Autor: González, Félix Antonio. 
   El referéndum del Santa Ana     
 
 Ya.    14/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL REFERENDUM DEL SANTA ANA

El otro día estuve en Sevilla de paso. Pero, si lo hubiese sabido, me habría parar ¿Por dónde se va al Santa Ana? Y, una vez en el centra docente habria preguntada por el COU intercolegial. Allí, amigos, están reparando un referéndum.

Doscientos treinta y seis aprendices de votantes ensayan su futura particoipación. No pueden votar por rosones de edad, pero quieren entreadlse. El día 14. referéndum. Un referéndum igual al oficial, sólo tjpsln ser oficial. Algo que puede parecer ganas de paitar el rato, pero que tiene un indudable valor. I* noticia e» d* ´Logo» y es una muy interesante noticia. Por cuan-to significa. Significa nada, menos que naos profesores y «no» alumnos han sentido I» necesidad de poner en practica una nueva asignatura. Como un Juego, si se quiere. ´Pero por et camino del viejo juego de sentirse mayores, los niftos adquieren hábitos que les duran toda 4» vida. ´Por Imitar a ios mayores, empiezan a beber cosas que no les gustan. Y a fumar. Bueno e» que, por el camino del Juego, aprendan el ejercicio de sos derechos. Vara que—«n su momento—no tes pille tan profanos como a muchos. Además, >iue no será tan juego. O sí lo será, pero con un poso importante. Desde luego, si io hubiese sabido, habría Ido. Vara hacer mi pequen* encueste.

Porque uno hace muchas encuestas. No para publicar, stno para saber. Para- poder, niego, hablar sin tantas probabilidades de meter 1a pata. Habría preguntado a los niños sus ramones para decir sí, para decir no o para—en fácil parodia»—ni sí ni no, sino todo lo contrario. Sus adolescentes razones. Y es posible que en Mes razones a medio madurar hubiese «ílaves que no se les alcanzan a los maduros. A saber.

A saber: ahí está el Intríngulis. Hay que estar siempre a saber. Soy preguntón por naturaleza, y » ve-tres» la gente se me -queda mirando. c«mo preguntándose a su vez que te importará esto a ese tío. Bueno, a esc -este—tío le Importa todo. Todo, absolutamente todo «janto afecte al ser humano. Y no digamos cuanto afecte a uno» «ere» humanos que se preparan para una concepción política en la que ne naoteron. A unos seres humanos que, además, son de la talla de los hijos de uno. ´Más o menos, la promesa de lo que le espera a España,

Una, pena no haberme enterado. Tendría, ahora Jas respuestas de loa chicos. Yo voy a. votar sí, porque.. V» voy a votar no. porque.» Yo no voy a votar ni sí ni no, porque» ¿A usted qué le Importa lo que yo voy a votar? Que también podría™ Pero a ése le diría lo de antes: que todo me Importa. Y que intuyo, que eso es bueno: que a> todos nos importe lo de todos, porque todos no somos, en -lefinttiva, células insolidarias, sino nn cuerpo que debe ser fuerte, sano, animoso. Y armónico.

Félix Antonio GONZÁLEZ

 

< Volver