Autor: Serra, Narcís. 
 La campaña electoral.. 
 El final del absentismo político catalán en España     
 
 El País.    13/06/1986.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

POLÍTICA

EL PAÍS, viernes 13 de junio de 1986

En nuestra historia reciente, la fecha del 28 de octubre de 1982 debe ser clasificada en el apartado de las

grandes efemérides, entre aquellas que dejan su impronta en una época. Así, a cuatro años vista, aparece

como incuestionable identificarla con el final de la transición y el inicio de la fase de consolidación

democrática en España. Y ello por cuanto en aquellas elecciones generales el pueblo español reafirmó de

manera inequívoca su voluntad de proseguir en la andadura de las libertades y del Estado democrático de

derecho. Una participación electoral récord —sobrepasando el 80%— y una espectacular afluencia de

voto hacia la oferta que mejor garantizaba la realización de estos deseos, reflejaron claramente esta

actitud popular.

Erradicar inercias

Como consecuencia, hubo otro hito importante: por primera vez en la historia se constituye en España un

Gobierno socialista con amplio respaldo mayoritario del Congreso y del Senado, condición necesaria para

que aquí y ahora sea posible llevar a cabo, con decisión y coherencia, las inaplazables transformaciones

para erradicar de España inercias y rutinas seculares, situarla en la hora europea y modernizar sus

estructuras preparando al país ante los grandes retos de un futuro que ya ahora es presente.

Y en este contexto, otro hecho totalmente inédito: por primera vez en la historia, un número significativo

de catalanes —de catalanes socialistas— asume altas responsabilidades de Estado.

El final del absentismo político catalán en España

NARCÍS SERRA

La victoria socialista de 1982 supuso no tan sólo la consolidación democrática y el inicio de las

inaplazables transformaciones para situar a España en la hora europea, sino que fue también un hito

histórico en la incorporación de políticos socialistas catalanes al Gobierno de España. Éste es el principal

argumento del artículo de Narcís Serra, en el que se destaca la proyección y apertura de Cataluña hacia la

política española que ha empezado a ser realidad desde hace escasamente cuatro años.

Modificando de raíz la habitual actitud absentista de los catalanes en el escenario de la alta política

española. Por primera vez —y con un Gobierno socialista— los catalanes contribuyen directamente y de

forma destacada a las tareas del gobierno de España. Por primera vez Cataluña ha dejado de estar alejada

y ausente. Por primera vez Cataluña ha empezado a influir y a tener peso específico en los centros de

decisión política que afectan a lodo el país.

Y este protagonismo de los socialistas catalanes en las múltiples tareas de gobierno se ha realizado

manteniendo nuestro propio talante y desde nuestra profunda ca-talanidad, convencidos de que trabajar al

servicio de toda España es también trabajar al servicio de Cataluña. Y se ha hecho también desde la

opción de progreso, de modernidad, de lucha por las libertades, por la igualdad, por todos aquellos

valores consustanciales con el pensamiento y la práctica socialista. No se ha tratado únicamente de

contribuir a una acción de gobierno, sino además de cooperar en una acción de gobierno cuya finalidad es

la transformación de nuestra sociedad hacia un modelo más justo, más libre y que alcance las máximas

cotas de convivencia y tolerancia.

Haber contribuido a afianzar las instituciones democráticas con la preeminencia del poder civil, a sustituir

el clima de temor por la normalidad de la vida cotidiana, a iniciar la superación de la crisis mediante una

política económica seria y responsable, a promover medidas y acciones para una distribución más justa y

equitativa de los bienes y servicios de uso colectivo, al avance de la consolidación del Estado de las

autonomías, a orientar la política exterior española hacia una mayor presencia en los distintos escenarios

mundiales y que ha culminado con el trascendental acontecimiento de nuestra integración en Europa... En

resumen, haber contribuido a normalizar y modernizar al Estado y a toda la sociedad española significa

haber contribuido a que también en Cataluña la sociedad y las instituciones hayan podido desenvolverse

en un marco amplio de libertades y pluralismo.

Apertura

Así pues, esta proyección y apertura de Cataluña hacia la política española ha empezado a ser realidad

desde hace escasamente cuatro años, dejando reducidas a la categoría de puro tópico las afirmaciones

según las cuales la condición de catalán era un obstáculo para acceder a las altas responsabilidades de

gobierno o bien que los catalanes sentían alergia por la política de Estado.

Si en la próxima consulta electoral, como esperamos, el veredicto de las urnas concede de nuevo a los

socialistas el suficiente respaldo popular y parlamentario para proseguir y culminar la ingente tarea

iniciada a finales de 1982, los socialistas catalanes seguiremos asumiendo nuestra cuota de

responsabilidad. Cataluña —la Cataluña solidaria con los otros pueblos hermanos— seguirá estando

presente en el gobierno de España.

Narcís Serra es ministro de Defensa. Encabeza la lista del PSC (PSC-PSOE) por Barcelona.

 

< Volver