Autor: Blanco Tobío, Manuel. 
   El fin de una utopía     
 
 Ya.    14/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

El fin de una utopía

Don Manuel Blanco Tobío dice en "Arriba":

"Las dos terceras partes de la tierra uruguaya pertenece a un poco más del 3 por 100 de los terratenientes, mientras que el 60 por 100 de los propietarios explota unas 800.000 hectáreas, y de ellas sólo un 25 por 100 tienen superficies de explotación rentable. Esta es una de las razones del absentismo rural y de la emigración a la capital. ¡Y qué emigración! Casi la mitad de los habitantes del país vive en Montevideo, y sólo el 13 por 100 de ellos continúa en el campo, a razón de tres o cuatro por kilómetro cuadrado. Esto no ha ocurrido porque los campesinos fuesen atraídos por una industria en desarrollo, que no es el caso, sino por huir del tasajo de oveja y el mate como dieta.

En la ciudad, un Estado-Providencia inventó, de espaldas a sus realidades económicas, el paraíso de la burocracia. Hace sólo unos años, Uruguay creaba nada menos que 800 burócratas diarios, ignorando casi todo lo demás, incluida una deuda exterior abrumadora y una inflación galopante. Un cuarto de millón de funcionarios públicos y con el 40 por 100 de su fuerza laboral trabajando para el Estado, amparados todos en una legislación social suntuaria, que ni siquiera los países mas ricos del mundo podrían permitirse sin bancarrota (semana de seis días, retiro a los cincuenta o cincuenta y cinco años, etcétera), han creado la inviable sociedad uruguaya de nuestros días, que aguantó medio siglo Viviendo de sus exportaciones de carne, hasta que desde el final de la guerra de Corea el tinglado comenzó a desplomarse."

 

< Volver