Autor: Pérez Oliva, Milagros. 
 La campaña electoral. 
 Importante reforma en la normativa sobre consumo y medicamentos     
 
 El País.    10/06/1986.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ESPAÑA / 19

Importante reforma en la normativa sobre consumo y medicamentos

M. P. O., Barcelona

Los ámbitos en que más se ha notado la acción del Ministerio de Sanidad y Consumo en el sentido del

cambio prometido, han sido el del consumo y, en menor medida, el de los medicamentos. En el primer

caso las autoridades sanitarias han actuado motivadas por lo que era el inminente ingreso de España en la

CE, que obligaba a adecuar la normativa vigente a las exigencias comunitarias. El instrumento principal

del cambio ha sido la elaboración de la ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobada con el

respaldo de todos los grupos parlamentarios en mayo de 1984. La ley introdujo importantes novedades.

Entre otras, la obligación de que todos los productos contuvieran una etiqueta que incluyera los datos de

producción y su composición exacta. La ley incluye también un sistema de sanciones para quienes

infrinjan las normas de control sanitario, así como medidas para potenciar las asociaciones de

consumidores. Otro instrumento de esta política ha sido la revisión y ampliación del Código Alimentario,

con la publación, desde enero de 1983, de 60 disposiciones que completan prácticamente su desarrollo. Se

ha regulado, asimismo, la fabricación y venta de ciertos productos potencialmente peligros, como, por

ejemplo, el material audiovisual, la peletería, las espumas aislantes de urea-formaldehído, los juguetes y

las colas y pegamentos. Y se han abierto a lo largo de la legislatura 172 oficinas municipales de

información al consumidor, lo que da un total de 386 en toda España.

Medicamentos y droga

A pesar de las resistencias de la poderosa industria farmacéutica, la actuación del Gobierno en este ámbito

ha sido también destacada. En primer lugar, ha revisado la normativa sobre autorización de nuevos

medicamentos, imponiendo mayores controles en las pruebas para detectar los efectos secundarios. Las

autoridades sanitarias no se han atrevido, sin embargo, a ir tan lejos como las de los. países nórdicos y no

se ha introducido la prueba de la necesidad, que hubiera frenado la proliferación de marcas en el mercado.

En segundo lugar, el proyecto Prosereme ha permitido revisar todos los medicamentos ya existentes para

determinar sus incompatibilidades y posibles efectos nocivos a la luz de los últimos conocimientos. El

resultado de este proyecto ha sido la anulación de 741 especialidades y la modificación de 342 más.

El caso de la droga merece mención aparte, pues ha sido objeto de un plan nacional en el que participan

cinco ministerios, aunque haya sido ubicado bajo la égida del de Sanidad. El plan ha merecido mucha

atención social, pero al término de la legislatura no ha dado todavía los frutos que se esperaban de él.

Aunque ha transcurrido poco tiempo desde su aprobación, comienzan a oírse algunas críticas sobre si

prima excesivamente los aspectos policiales sobre los sanitarios y sociales. Como prueba de ello, se aduce

que varias veces se ha dado por hecha la apertura de camas para desintoxicación en los hospitales

públicos, cuando eso todavía no es verdad.

 

< Volver