Del consenso al absentismo     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

Del consenso al absentismo

LA falta de quorum impidió ayer en el Congreso la continuación del debate del proyecto de ley sobre

Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, parte fundamental de la reforma fiscal en marcha. El

absentismo ha estado presente en más de una ocasión a lo largo del «curso legislativo» que ya termina, y

el partido en el Gobierno, U.C.D., ha sufrido algún que otro revés por esa causa. Ayer, sin embargo, el

absentismo batió marca: tres de los cuatro principales partidos estatales tenían más diputados fuera que

dentro del Congreso, y en el caso del principal grupo parlamentario, el centrista, el absentismo alcanzó al

63 por 100 de sus componentes. Visto que el miércoles, en la discusión de este mismo proyecto d« ley,

los socialistas habían conseguido, contra la voluntad de U.C.D., que prosperase una enmienda gravando la

propiedad de viviendas desocupadas en familias con más de tres viviendas, el grupo gubernamental, en

minoría ayer, prefirió, al parecer, según la interpretación más lógica, que no hubiese quorum —

reduciéndose aún mis el número de centristas presentes— a que, de haberlo, los socialistas, pese a tener

también uno de cada tres diputados fuera del hemiciclo, impusieran sus puntos de vista. El Reglamento

exige la presencia de la mitad más uno de los diputados, esto es, 176. Ayer sólo se llegó a los 174, y se

produjeron pintorescas irregularidades.

El proyecto de ley que se debatía ha sido presentado por el Gobierno; resulta, como mínimo, anómalo que

IJ.C.D. no se apreste a defender «su» proyecto. Situación que, desde luego, alimenta la idea de que la

reforma fiscal encuentra discretos, pero innegables, obstáculos dentro de U.C´.D.

En un momento en que tantas encuestas tienen como elemento común el reflejo de un importante

cansancio político del español medio, el absentismo en las Cortes es lógico alimente el escepticismo

político de muchos. Que algunas maniobras vistas ayer en el Congreso sean prácticas habituales en

regímenes democráticos o que los diputados gallegos estuviesen en Santiago para recibir al Presidente

francés, son disculpas que no disminuyen la penosa, impresión que el absentismo y otras prácticas causan

en la opinión pública, porque se trata ciertamente de los aspectos más lamentables del parlamentarismo.

S¡ el consenso fue una muestra de realismo, rcspuesta al deseo evidente de no prolongar en demasía la a

larga transición política, el absentismo es justo lo contrario. Ayer, un cero al Congreso.

 

< Volver