Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Dossiers y elecciones     
 
 Informaciones.    08/02/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

«DOSSIERS» Y ELECCIONES

Por Abel HERNÁNDEZ

EL ((dossier» sacado a relucir ayer en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, a propósito del

acuerdo pesquero con Marruecos, con acusaciones de corrupción y con alusión a dos destacados

diputados de U.C.D., parece indicar que el P.S.O.E. desentierra el hacha de la guerra. Allá los socialistas.

Son muy dueños de decidir su propia estrategia en vísperas del debate constitucional, para el que es

imprescindible un clima de serenidad, y en antevísperas de las elecciones. Calvo Sotelo ha calificado el

caso de ((burda patraña».

La guerra de los «dossiers» puede hacer estragos de aquí al verano. Probablemente, no habrá vencedores

ni vencidos. El pueblo llano asistirá perplejo —más perplejo todavía que ahora— a los sangrientos

torneos políticos, y la frágil democracia posiblemente llorará en un rincón su corta vida. La lucha contra

la corrupción es encomiable y necesaria (la corrupción en este país lo ha invadido casi todo); pero las

malas artes entran de lleno en el sucio capítulo de la corrupción moral. Y si algo necesita este país es

juego limpio.

Como contrapunto, y de acuerdo con fuentes seguras de Alianza Popular, este reconstruido partido de la

derecha está decidido a dejar de hostigar a la Unión de Centro Democrático y a tender puentes de

colaboración. «Hay que robustecer la derecha —nos ha dicho una destacada figura de A.P.— para apoyar

al centro, aunque sin fusionarnos. En el debate constitucional se van a notar los primeros frutos de esta

política de distensión.» Incluso nos consta que ya ha habido alguna reprimenda a una figura aliancista

«por pasarse». Las actitudes «conspiratorias» en el espacio del centro-derecha son en estos momentos

gravemente perturbadoras y sólo favorecen a la izquierda marxista. Este país se juega a cara o cruz el

modelo de sociedad. No es ni pensable que el próximo encuentro Fraga-Osorio pretenda disgregaciones,

sino todo lo contrario. Algunos agoreros se están equivocando de medio a medio.

Parece que, efectivamente, las elecciones generales puden estar a la vuelta del verano. La noticia es más

que un «globo sonda». El secretario de información de U.C.D., don Guillermo Medina, nos ha dicho

textualmente: La convocatoria de elecciones generales, una vez aprobada la Constitución, es una

posibilidad, puesto que estamos en unas Cortes constituyentes. Esta posibilidad ha sido examinada como

una hipótesis de trabajo, entre otras, en la dirección del partido; pero hasta el momento no hay una

declaración oïicial y definitiva. Cabe recordar que ya durante la campaña electoral, gran parte de las

fuerzas políticas se mostraron partidarias de la disolución de las cortes constituyentes, una vez cumplida

su función.» Esto es todo. El partido del Gobierno quiere tener mayoría absoluta en las Cortes y sabe que

puede vencer con más facilidad y amplitud en las elecciones generales que en las municipales.

Sospechamos que a medida que se acerque el día de las urnas, la vida nacional se va a poner hosca y

difícil.

 

< Volver