Autor: Cenzano, Arturo. 
 Campaña electoral 22-J.. 
 José Luis Ansón, el bisturí reformista en Zaragoza     
 
 Diario 16.    14/06/1986.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Pág. 10

CAMPAÑA ELECTORAL

José Luís Ansón, el bisturí reformista de Zaragoza

Arturo

Zaragoza

Ha luchado en cien batallas estudiantiles y sindicales, pero ésta es su primera guerra política. A José Luis

Ansón —treinta y siete años casado, natural y vecino de Zaragoza— le convencieron los dirigentes del

PRD para que optara al Senado, abandonando la secretaría general del SIMA, el poderoso sindicato

médico de Aragón. Una organización de poderosa influencia profesional, tras el éxito alcanzado en las

elecciones a la presidencia del Colegio de Médicos.

No ha habido, en los últimos años, conflicto profesional en el que no estuviera presente este doctor, de

aspecto e ideas progresistas. En el tema de las incompatibilidades defendió a ultranza el acatamiento a la

ley, pero recurriendo sus defectos ante el Tribunal Constitucional y apoyando un puesto único de trabajo

equiparado a ios de funcionarios de similar categoría.

Paralelamente, desde la presidencia de la Comisión Hospitalaria de la CESM ha denunciado

encarnizadamente la súper saturación hospitalaria, librando su batalla particular con los rectores del In

salud a cuenta de los proyectos de «ahorro indiscriminado que, solapadamente, intentan conducir los

niveles de asistencia españoles al más flagrante tercermundismo».

Conspirador clandestino en sus años universitarios, cuando la conspiración sustituía a los partidos

políticos, Ansón fundó el Sindicato Democrático de Estudiantes de Zaragoza, arriesgando sobresalientes

y «números unos» que han venido distinguiendo su carrera. Desde ese privilegiado historial académico

amenaza ahora, caso de resultar elegido, con «echar de la sanidad a esos grupos de ineptos que han ido

proliferando y cuyo mérito principal consiste en tener un carnet del partido».

Para el candidato reformista, la situación sanitaria se ha hundido en España hasta niveles escandalosos.

«En Aragón, por ejemplo, disponemos de 3,68 camas efectivas por cada mil habitantes, lo que nos sitúa

por debajo de países como Vietnam, Malasia o Zambia. La saturación hospitalaria se mueve en torno al

130 por 100 y lo aconsejable sería no pasar del 70.»

Autoconsiderado como «un aragonés que ejerce desde siempre como tal», justifica su preferencia por el

PRD frente a la alternativa del Partido Aragonés Regionalista, subrayando que «esa formación no tiene

ningún derecho a monopolizar el sentimiento de la propia tierra. Aragoneses somos todos y los hay de

derechas, de izquierdas o de centro, lo que hace imposible la integración unánime en una organización

que Cenzano.

José Luis Ansón. ha sido capaz de caminar en paralelo con Alianza Popular». Tampoco parece asustarle

el sentimiento anticatalanista fomentado por la polémica sobre el trasvase del Ebro. «Los reformistas

aragoneses somos plenamente federales y tenemos muy claro lo que debemos defender. Si resultamos

elegidos, jamás permitiremos que el agua del Ebro sea llevada fuera de esta tierra, mientras aquí se

registran carencias. Si eso se produjera dimitiríamos. Y asumimos ese compromiso concreto de la

dimisión, cosa que no han hecho los demás.»

El ya ex secretario general del Sindicato de Médicos confiesa ser muy reacio a cualquier planteamiento

corporativista. «Considero más importante garantizar los derechos de la sociedad en general que los

correspondientes a los médicos. Y los de estos últimos no los he asumido nunca en particular, sino en el

contexto de un mejor funcionamiento sanitario. Los socialistas no sólo han atacado a los médicos; han

atacado, sobre todo, a los ciudadanos pacientes.»

A pesar de no haber participado nunca en política, Ansón se siente ahora como un veterano entre

candidatos noveles. «La lucha sindical te curte mucho y te despoja de muchos miedos al fracaso. Yo creo

que la principal compensación reside en exponer un mensaje de libertad y comprobar cómo va calando

progresivamente entre unos ciudadanos que corrían el riesgo de perder la ilusión». Tampoco le asusta el

no resultar elegido. «Acepté el cargo de aspirante a senador, consciente de la prepotencia y de las

mayores posibilidades de organizaciones ya implantadas». Al día siguiente de las elecciones desempeñará

normalmente su cargo de especialista en nefrología del Hospital Clínico y su cátedra de Patología Médica

de la Universidad de Zaragoza. La ciudad donde nació, estudió, comenzó a trabajar y desde la que enlaza,

como radioaficionado telegrafista con todo el mundo. Empedernido lector de Prensa, a José Luis Andón

le parece más normal traer el mundo a Zaragoza que no a la inversa.

 

< Volver