El test de un abandono ideológico     
 
 Informaciones.    10/02/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

El ((test» de un abandono ideológico

ELPartido Comunista acaba de declarar que ya no es un partido leninista. Este abandono ideológico, que

aún no ha sido ratificado por la base, es sin duda uno de los más originales hechos políticos del ya de por

sí original y sorprendente proceso democrático español. A la vez, el anunciado intento de democratizar las

estructuras internas, de cara al próximo congreso, contribuye a centrar el interés sobre las reales y

deseables posibilidades de democratización interna de dicha organización política.

Sin embargo, son dos noticias completamente contradictorias, dado que la superación del leninismo no es

total, sino parcial. Quien conozca el «abecé» de la ciencia política, sabe que parte de lo que es esencial en

la ideología leninista radica en su específico criterio organizativo, conocido con el concepto de

centralismo democrático, que es precisamente lo único que en este general abandono no se abandona. El

mantenimiento de este tipo de organización, dominado por un aparato rígido y disciplinado que se

superpone al conjunto de los militantes, es el que choca con el declarado propósito de democratización

interna. Como chocaría si quisiéramos doblar la democracia en el país con la supervivencia del anterior

aparato politico del llamado Movimiento Nacional.

No se acaba de comprender bien cómo en este positivo y laudable esfuerzo democratizador no se elimina

lo que precisamente está de más en una sociedad democrática y europea. El tipo de organización leninista,

que no se modifica, es el idóneo para épocas de clandestinidad o circunstancias revolucionarías como las

que vivió la Rusia de 1917. No hay que decir que en la España de 1978 no tiene ningún sentido mantener

un esqueleto político tan fosilizado y esclerotizado y que, además, pone en cuestión la voluntad

democrática de dicho partido. El principal perjudicado va a ser quien se aferra a este tipo de organización

«paramilitar. Máxime cuando se pone en marcha un proceso democrático interno, que acabaría chocando

inevitablemente con este esquema organizativo.

Sólo se puede presentar como alternativa democrática un modelo de sociedad cuando el modelo de

estructuración interna se adecúa con el que se ofrece.

AXISTAS NO HARÁN

 

< Volver