Autor: Paso Gil, Alfonso. 
   Once veces no     
 
 El Alcázar.    14/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

"digo yo que...

ONCE VECES NO

HE tenido la prudencia de, en varias entrevistas que se me han hecho, no decir cual iba a ser mi voto para no influir en el de mis compatriotas. Quería ser tan neutral como el Gobierno expresó en su momento que lo seria. Me encuentro con que el Gobierno no ha respetado la neutralidad, sino que ha arrimado el ascua a la sardina del si, y esto no me parece justo. Por otra parte es ¡a pelea lógica de la democracia liberal e inorgánica. Pues bien, vamos todos a quitarnos la careta. Vamos, si es preciso a cantar las verdades, nuestras verdades, a los cuatro vientos. Y conste que yo respeté un pacto tácito hasta que vi que los demás no lo respetaban. Mi voto será NO y no encontrará el lector ni medio gramo de añoranza ni de nostalgia en las razones que le voy a dar. Para ser más exactos, ni mencionaré el nombre del Caudillo. Ni siquiera, pndiendo hacerlo, me apoyaré en la enorme labor de desarrollo y de bienestar que la Era de Franco proporcionó al pueblo español. De este modo no salten a decirme que juego con ventaja. Mi NO está muy claro.

NO porque incumplidos varios artículos de la Constitución pueden incumplirse de la misma manera otros cuantos y transformarse España de un día para el otro de Monarquía en República, lo cual ni me trae ni me lleva porque no soy supersticioso en materia de instituciones. Me quedo con las que funcionan bien.

Si la República es los Estados Unidos, viva ia República. Si la Monarquía es Suecia, viva la Monarquía.

NO porque el referéndum pretende el paso de una democracia orgánica cuya representa ti vidad se basaba en los cauces más naturales como son la Familia, el Municipio y el Sindicato, a una democracia inorgánica en la cual la representatividad correrá a cargo de los partidos políticos y no creo en Ja eficacia de los partidos políticos que, inevitablemente, funcionan a su aire desdeñando el aire de la Patria.

NO porque en el Congreso y en el Senado no estarán representados los trabajadores mientras que antes, el tercio sindical, e incluso el familiar, albergaba un gran número de obreros, los cuales tenían una vigencia y una vivencia importantísimas en las decisiones políticas del país, NO porque es inevitable que la democracia inorgánica fracture la unión sindical y creo en el Sindicato unido. Pienso que toda la fuerza que pueden tener los Sindicatos y que deben tenerla, está, precisamente, al margen de la política y en si mismos. Sólo un Sindicato unido nos proporciona la seguridad de un poder sindical sin el que ningún Gobierno puede llevar a cabo sus gestiones.

NO porque aunque se ha hablado mucho de las corruptelas habidas durante la Monarquía de Alfonso XIII, la segunda República y el Caudillaje de Franco, lo que está claro es que el sistema inorgánico y liberal favorece la corrupción disfrazada de miles de maneras.

NO porque el futuro de España no puede estar en manos ni de los masones, ni de los comunistas, ni de sus compañeros de viaje. Es inútil imaginar otra cosa que no sea un Estado espiritual y humanista en donde convivan la eficacia y ta poesia frente al materialismo del socialismo marxista planetario.

NO porque los partidos políticos no traen ni más desarrollo, ni más justicia social, ni más bienestar económico. Y si no traen estas cosas y todo se queda en disputas intestinas, negándose los unos a los otros el pan y la sal, quien pierde es la Patria y la Patria está por encima de todo.

NO porque de alguna manera los que a fuerza de trabajo y de sudores han adquirido legítimas propiedades, como es la clase media, alta y baja, se pueden encontrar un día con que su piso ya no es propiedad privada y con que no tienen derecho ni a su propio televisor, por lo cual han de enfrentarse con las posibilidades de un anula-miento de la propiedad privada y para mi la propiedad privada, como la iniciativa del individuo, su propia dignidad y su derecho están por encima de cualquier divinización del Estado.

NO porque detrás de los partidos políticos acecha el comunismo victorioso en más de media Europa y es mi obligación sincera oponerme al comunismo y, naturalmente, a la llamada derecha. Y no siendo ni un >car-ca» ni un militante marxista, de las dos opciones me separo y esas son fas que facultan el voto afirmativo.

NO, en fin, porque soy coherente con mi trayectoria de hace años; porque me plantean un reverdecimiento de la lucha de clases y creo que la lucha de clases debe ser superada si queremos que la paz reine en España y todos los hombres se sientan iguales.

¡Ah, se me- olvidaba! Y en último caso...

NO porque me da la gana.

Alfonso PASO

 

< Volver