Autor: Tamames, Ramón. 
 La campaña electoral.. 
 ¿Una España de primera? Doce preguntas a Felipe González     
 
 El País.    11/06/1986.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

POLÍTICA

En la campaña electoral, la decisión autoritaria de TVE sobre los debates orquestados desde la Moncloa

no debe impedir que en la Prensa se formulen preguntas al Gobierno. Sobre todo cuando en los actos

electorales de la campaña, en vez de transmitir una explicación de lo que se ha hecho y de lo que se

quiere hacer, lo más usual es la emisión continua de frases más o menos ingeniosas o mordaces para

desviar la atención de los verdaderos problemas del país.

En ese contexto, en este artículo se contienen 12 preguntas en relación con la idea expuesta por el

presidente del Gobierno en un reciente acto público, sobre "la España de primera" que pretendidamente se

está construyendo y se va a seguir construyendo por el PSOE.

Una parte de la realidad

Francamente, me gustaría tener contestación a las preguntas aquí formuladas; que ciertamente sólo

abordan una parte de la realidad circundante, si bien me parece que sí abarcan algunos de los espacios

más preocupantes de esa realidad.

1. ¿Puede decirse realmente

¿Una España de primera? Doce preguntas a Felipe González

RAMÓN TAMAMES

El autor de este artículo realiza 12 preguntas, dirigidas al presidente del Gobierno, sobre la España de

primera que pretendidamente está construyendo el PSOE. Esta serie de preguntas obedece, afirma, a la

ausencia de debates televisivos, que impiden la formulación de este tipo de cuestiones al Gobierno, y a la

limitación de la campaña electoral a un conjunto de frases ingeniosas y mordaces, pero no a una

explicación clara sobre lo que se ha hecho y lo que falta por hacer que estén ustedes construyendo una

España de primera, cuando en 1985 los bancos han obtenido los máximos beneficios de su historia. con

un crecimiento del 30% sobre años anteriores? ¿No será una España de primera para quienes detentan el

poder financiero, que sofoca a los pequeños y medianos empresarios con altos tipos de interés en los

créditos?

2. ¿Puede usted afirmar serenamente que está haciendo una España de primera, cuando la cifra de

parados ha alcanzado los tres millones, llegando al 22% de la población activa, y cuando la cobertura del

paro no cubre sino el 31% de los desempleados, frente al 60% en el resto de los países de la Comunidad

Europea? ¿No será una España de primera para los grandes intereses económicos, que frenan así las

reivindicaciones salariales, al generalizar el temor de los trabajadores a engrosar un paro cada vez más

extendido?

3. ¿Cómo es posible que diga que están haciendo una España de primera con una ley de abono que

impide a las mujeres españolas decidir sobre su maternidad, y que no resuelve en absoluto el gravísimo

problema de los abortos clandestinos? ¿No será una España de primera para los poderes oscurantistas con

los que pactó el PSOE una ley tan impresentable como retrógrada?

4. ¿Podemos aceptar que nos anuncien permanentemente que están haciendo una España de primera

cuando nuestro país se ha convertido en la principal conexión europea del tráfico de drogas? ¿No será que

están ustedes tolerando a los grandes trancantes, como de hecho lo demuestra la reciente dimisión del

señor Villarejo, fiscal de la droga, que hubo de abandonar su cargo porque le negaban ustedes los recursos

más imprescindibles para llevar a cabo su tarea?

5. ¿Cómo podemos estar de acuerdo con ustedes en que están haciendo una España de primera cuando,

en parte, desde los cuerpos de seguridad, en vez de asegurarse la tranquilidad de los ciudadanos no pocos

policías se constituyen en cerebros y realizadores de atracos, y de toda clase de violaciones de la ley? El

señor Barrio-nuevo, tan celoso del orden frente a ciertas manifestacioens reivindicativas, ¿es que no ha

tenido tiempo de poner orden en su propio ministerio?

6. ¿Cómo vamos a lomar en consideración sus palabras cuando dice que están haciendo una España de

primera sí la justicia sigue siendo ineficaz y con lacras clasistas, habiendo dejado escapar a mafiosos

como Bardellino, para luego absolver a los culpables de tales negligencias? ¿No será que la Mafia

empieza a ser considerada también como un apoyo al tipo de desarrollo económico que quiere propiciar el

PSOE? ¿No blanquea la Mafia parte de su dinero negro en España?

7. ¿Podemos llegar a estar de acuerdo con su idea de una España de primera cuando han aceptado ustedes

de buen grado el control de las exportaciones tecnológicas españolas desde el organismo dominado por

Estados Unidos que s llama COCOM? ¿No signific todo ello que para ustedes es perfectamente normal

ser una provincia dependiente del imperio tecnológico norteamericano?

8. ¿Cabe afirmar que ésta e una España de primera, o que va serlo, cuando se exportan armas

municiones, gases tóxicos y toda clase de artilugios infernales a países como Marruecos, Chile, Indone

sia, etcétera, cuyos ejércitos oprimen permanentemente a sus pueblos? ¿No están ustedes convirtiéndese

en cómplices de regímenes antidemocráticos, por la aspiración de hacer cifra en el indign negocio de una

industria milita exportadora de armas al Tercer Mundo?

9. ¿Cómo podemos coincidí con sus palabras sobre una España de primera si están dispuestos . aceptar la

ampliación de la base militar de Norteamérica en Rota en las puertas del Mediterráneo para facilitar las

operaciones belicistas de Estados Unidos en 1o que debería ser un mar de paz y convivencia? ¿No siguen

ustedes en esto, y acentúan, la política de pendentista de Franco y de la peor UCD?

10. ¿Cómo podemos convenir con ustedes que están haciendo una España de primera cuando e¡ propio

lema que han elegido para esta campaña es el mismo eslogan que utilizó la señora Thatcher en su segunda

campaña electoral después de la masacre de las islas Malvinas? ¿No es cierto, señor González, que ese

por buen camino es el mismo de la expresión ingles; the right track que la dama de hierro (conservadora

hasta el reacción; rismo y más militarista que el pro pio Reagan) empleó en su segundo enfrentamiento

electoral, con e claro propósito de reducir los sindicatos británicos prácticamente a la nada, y someter al

más duro monetarismo a los trabajadores de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte?

Autoperturbación

11. ¿Al haber afirmado, señor González, que España necesita "un Gobierno fuerte aunque sea de

derechas" no significa ello que en usted empieza a prevalecer el propósito de autoperpetuación en el

poder por encima de cualquier otra aspiración? ¿Pues no es igualmente cierto que su Gobier no ha sido

fuerte sobre todo con la base social popular de los 10 millones de votantes de 1982, y bastante más

favorable —o débil— en relación con la banca, e poder militar, las transnacionales y la hegemonía de

Estados Unidos y la OTAN?

12. ¿Cree usted, señor González, que después de haber dicho en Consejo de Ministros, hace do años, que

el proyecto de ley general del Medio Ambiente estab "aún muy verde" para pasar a la Cortes Generales,

una política medioambiental de un país de medí millón de kilómetros cuadrados 40 millones de habitantes

se simboliza "poniendo una ardilla en el palacio de la Moncloa", mientras los incendios forestales, las

contaminaciones y el deterioro de los espacios naturales prosiguen día día? ¿No será que los poderosos

miopes intereses económicos e tan obstruyendo una política eco-logizada con vistas a las generaciones

venideras?

Ramón Tamames es presidente de la Federación Progresista, que forma parte de la comisión electoral

Izquierda Unida.

 

< Volver