Autor: J. M. . 
   Proceso de descentralización     
 
 Madrid.    26/04/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PROCESO DE DESCENTRALIZACION

Mañana, 27 de abril, tendrá lugar en Francia un referéndum para aprobar o rechazar un proyecto de reforma regional presentado por el Gobierno. Debido a que De Gaulle aprovecha aquella oportunidad para lograr también la disolución del Senado y obtener un voto de confianza de la opinión pública de su país, se producirá un gran número de abstenciones y se manifestaran muchos votos negativos. Sumadas las abstenciones con los NO a la doble reforma, es posible que se superen los votos positivos. Sería un error, sin embargo, creer, ante aquella eventualidad, que la opinión francesa está en contra de una reforma regional. Al contrario, el reproche que se le hace al proyecto gubernamental es que es demasiado tímido y no llega al fondo de la cuestión.

E] concepto de la nación-Estado está relativamente en crisis debido a que era el instrumento militar más apropiado para las guerras entre países autóctonos. Superada aquella etapa militar, hay menos necesidad de aquella estructura política y van surgiendo, por un lado, concepciones más amplias, de tipo continental, y por el otro, un retorno a las esencias vitales de la historia representadas por las regiones naturales. En todo caso, asistimos en muchos países a reformas estructurales, caracterizadas todas ellas por formas más o menos profundas de descentralización. El referéndum del próximo mes de abril tiene lugar precisamente en el país jacobino por excelencia, el inventor del Estado unitario.

FEDERALISMO Y ESTADO REGIONAL

La nación italiana fue también creada bajo los impulsos del jacobinismo, y está ahora en pleno proceso de descentsalización. Existen ya algunas regiones autónomas, tales como Sicilia, Cerdeña, Alto Adigio, Venecia Juliana, valle de Aosta, etc. Los partidos que forman el actual Gobierno han inscrito en su programa legislativo una reestructura del Estado italiano basada en la creación de catorce regiones autónomas. El conflicto entre -valones y flamencos no encuentra solución en Bélgica dentro del marco de un Estado unitario, y se habla allí ya muy seriamente de la posibilidad de constituir un Estado federal bajo la alta dirección de la Monarquía. En Canadá, el problema de Quebec ha planteado también reformas descentralizadoras basadas en la coexistencia de las minorías de habla francesa e inglesa. Una de las razones de la estabilidad política alemana y de la persistencia de su espíritu democrático ha sido la estructura federal, basada sobre los "lander", regiones naturales, que exigieron los aliados para evitar el resurgir del nazismo a través de una estructura excesivamente unificada del Estado. La propia Unión Soviética, cediendo a la corriente de los tiempos, ha creado 15 Repúblicas federales o autónomas. Aunque en aquel caso la reforma sea más simbólica que real, pues el país está en las manos del partido comunista, fuertemente centralizado, el hecho demuestra la fuerza universal del espíritu local.

DE IRLANDA A YUGOSLAVIA

Se produce en las Islas Británicas en estos momentos un proceso histórico que no hace más que confirmar aquella tendencia universal. Por Reino Unido entendernos el complejo constituido por la Gran Bretaña y la Irlanda del Norte, pues la del Sur es, como sabemos, un Estado libre y soberano. Ahora bien, Gran Bretaña, a pesar de su nombre singular, es una estructura plurinacional, pues comprende la Inglaterra propiamente dicha, Escocía y el País de Gales.. Estos dos últimos países están pidiendo también un régimen local más autónomo y más representativo de su realidad histórica.

Por razones diversas, y a menudo contradictorias, la teoría de la descentralización está ganando gran número de partidarios en la Europa comunista. Es reciente la reforma estructural de Checoslovaquia y su división, desde el punto de vista comunista, en dos grandes zonas: la checa, capital Praga, y la eslovaca, capital Bratislava; ambas con un partido comunista autónomo y con un jefe autóctono. Por encima de ellos existe, sin embargo, el partido comunista checoslovaco y su secretario general. Pero el ejemplo más interesante es el de Yugoslavia. Como sabemos, acaba de celebrarse el IX Congreso de la Liga de Comunistas Yugoslavos, que es el nombre adoptado en aquel país por el partido comunista. Pues bien, por primera vez en la historia, antes de que aquel Congreso central se reuniera en Belgrado, se celebraron los Congresos comunistas locales de todas las regiones que forman el país: Bosnia-Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Servia, Eslovania y las provincias autónomas de Kosovo y Voivodina. La reforma estructural del partido comunista, o Liga, es también muy significativa. El Comité Central, órgano rector, está constituido por representantes de cada uno d« aquellos ocho cuerpos autónomos.—J. M.

MADRID

26 DE ABRIL DE 1969

 

< Volver