Autor: Arancibia, Salvador. 
 La campaña electoral. Cuatro años de gestión socialista / y 13. La crisis financiera. 
 La crisis llamó a las puertas de algunos de los grandes bancos  :   
 Plan de saneamiento de las cajas rurales para evitar las quiebras. 
 El País.    14/06/1986.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL PAÍS, sábado 14 de junio de 1986

POLÍTICA

Cuatro años de gestión socialista y 13. LA CRISIS FINANCIERA

La crisis llamó a las puertas de algunos de los grandes bancos

Plan de saneamiento de las cajas rurales para evitar las quiebras

SALVADOR ARANCIBIA, Madrid

La crisis bancada llamó a las puertas de algunos de los grandes bancos que hasta entonces se habían

logrado mantener alejados.

Algunos de los grandes bancos nacionales que, durante la crisis de las entidades de tamaño pequeño y

mediano, se habían limitado a adquirir bancos en crisis para aumentar su cuota de mercado, sintieron muy

cerca los efectos de la crisis. La crisis industrial, la caída de los valores bursátiles, la importante cartera de

inmuebles y solares que mantenían en inversiones prácticamente ruinosas, hicieron tambalear varios

balances y cuentas de resultados.

El caso más llamativo fue el del Banco Hispano Americano que, a su propia lentitud para generar

recursos, añadió la crisis de su filial el Urquijo Unión. No repartió dividendo con cargo al ejercicio de

1984 y necesitó ayudas por valor de 45.000 millones de pesetas, procedentes del Fondo de Garantía de

Depósitos y del resto de los grandes bancos, para reflotar a su filial. Un año después, y tras una profunda

"cura de adelgazamiento" el Hispano se siente más fuerte. En medio quedaba una crisis interna que forzó

a la sustitución del presidente de la entidad y del consejero delegado.

Cambios en el Central y Banesto

El Banco Central y Banesto también han pasado por diversas dificultades, que afloraron a finales de 1985.

Cambios en las personas que llevan la gestión en estos bancos y el reconocimiento de que la situación en

algunas de sus filiales era mala, e incluso muy mala, caminaban de la mano de una falta de rentabilidad

propia y de una generación escasa de resultados. Estos dos bancos han repetido, en 1985, el volumen de

recursos destinado a dividendos para los accionistas y también han iniciado un proceso de desinversión

para encontrar una nueva dimensión más pequeña.

El Banco Garriga Nogués, filial de Banesto, con unas inversiones desastrosas en Tierras de Almería y

unos créditos muy cuantiosos concedidos a sociedades inmobiliarias de nula rentabilidad, ha transferido a

su matriz un agujero no cuantificado todavía pero que no será inferior a los 40.000 millones de pesetas. El

Banco de Granada y el Internacional de Comercio, filiales del Central, provocaron también, aunque en

menor proporción, problemas a su propietario. El Banco de Valencia, en el que el Central tiene una

participación del 20%, empezará a hacerlo en este año.

Rubio. La Administración encontró compradores para el grupo de Banca Catalana, eliminando en el

camino una oferta para que estos bancos pasaran a manos de una caja de ahorro, y para los bancos de

Rumasa, que se repartieron entre los grandes bancos. Pero, en medio, se produjo la crisis del Banco

Urquijo Unión, filial del Hispano, que acabó afectando a éste. Los dos grandes bancos —Central y

Banesto— tuvieron problemas importantes con algunas de sus filiales, lo que repercutió en sus propios

resultados.

Mariano

El sector de cajas rurales se vio afectado por la crisis de tal forma que, durante un tiempo, se pensó en la

posibilidad de su desaparición como tal. Estas cooperativas, con una capacidad muy limitada para la

concesión de créditos, tenían muy concentrados sus riesgos con una rentabilidad muy pequeña, unas

plantillas sobredimensionadas y algunas operaciones claramente especulativas que no deberían haberse

llevado a cabo.

La solución buscada fue su asociación con el Banco de Crédito Agrícola, aunque año y medio después

este plan se reveló inviable para algunas cajas rurales que han empezado a ser absorbidas por cajas de

ahorro.

COLÍN

 

< Volver