Autor: Sinova, Justino. 
 Campaña electoral 22-J.. 
 Suárez, sin corbata     
 
 Diario 16.    15/06/1986.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

15 de junio-86/Diario 16

Suárez, sin corbata

Justino

ADOLFO Suá-rez se ha quitado la corbata. Todo el mundo ha podido verlo en televisión. En medio de

una vida política formalmente encorbata-da, este hecho tiene una importancia gestual extraordinaria.

Nadie lo pone en duda.

Felipe González ya no se desprende de la corbata ni en los fines de semana (sólo se pone cazadora para

hablar a los jóvenes, como el otro día en la discoteca Oh, de Madrid).

Alfonso Guerra usa corbatas de grandes almacenes, pero las usa. Hace mucho tiempo que los dirigentes

del PSOE optaron por ¡os gestos formalistas de la burguesía. Santiago Carrillo, que anda un poco

despistado, exhibe corbatas de pala ancha.

Miguel Roca defiende su corbata atrapándola con el pantalón. Manuel Fraga se hace el nudo espeso y

además usa prendedor.

Los únicos que han osado quitarse la corbata son Adolfo Suárez; su segundo, Agustín Rodríguez

Sahagún, que se ha puesto un jersey de un rojo exuberante; Ignacio Gallego y Ramón Tomantes. Ahora

han recuperado un símbolo —que tenía mucho de manía, por qué no decirlo— de la izquierda de hace

siete años.

Sinova

Lo que le faltaba a Suárez para mirar al PSOE volviendo su cara hacia la derecha era quitarse la corbata.

Todo lo demás es esperar.

Suárez ha planeado aprovecharse de los desencantos ocasionados por el PSOE y de la confusión de la

izquierda tradicional. El PSOE quería airear a Carrillo para dividir a las fuerzas comunistas y evitar que

se le escaparan votos hacia ellas, pero esos votos pueden haber encontrado otro destino. A quien de

verdad ayuda Carrillo, con su presencia dislocante, es a Suárez, como hacía en los tiempos heroicos de la

transición.

Unos amigos míos que votan siempre a Comisiones Obreras y que se entregaron al PSOE en 1982 están

pensando en dar ahora su voto a Suárez. El primer dirigente de Izquierda Unida, Gerardo Iglesias, sigue

llevando bien puesta la corbata, aunque sus segundos se la hayan quitado, y eso formaliza y encorseta

mucho.

Suárez ha encontrado la fórmula para esquivar el control socialista de TVE. Ahora que se está quedando

sin voz, sólo tiene que quitarse la corbata. Como sigan sacándole así, se va a oír más de un grito por los

despachos de Televisión.

 

< Volver