad y una Patria mejores.

Todo ello hay que transformarlo en energía creadora. Ni la historia ni nuestros hijos nos perdonarían que dejáramos de orientar de alguna manera el curso de Eos acontecimientos.

Lo que pretende el proyecto de ley se resume en conseguir sea el pueblo español quien diga su palabra.

Con ello se da cumplimiento a lo expresado por e) Gobierno en su declaración programática del pasado iuüo, al entender que el gran servicio que hoy nos demanda España es la consolidación de un sistema democrático.

Se parte de un principio de realismo: ha cambiado la sociedad española. Y ante esa evidencia hemos de

convenir, señores consejeros, que a la realidad social no la hacen las leyes. Son las leyes, si quieren ser realmente útiles, las que deben acomodarse a su dinámica. Y eso es lo que persigue la ley que. por mandato constitucional, vais a informar. Propone, indudablemente, una reforma profunda.

El Gob 1 e r n o entiende —y espera que lo entienda también el Consejo Nacional— que ésta es una reforma sencillamente necesaria, sin más adjetivos. Sabéis muy bien´ que no es el fruto de ninguna presión. Pero tampoco es producto de la nada. Pretende responder a las corrientes de opinión y a actitudes más profundas de nuestra sociedad. Pretende dar satisfacción a los deseos del pueblo español. Aspira. a ser el cauce adecuado para qué los afanes de participación, de estabilidad y de paz, de transparencia en la vida pública y de acceso 4* las nuevas generaciones aljpisJiacer nacional, (Ble laten en la moderna sociedad española, tengan la respuesta adecuada en las leyes.

CLARIFICAR LA VIDA POLÍTICA

Vamos a estabilizar y consolidar nuestro sistema político, hoy encarnado en la Monarquía. Vamos a clarificar. la vida política española, a hacer posible que el pueblo otorgue su representación a quien realmente conecte con sus ideales, a culminar el proceso de transición y a aplicar soluciones que contribuyan a la creación de una situación estable. En definitiva, vamos a fortalecer e] Estado, al servicio del pueblo.»

«Me atrevo, en esta ocasión —añadió—, a trasladaros el consejo que Su . Majestad el Rey dio al Gobierno, del que formo parte, en el momento de su constitución: "Obrad sin miedo." Obrad sin miedo, porque la sociedad española está esperando de nosotros no un milagro, sino, sencillamente, algo útil a su convivencia, y este proyecto de ley creo que lo aporta. Obrad sin miedo, porque de la imaginación y la sagacidad de vuestro trabajo dependerán las seguridades de futuro de nuestra nación. Obrad sin miedo, porque, si el proyecto no es un amuleto que ahuyente por sí mismo todos los males de la Patria, es, en cambio, un intento realista y positivo de normalizar nuestra vida pública. Pero, sobre todo, señores consejeros, obrad sin miedo, porque este proyecto de ley arranca de nuestra legalidad constitucional.

Propone —es cierto— modificaciones profundas, pero para ello sigue los trámites previstos en la Constitución.»

Finalizada la intervención del ministro, el presidente de la Sección —señor Fueyo AJvarez— concedió la palabra al ponente, Francisco Abella Martín. Justificó el informe emitido y señaló que se había , redactado desde un sentido de respeto ai Con sejo Nacional, a su historia y a sus hombres.

MÓNICA PLAZA

Doña Mónica Plaza (Falencia) fue la primera en intervenir en el debate sobre la totalidad del informe y del proyecto del Gobierno. Afirmó que una vez más se veía en la obligación de señalar su grave preocupación por lo que estaba sucediendo en España: el deterioro´ del sistema político, de la paz, deJ orden y de la situación económica y social. Instó al Consejo Nacional a actuar de forma decidida, ya que su silencio —añadió— puede afectar al pueblo. Se manifestó luego partidaria de la reforma, siempre que no sé alterara fundamentalmente el orden constitucional. Por último, pidió llegar a una fórmula de equilibrio que evitara la desaparición total de la democracia orgánica.

UTRERA MOLINA

Utrera Molina (ex ministro y consejero de los «cuarenta») censuró el contenido de un editorial publicado ayer en el diario «Arriba», pues interpretaba que se pedía a los consejeros nacionales que renunciaran a convicciones entrañables como prueba de patriotismo. Adujo que ello resultaba de todo punto imposible cuando las convicciones viven en el corazón. Aludió a su biografía política, afirmando que se mantenía flel a los principios del 18 de julio, y que estaría de acuerdo con el cambio y la reforma, siempre que se hiciera desde el respeto a aquella ideología.

FELIPE SOLIS RUIZ

Manifestó el conse i e r o

nacional por Córdoba que por mucho que se cediera la oposición no lo aceptaría, puesto que siempre —dijo— están diciendo «no» a todo Se debe llegar A.un entendimiento —añadió—, pero con programas que no destruyan la unidad y la convivencia nacional.^

FERNANDEZ DE LA MORA

Gonzalo Fernández de la Mora (del grupo de los «cuarenta») comenzó manifestándose partidario de aceptar el informe como texto básico de discusión, para señalar seguidamente que España se encuentra en uno de los momentos más críticos de su historia contemporánea Aludió al deterioro de la economía, y señaló que se estaban batiendo en los últimos meses todos los récords de déficit presupuestario, endeudamiento exterior, en la baja de la renta per cepita, en el número de huelgas, etc. Alertó a ¡os consejeros para que esta crisis no se convirtiera en crisis de Estado, y dijo que el proyecto de reforma, en lugar de estabilizar al Estado, podría convertirse en prólogo de una etapa constituyente, sin fijación de plazo en su duración.

GARCÍA D3ANEZ

El representante de Segovia adelantó que las próximas Cortes «guillotinarían» al Movimiento Nacional en un momento eiv que ya no existiría su órgano de defensa, el Con-sajo Nacional. Juramos fidelidad —dijo— a los Principios del Movimiento y seguiremos defendiéndolos aun a riesgo de nuestra vidas

GARICANO GOÑI

El ex ministro de la Go-t>emación y miembro de los «cuarenta» se expresó claramente en favor dei p r o c eso de democratización y del proyecta del Cob i JE o* o,- Afirmó que la íriuérte de Franco hacía necesario el replanteamien to de muchos problema* y que, en cualquier caso, será la voluntad de los españoles la que decida. En apoyo de su tesis aludió a los discursos del Rey y a la firma reciente de los pactos sobre los derechos humanos.

LÓPEZ RODO

Laureano López Rodó (de los «cuarenta») señaló la

paradoja que, a su juicio, existía ante el hecho de que una ley constitucional tenga carácter provisional y transitorio. Manifestó que más que una ley de reforma se trataba de abrir ufi periodo constituyente de duración indefinida, y que, incluso, las próximas Cortes podrían programar una república. Al igual que el señor Fernández de la Mora, puso de manifiesto las dificultades económicas por las que atraviesa el país.

Finalizó opinando que se sometía a un desgaste a la Corona y recabó para las actuales Cortes la facultad de discutir y aprobar la ley electoral.

LICINIO DE LA FUENTE

Abogó por hacer lo más breve posible la tramitación de la reforma política, para que sea viable y dé estabilidad a la iwíwsnte situación política y so: ciaJ. Hay que acabar, dijo, con la larga Incertidumbre de la reforma, que contribuye a agravar esta situación.

PEDROSA LATAS

El consejero por Lugo aplaudió el informe de la Ponencia, al reconocer qué el desarrollo político era continuación del 18 de ju . 13o, y censuró al Gobierno por no haber hecho la misma declaración en el preámbulo del proyecto de reforma. Abundó en el clima de Intranquilidad y deterioro de la presente situación. Añadió que el proyecto parece inspirado más en una ruptura constitucional que en una reforma política. Discrepó abiertamente del texto del preámbulo, al que culpó de tener un cierto tufillo de revancha y de constituir una repulsa de la obra de Franco.

PILAR PRIMO DE RIVERA

Abogó por el mantenimiento de los principios fundamentales, que son consustanciales.

MARTÍNEZ ESTERUELAS

El representante de la provincia de Teruel reconoció la necesidad de una reforma y de una Cámara elegida por sufragio universal y directo, pero señaló que en el proyecto se ponen en tela de juicio las actuales instituciones del Estado. Existe, por otra parte, desconfianza ante las Cortes, a las que no´ se les encomienda la dis . cusión de la ley electoral.

Finalmente, se aceptó, sin ningún voto en contra, el informe de la Ponencia, como texto base para la discusión. La Sección Primera, en su primera reunión, dio igualmente su conformidad al texto de las declaraciones previas o de principio del informe de la ponencia, que respon4^>^ los enunciados de ´«leijaiidad vÉmtf&&3&&jt&lg dad, fuente y base de la reforma» y «finalidad y alcaace de la reforma».

Esta mañana continuaron los debates en la sede del. Consejo Nacional.

ESTA MAÑANA

Esta mañana continuaron, en el Consejo Nacional, los debates en torno al proyecto de ley de reforma política. La discusión trató sobre el capítulo del informe referente a la finalidad y alcance de la reforma.

Las´consejeros nacionales Montserrat Tey y Mónica Plaza solicitaron que se suprimiera el vocablo «profundidad», aplicado al grado en que se deberá efectuar la reforma política.

Por el contrario, en nombre de la ponencia, el señor Navarro Alvarez aclaró que toda reforma es contraria a la ruptura y que sólo se reforma aquello que se quiere conservar «Nuestra constitución —añadió— es abierta y reformas tan extensas y profundas como la presente se llevaron a cabo con la Ley Orgánica del Estado y nadie pensó en ruptura.» «Bastantes problemas tiene el país —concluyó diciendo— como para derivar ahora a temas semánticos o gramaticales.»

En el párrafo aprobado se aduce que el Consejo Nacional se encuentra en la precisión-de ponderar una serie de circunstancias con objeto de colaborar a hacer una reforma en profundidad y extensión, adaptada al tiempo, ai mundo, al desarrollo de la vida de hoy y a su perfección futura.

PUEBLO 3O de septiembre de 1976

 

< Volver