Autor: Álvarez Álvarez, Carlos Luis (CÁNDIDO) (ARTURO). 
   De ayer a hoy     
 
 ABC.    23/06/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

DICE Luis Apostua que don Federico Silva ha inventado la reforma viable, como don Enrique

Tierno había ya inventado la ruptura pactada. La reforma de pie quebrado tampoco estaría mal

Y la ruptura accesible. La reforma condescendida haría juego con la ruptura estipulada y, de

ser intermitente, nos llevaria a una alianza de contemporización con e Dios del Sinai, que se

quedaría sin relámpagos al vernos llegar todos ¡untos en amor y compaña. Ese cerco al

lenguaje mediante adjetivos «transformación a I R s» tiene, sin duda, una intención social,

moral, civil, pero de ningún modo lógica. A partir de él podríamos elaborar una sociología del

lenguaje, pero no un lenguaje de la sociología, incluyendo en ella la politica. A mí me da la

impresión de que estamos ante una gran tarta que muchos niños, cada uno por su lado, van

mordiendo cachito a cachito con la esperanza de que no se note, hasta que por tin nos

quedemos sin tarta. Temo que esa floración de condicionamientos lingüísticos í m p o n g s una

coerción al hablante libre, y que acabe por sentirse tonto cuando habla. Lo que lace falla es un

lenguaje más convenció nal e instintivo Tengo oído que un señor cambiaba el espontáneo

«atentamente suyo» de las cartas por esto otro: «¿De verdad que yo me siento atento y

suyo?«¡Pues claro que sí!» Ni eso es una reforma del estilo epistolar, ni una ruptura. ni nada.

Es una tontería.

E señor Fraga ha dicho en el Club Siglo XXI que ´existe un amplio acuerdo sobre la necesidad

de evitat loda ruptura, toda destrucción, todo mirar atrás, cuando el país no quiere convertirse

en eslatua de sal, sino que espera un nuevo "le vántate y anda"». El señor ministro lormula una

catástrofe, y dice que el pais no la quiere. ¡Naturalmente! Luego formula una resurrección, y

dice que el país si la quiere. ¡También naturalmente! El señor Fraga ha organizado una

estructura gramatical en la que la ruptura, la destrucción, el rrirar atrás, ta salinización de la

mujer de Lot y la muerte de Lázaro son una misma cosa. La ruptura es una serie de

calamidades yuxtapuestas que dan, al cabo, en una calamidad unánime. El pais no quiere la

ruptura. Corno dicen los lingüistas sensatas: primero consiga el sujeta (en este caso mediante

la urna libre) y luego diga algo de él.

ï

LO cierto es que aquí no sabemos nada de casi nada, y casi nada de nada. Y el reconocerlo es

un mérito grande. y el principio del filosofar democrático. El señor Areilza ha dicho que no sabe

tfi ¡uerza que tiene el comunismo en España, y que tampoco lo sabe el propio partido

comunista. Como vivimos sumergidos en un hueco politico increado, en una especie dt

protoplasma neutro, en una antimatèria. pues a lo mejor resulta que incluso quienes se creen

comunistas no lo son. No hay como votar para que se le aclaren a uno las ideas.—CANDIDO.

 

< Volver