Autor: Fontana, José María . 
   Votos, juegos de niños     
 
 El Alcázar.    27/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

VOTOS, JUEGOS DE NIÑOS

EL título no es mio, sino de Heráclito, una de las cumbres filosóficas de la humanidad, quien nos advirtió, hace siglos, de la intrascendencia la llamada opinión pública.

Porque, ¿puede alguien dudar que un Gobierno autenticamente Nacional, hubiera obtenido el mismo resultado, pero de signo contrario, si apoyado por el Ministerio de la Gobernación y varios centenas largas de millones, hubiera dirigido el Referéndum propugnando el "no"...?

Cuarenta años de apoyo popular al Gobierno, a los Gobiernos, crean, además, una disciplina y un hábito a los que se hace difícil renunciar o prescindir.

Tiene mucha razón el Sr. Martínez Esteruelas al afirmar que el llamado "franquismo sociológico", votó por el "Sí". Será desinformación o será despiste colosal, pero es un hecho indiscutible... ´

Y nos lo confirma que las provincias más agrícolas y obedientes, con menor contestación, como Avila, Huelva, Huesca, y Soria (¡Qué se lleva la palma de los menores noesl), son las demarcaciones con menor número porcentuaI de noes, mientras, por el contrario los máximos porcentajes industriales y con criterio propio como por ejemplo ´Alicante, Baleares, La Coruña, Gerona, Málaga, Oviedo, Santander, Valencia, Valladolid, Vizcaya y Zaragoza...

Si a los "no", se le unen los votos en blanco —cálculo correcto y lícito, pues, aparte razones psicológicas, existe una absoluta correlación numérica entre ambos votos—, no de/a de ser sorprendente y esperanzador, que, a pesar del lavado de cerebro de la TV., de la inercia progubernamental y de la defección del franquismo sociológico de la Alianza Popular, un millón de españoles no se hayan dejado manipular y, contra el ambiente del "mal menor", hayan dicho directa o indirectamente "no" a la Reforma.

Claro está qué no deben desconocerse, como; con igual decisión y parecida hostilidad al conservadurismo, ha existido muy cerca de un 20% de abstenciones del social-comunis-mo.

¿Puede conceptuarse el voto mayoritario como una victoria de los deseos democráticos de un amplio centro, con derecha e izquierda "civilizada"? Nos tememos que no... El ánimo mayoritario es de repulsa de toda ruptura, de terror ante el desorden y la subversión, pero con escasísimo ánimo reformista... y. lo sentimos por el sr. Prados Arrarte y demás compañeros, que se van a quedar solitos en las próximas elecciones. La derecha, en un amplísimo espectro ha votado "sí" (como hizo el 12 de abril) y la izquierda auténtica y con bastantes votos ha propugnado la abstención. Nosotros, una minoría, es cierto, hemos votado "NO" porque no somos de derechas ni de izquierdas. He aquí los matices y diferencias auténticas, para toda persona razonable.

Estamos en el juego de niños de los votos, —actitud antinatural y anticientífica como decía Alexis Carrel- y ellos, los vencedores de hoy, y los de mañana, tienen la baraja. Mientras las divisiones internas desharán a ios vencedores, terrorismo, violencia y crisis económica, unida a la acción de las multinacionales extranjeras, con la coherencia táctica y estratégica de los abstencionalistas de hoy, nos harán cada vez más parecidos al Régimen italiano. ¿O es qué alguien puede creer que aquí —sin alemanes y suecos— nos vamos a parecer a /os democracias de Alemania o Suecia?

Y que Dios nos asista...

José Moría FONTANA

 

< Volver