Autor: Maldonado, Luis Alfonso. 
   Los dos "no" del referéndum     
 
 ABC.    23/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

JUEVES 23 DE DICIEMBRE DE 1976.

OPINIONES AJENAS, POLÉMICAS, CARTAS, PlJNTUALIZACIONES, COMENTARIOS.

Los dos «no» del referéndum

Señor director: Un diario madrileño de la tarde interpretaba así el resultado del referéndum: «Derrota de] fascismo». Igualmente se podría haber explicado de esta manera: «Descalabro- del marxismo». Todo se ye según el cristal con que se mira. . Sin. embargo, la diferencia no es de óptica. Lo es también de actitud.

Me refiero a los dos exiguos extremos del espectro político.

El casi medio millón de votos negativos, tópica y falazmente denominados «fascistas», representan en su inmensa mayoría un claro temor a la democracia. Temor retrospectivo dada nuestra experiencia hlstórlea, y miedo a que esa democracia sea puerta abierta y luz verde para quienes puedan haaer de ella caldo de cultivo, río revuelto v plataforma fácil oara sus fines.

De! sa insignificante 8 por 100 de ausencia activa Que se podría deducir del grado de abstención

resultante, una parte protagonizada por los grupos marxistas, equivale en realidad a otro rotundo «nos> a la auténtica democracia por más que se quiera enmascarar con escrúpulos políticos o protestas de libertad.

Ahi están los do» «no». Uno, reticente, defensiva. Otro, agresivo, hostil. Los dos estériles. Pero ambos

tienen esencialmente codo eje, aunque en sentidos contrarios, al cotniujílsimo.

M es el elemento perturbador y disgregante de toda sociedad libre. Donde no hay conflicto lo crea. Donde

existe lo radicaliza y explota. Generador de tensiones, no repara en emplear la violencia al sirve a sus fines. Experto en aparentar lo que no es y disimular lo que «aumente es, practica el doble juego eon sutil habilidad y patrocina tenazmente un constante estado de subversión y desorden.

Ese mismo comunismo cuando alcanza el Poder cierra herméticamente el derecho de admisión a cualquier libertad, ya sea social, política o cultural, >ji3e no se ajuste milimétricamente a sus principios o a las directrices de su burocracia. Aplica en su seno con tiránica rigidez ese capitalismo elevado a la enésima potencia que es el cacitalismo de Estado, y convierte el ámbito de su dominio en un enorme presidio a cielo abierto.

La aprensión a ese Estado marxista es la raía últtma de ese 2,6 por 100 de votos negativos,

Anticomunismo y no fascismo. Sepamos distinguir.

El pueblo español, imperando el temor paralizante que entraña una postura y rechazando la agresión social oue implica, la otra, ha optado Inteligentemente por una prudente y dinámica evolución basada en la libertad y en la participación, pero también en la ley y el orden.—Luis Alfonso MALDONADO.

 

< Volver