Autor: Cortés-Cavanillas, Julián (ARGOS). 
   Rectificando costumbres     
 
 ABC.    11/07/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

A VUELA PLUMA

RECTIFICANDO COSTUMBRES julio 1976

Muchas de las malas costumbres políticos del pasado conviene rectificarlas urgentemente. Ya es

importante —como nos ha parecida ver— que los ministros del anterior Gobierno no se han precipitado a

ocupar puestos de presidentes o consejeros de adminialración de empresas estatales, paraestatales o

privadas. Yo recuerdo el altísimo ejemplo de José Calvo-Sotelo cuando dejó la cartera de Hacienda en el

Gobierno de Primo de Rivera, que tuvo que pedir un crédito de cincuenta mil pesetas —creo que al Banco

Central— pura poder vivir modestamente con su mujer y sus • hijos. No creo sea frecuente en ningún país

europeo que los ministros cuando dejan de serlo pasen inmediatamente a disjrutar los cómodos y

sustanciosos puestos que les permiten vivir espléndidamente.

Es necesario y conveniente que el Gobierno que preside don Adolfo Suárez se habitúe a gobernar, que no

es lo mismo que mandar. Para mandar no se requieren especiales cualidades. En cambio para gobernar se

necesita talante y talento, equilibrio y prudencin, se riedad y responsabilidad, sacrificio y constancia. Los

políticos vanidosos y frivolos deben ser barridos de la órbita gobernante, porque son por naturaleza ajenos

a la idea de servicio. Y servir es la suprema misión de quienes están o aspiran a estar en las cumbres del

poder. Los ministros deben lucirse can las obras más que con las palabras y las sonrisas.

Del nuevo Gobierno se espera, por lo pronto, la amnistía y el referéndum. Son medidas urgentes que

darían un crédito extraordinario a los nuevos consejeros a la Corona.—ARGOS.

 

< Volver