Autor: Pablo, F. L. De. 
 La semana política. 
 Propuestas de modificación del proyecto de reforma política     
 
 Ya.    26/09/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

26-IX-76

INFORMACIÓN NACIONAL

Pag. 13-ya

LA SEMANA POLÍTICA

Propuestos de modificación de) proyecto de reforma política

La ponencia del Consejo Nacional se manifiesta en línea continuista y aboga por un proyecto dé ley más pormenorizado • Entiende que los intereses económicos, sociales, culturales y profesionales deben estar presentes en el proceso legislativo • Mantenimiento de la terna formulada por el Consejo del Reino para ¿a designación de presidente de las Cortes • Limitaciones a la facultad real de convocar referéndum prospectivo • El Senado debe tener también iniciativa de reforma constitucional • En estos casos, el referéndum debería ser preceptivo

MADRID. (Crónica política de Logos, por 9. L. de Pablo.)

"La iniciativa de la reforma constitucional debe corresponder tanto al Goflierno como a las Cortes, reunióos en este caso ambas Cámaraíi—Congreso de Diputados y Seriado—en sesión conjunta." Esta, es una de las principales modificaciones que sugiere el informe lid la ponencia del Consejo Nacional sobre el proyecto de ley de reforma política, que fue distribuido ayer entre los consejeros nacionales a fin de que puedan preparar sus debates para el próximo miércoles, a las cinco de la tarde, en la sección primera del Consejo Nacional.

La ponencia comienza por afirmar que el proyecto pretende que la mayoría popular se constituya en instancia decisoria de la reforma, pero tiene especial cuidado en destacar d« que tanto el proyecto como la reforma pueden ser legítimamente planteados desde el orden político vigente, al que reconoce haber logrado un desarrollo en todos los órdenes que permiten ahora abrir una nueva etapa en el desarrollo político que Franco iniciara.

La ponencia, que ha huido de hacer un informe de tipo legislativo con referencias concretas al articulado del proyecto, no elude, sin embargo, el planteamiento de modificaciones precisas en base a las sugerencias formuladas por los consejeros, muchas de las cuales recoge, .aunque, en la , mayoría de los caeos, planteando opciones alternativas que no condicionen la libertad de acción del Gobierno.

El informe trata de evitar la confrontación sobre los temas más polémicos y deja que sea el Consejo.

Nacional quien señale criterios políticos que puedan después ser debatidos más a fondo en las Cortes.

Centrándonos en los temas concretos que el informe de la ponencia admite como innovaciones a considerar por el Gobierno y * discutir a nivel institucional, hay que destacar las siguientes:

Defensa del bicameralismo

Admisión de que nuestra constitución es abierta, matizando la declaración del articulo primero, que alude a la "voluntad soberana del pueblo" por el de "voluntad mayoritaria". Por otra parte, la ponencia defiende el sistema ble»meral, que no es impugnado en Í«pa*«É«*«*e»*s de los tWliBnjgn», •alvo por te enmienda global del señor-Pinar Lóm´z, que tacha al proyecto de contrafuero de la cruz a la raya.

No obstante, !a ponencia sugiere que se precise el ámbito territorial de elección de los diputados, ya que esa imprecisión del proyecto "podría ser un serio peligro de desequilibrio parlamentario", por lo que estima que dichas precisiones deben incluirse en el proyecto. Igualmente estima que deberían ; precisarse los criterios a seguir para una pos;b!a distribución del número de diputados.

Innovaciones en el Senado

En cuanto al Senado, destaca que el proyecto no precisa la distribución territorial del número totai de senadores a elegir, por lo que sugiere no se deje sin determinar "tema de tanta trascendencia política, económica y social".

Para salir del paso en cuanto » las sugerencias que proponen la inclusión en el Senado de representantes profesionales, sindicales, culturales y otras—especialmente los consejeros señores López Rodó, Fernández de la Mor», Pedrosa y otros—, la ponencia subraya la conveniencia de una mayor precisión legal en torno al concepto de entidad territorial y dice que el sufragio universal puede ofrecer una presencia abierta y varia d« intereses y bienes de la sociedad en la Cámara legislativa. Es preciso—añade—que esos intereses—económicos, sociales, culturales y profesionales—estén de alguna manera presentes en el proceso legislativo. Se sugiere, por otra parte, que la duración del mandato de diputados y senadores no coincida, para mantener un deseable nivel de continuidad en las funciones legislativas de las Cortes.

Presidencia de las Cortes

Otro tema que ha sido muy contestado, el de la doble presidencia de las Cortes y del Consejo del Reino, también ee comentado por el informe de la ponencia, quien sugiere se mantenga el actual procedimiento de designación por el Rey del titular de ambos organismos, mediante propuesta en terna formulada por el Consejo del Reino. Al estar en éste representados mayoritariamente el Congreso y el Senado—argumentan los ponentes—y ser refrendada por el Rey la designación del presidente de las Cortes, se funden-así la voluntad de la Corona y la propuesta democrática de los consejeros del Reino. Precisa también que debe aludirse en el proyecto a que los miembros d« la terna deben ser miembros de las Cortes—bien diputados o senadores-—, y que una vez elegido «1 presidente, su mandato seguiría siendo el de seis años. También sugieren que se especifiquen en el proyecto la forma de cubrir las vacantes en el Consejo del Reino.

En cuanto al método para llevar a cabo las reformas constitucionales, la ponencia coincide con numerosas sugerencias que piden mantener el principio de constitución abierta, que entienden más apto para salvaguardar el desarrollo del orden político. Otra importante innovación es la de que toda reforma constitucional debe ser sometida a referéndum ´de la nación, para que él pueblo participe de manera preceptiva en el punto final del proceso de reforma. También sugiere la ponencia que la iniciativa de la reforma constitucional la ostenten tanto el Gobierno como las Cortes, reunidas en

ese caso—Congreso de diputados y Senado—en sesión conjunta.

El artículo quinto del proyecto también es aclarado, sobre todo en lo que se refiere a la potestad del Rey de someter a referéndum opciones políticas de interés nacional. Algunas sugerencias pretenden eliminar esa potestad. La ponencia entiende, ain embargo, que debe conservarse, pero referida a "los supuestos de especial gravedad y circunstancias extremas" que se enumeran, tanto en el preámbulo de la vigente ley del referéndum (evitar que la voluntad nacional sea suplantada, en los asuntos de mayor trascendencia, por el juicio subjetivo de sus mandatarios), como en el artículo 10 d) de la ley Orgánica del Estado (adopción de medidas ex-» cepcionales para garantizar la seguridad exterior, la independencia de la nación, la integridad de su territorio o el sistema institucional del Reino). Por otra parte, la ponencia entiende que tí ejercicio de dicha facultad potestativa del Rey para convocar referendums prospectivos no debe excluir las asistencias legales establecidas (informes del Consejo del Reino).

Sistemas electorales

En cuanto a los sistemas electorales que se establecen para ambas Cámaras, la ponencia no recoge las sugerencias de que también en el Congreso se siga el sistema mayoritario.

Estima que el equilibrio que surge de combinar los sistemas níayo-rttarlo y proporcional es nota distintiva del bicameralismo. "Bl sistema proporcional en el Congreso de :Diputados—dice la ponencia— puede ser un instrumento 4e equilibrio si se matiza convenientemente. Se ha de tratar—añade—de que ´.a. proporcionalidad impulse. más que a la proliferación y ra dicalización de partidos, a su a g r u p ación y objetivación, más allá de cualquier protagoni s m o personal.

.

El sistema mayoritario, en cuanto al Senado, puede también matizarse en el sentido de que -las elecciones senatoriales puedan ser desarrolladas coi) voto limitado, en el qué cada elector vota menoa candidatos que puestos a cubrir por cada circunscripción .provincial. Se da así una mayor oportunidad a los candidatos independientes de necesaria presencia en el Senado, y cuya operatividad «n los cauces electorales para la formulación de la voluntad nacional no óa desdeñable. De ese .modo"®» acentúa el valor autónomo de la voluntad popular, frente a la opinión disciplinada de los partidos políticos".

Derogatorias

Por último, la ponencia, ante las numerosas sugerencias que ponían de relieve la falta de una tabla de las disposiciones que deroga la reforma, sugiere al Gobierno se incluya en el proyecto una disposic i ó ¡n derogatoria que determine con suficiente claridad los preceptos de laa Leyes Fundamentales vigentes que quedan afectados, derogados o modificados por la nueva Ley Fundamental. O bien, gugiei re que se establezca una disposición derogatoria de carácter general.

 

< Volver