La campaña electoral.. 
 Serra afirma que no hay golpismo "ni dentro ni fuera de las Fuerzas Armadas"     
 
 El País.    10/06/1986.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Serra afirma que no hay golpismo "ni dentro ni fuera de las Fuerzas Armadas"

EL PAÍS, Madrid

El ministro de Defensa, Narcís Serra, aseguró ayer que en España ya no hay golpismo "ni dentro ni fuera

de las Fuerzas Armadas" y añadió que "la ejecutoria de las Fuerzas Armadas es de absoluta lealtad al

poder democrático emanado del pueblo". Serra, que ayer por la tarde intervino en un mitin electoral del

PSOE celebrado en Ge-tafe (Madrid), hizo estas afirmaciones en la presentación de la memoria del

trabajo realizado en su departamento a lo largo de la pasada legislatura. Narcís Serra insistió en que la

actuación del coronel Carlos de Meer —detenido por presuntas actividades involucionistas y procesado

por "abandono de residencia"— fue "personal y aislada". Precisó que el Consejo Supremo de Justicia

Militar deberá decidir a qué juzgado compete la causa por el citado delito de abandono de residencia, ya

que la Capitanía General de Madrid remitió el sumario a la de Sevilla y ésta lo ha devuelto a Madrid.

El ministro comentó que "no es oportuno" airear los sucesos ocurridos en el frustrado golpe de Estado del

23 de febrero de 1981 y que algunos dirigentes políticos —sobre todo, Alfonso Guerra y Adolfo Suárez—

lo han hecho como resultado del "nerviosismo" que se respira durante las campañas electorales.

Colaboración

Serra afirmó que hay coordinación entre los diferentes servicios de información del Estado y, como

ejemplo, precisó que servicios militares y civiles habían colaborado en asuntos como la detención del

comando Nafarroa, de ETA Militar, o de los terroristas del grupo La Llamada de Jesucristo.

La memoria del Ministerio de Defensa está recogida en un libro de 443 páginas en el que se desarrollan

las líneas generales de actuación del departamento, concretadas, de acuerdo con el prólogo del ministro,

en los objetivos de vertebrar unos ejércitos bajo la dirección política del Gobierno, potenciar la

profesionalidad de los militares, desarrollar programas de modernización de las Fuerzas Amadas y

concretar una política de seguridad con países aliados.

 

< Volver