Autor: Castro, José. 
 Campaña electoral 22-J. El líder de CP propone alejar de Zaragoza la base USA. 
 Fraga desautoriza a Segurado y replica que no hay que negociar con ETA, sino acabar con ella     
 
 Diario 16.    14/06/1986.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/14 de junio-86

CAMPAÑA ELECTORAL

NACIONAL

Fraga desautoriza a Segurado y replica que no hay que negociar con ETA, sino acabar con ella

José Castro/D-16 Enviado especial

ZARAGOZA.—El líder de Coalición Popular, Manuel Fraga, desautorizó ayer las declaraciones del

presidente del Partido Liberal y coaligado suyo en estas elecciones, José Antonio Segurado, al afirmar

que lo que se necesita no es un pacto entre los partidos políticos para negociar con ETA, sino un pacto

para acabar con el terrorismo.

Fraga, que no obstante su desmentido no quiso dejar en mal lugar a su socio, trató de salvarle afirmando

que «Segurado se refería a la ambigüedad de algunos a la hora de participar en un pacto nacional contra el

terrorismo que nosotros ya hemos propuesto».

Y añadió que ese pacto nacional contra el terrorismo, él lo entiende como «un pacto para tomar todas las

medidas jurídicas y políticas que pongan fin a esa situación planteada por el terrorismo, pero desde luego

no lo entiendo, y estoy seguro de que eso es lo que ha querido decir Segurado, para negociar con ETA,

negociación que considero inviable e imposible porque en estos días, cualquier apariencia de plantear las

cosas de esa manera sólo redundaría en beneficio de Herri Batasuna y de sus arrogancias».

Chiste y basura

El líder popular, que está multiplicando sus actuaciones en estos días para poder abarcar más provincias,

ya en su anterior jornada visitó Madrid, Guadalajara y Soria, y en la de ayer Zaragoza y Huesca, afirmó

que él está por la reubicación en otro lugar de la base americana de Zaragoza, al haberse quedado

demasiado cerca de la población.

Fraga, durante el mitin que celebró ayer en Zaragoza.

Calificó de «chiste y de pura basura» aquellos rumores que hablan de un reagrupamiento del centro

derecha tras las elecciones, pero pasando siempre por el cambio de líder. «Vamos a ser serios y a dejar a

cada uno en su sitio y en su pequeño tamaño». Y en ese momento le traicionó el subsconsciente y fue

cuando dijo que aquí hay un partido, que «soy» el mayor de España. Luego hay, dijo nombrando a Suárez

y a Roca, las «ganas de muchos, que por ahora hay que decir que están verdes. Por tanto, aquí no hay más

cera que la que arde».

Reconoció sentirse satisfecho profundamente por haberlo hecho tan bien, que «a nuestra derecha no hay

nadie», pero sin embargo, se revolvió cuando alguien preguntó si también él era el centro. Fraga cogió el

hilo y disertó sobre la paternidad de esa idea y esa palabra que él ya trajo hace quince años y a la que

todos ahora quieren agarrarse. Afirmó que él, en cambio, siempre ha sido fiel a esa creencia y no como

los socialistas, acusó, que han dado tantos bandazos que ahora nadie sabe dónde están, quizás en un

«centro—izquierda —dijo— caudillista y personal».

Pantalones bien puestos

Y recurrió de nuevo a Europa, donde personas de derechas «con los pantalones bien puestos, como la

señora Thacher, o el señor Reagan o el señor Chirac gobiernan. Hoy lo que se valora es la experiencia y

yo lo que lamento es que todavía soy muy joven y no tengo la experiencia de Reagan o de Balaguer».

Atacó al partido del Gobierno por la forma en que se acordó la entrada de España en la CEE y afirmó que

el tratado se había negociado «con los pies». Calificó de pésima la negociación agrícola, la ganadera, la

de asuntos sociales, la de la situación en que queda Canarias y, por supuesto, la de la pesca, «en la que ni

siquiera estamos».

Abordó el tema del aborto afirmando que Coalición Popular sigue defendiendo el derecho a la vida, desde

la concepción a la muerte natural. Dijo que aceptan la sentencia del Tribunal Constitucional, pero que en

ningún caso aceptarán «ninguna ampliación ni interpretación extensiva de la ley».

 

< Volver