Autor: T. De U.. 
 Que no haya equívocos. 
 El GRAPO es comunista  :   
 Es el brazo criminal del Partido Comunista Español Reconstituido. 
 El Alcázar.    31/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Que no haya equívocos

EL GRAPO ES COMUNISTA

• Es el brazo criminal del Partido Comunista Español Reconstituido

En numerosos medios de comunicación, que se mueven a compás de los hilos que maneja en España el

Comunismo Internacional, se ha ido dejando caer sibilinamente que el GRAPO, pese a sus iniciales bien

definitorias de "Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre", agrupaba "comandos" de la

"extrema derecha". Término este último tan tópico y gaseoso que sólo el lema de Lenin —"una mentira

repetida mil veces se transforma en una realidad"— puede darle visos de existencia.

Otro medios de información financiados en su sociedad anónima o en su redacción oor el Partido

Comunista, no se han andado por las ramas y han lanzado las campañas al vuelo dando, sin los

precautorios "al parecer", "supuestos" "presuntos"..., como cierto que los últimos crímenes cometidos en

Madrid, incluidos los secuestros de los señores Oriol y Villaescusa, tenían su origen en la "extrema derecha"

fantasmal, echando con ello una cortina de humo, que sólo ciega a los incautos, sobre, la trayectoria

de crímenes cpie el Partido Comunista español tiene en su historial: desde los "paseos" de los primeros

días de la Guerra de Liberación, pasando por Para-cuellos del Jarama, las "purgas" de los exiliados a

Rusia, y las guerrillas de "maquis", hasta los crímenes cometidos en estos últimos recientes años en

nuestra tierra española. Esa es la trayectoria roja de sangre que tiene el Partido Comunista en nuestra

patria. Frente a esos miles de muertos, asesinados, la inventada violencia de la extrema derecha apenas si

ha hecho su supuesta aparición en unos escaparates provocativamente marxistas que han sido apedreados

o incendiados y una docena de bofetadas repartidas a cuerpo limpio en unos centros públicos de habitual

concentración izquierdista.

Por otro lado, ayer mismo, en un matutino de Madrid Don Francisco Romero Marín, al mismo tiempo que

negaba sus posibles vinculaciones a la sanguinaria K.G.B. soviética —en cuyo historial hay millones de

asesinatos— rizaba el rizo de los eufemismos al decir que el GRAPO no tiene ninguna vinculación con el

Partido Comunista Español. Quién siga atentando el serial que se publica en estas páginas con el título de

"Comunismo: la hidra de las cien cabezas" comprenderá fácilmente que el señor Romero ha dicho la

verdad, pero no toda la verdad. Porque es cierto que el GRAPO no pertenece a las huestes que dirige

directamente don Santiago Carrillo, pero no es menos cierto que el GRAPO es un activo grupo

comunista; una hidra cuya cabeza se llama Partido Comunista Español reconstituido y cuya partida de

nacimiento tiene la techa de 1975, momento en que fue asi rebautizada la Organización Marxista

Leninista Española.

El P.C.E. (r), pese a la discrepancia con el P.C.E. en el orden doctrinal, en la "praxis" estableció

relaciones intimas con los esbirros criminales de este último, con el FRAP. De esos contactos de

adiestramiento criminal nacería el grupo para la violencia y el crimen que adoptó el nombre, ya sabido, de

GRAPO.

Para mejorar la técnica del terrorismo, el GRAPO se puso en íntimo contacto con la ETA V y VI

asamblea.

Simultáneamente comenzó la labor publicitaria a través de diversas publicaciones clandestinas como

"Antorcha", "Bandera Roja", "Gallo Rojo"... Y sienta sus redes de proselitismo en la universidad El título

de maoista es el que le ampara de cara a su captación.

El primer paso, una vez acabada la instrucción terrorista, fue la de proveerse de fondos para poder

subsistir dado que el PCE sólo le había suministrado los instructores del FRAP, pero ni una mala peseta.

Un "préstamo" de 32 millones, lo consiguió el 30 de julio de 1975 en un atraco armado en un hospital de

Barcelona. Un muerto fue su primer baldón de sangre: miembro de la Policía Armada.

Con esos treinta y dos millones pudo devolver las armas al FRAP y adquirir, vía ETA, otras muchas. El

dos de agosto de ese mismo año, el GRAPO comete el crimen gratuito; matar por matar. Las víctimas son

dos miembros de la Guardia Civil que regresaban de su puesto de servicio en el Canódromo.

El día uno de octubre, quizá para conmemorar su "apellido" inician una danza sangrienta. Su objetivo, los

miembros de la Policía Armada y los de la( Guardia Civil que son sus más odiados enemigos y

perseguidores^. En la calle Agustín de Foxá, en la calle de Valmojado, en la Avenida del Mediterráneo,

en la calle Marqués de Corbera... Cuatro asesinatos rápidos con los que quieren hacerse respetar por los

más duros de sus "mayores". E incluso darse patente internacional, principalmente en Albania que es la

embajada en Europa occidental del maoísmo criminal".

Simultáneamente a esos hechos criminales, continúa con el aprovisionamiento de dinero

y armas. Los robos de dinamita, de armerías, de municiones...

El GRAPO, comienza a recibir a los más sanguinarios componentes del FRAP, sometido a una cierta

inactividad por cuestiones tácticas del P,C.E.; así como delincuentes comunes que pueden satisfacer sus

instintos criminales en un grupo que les ofrece una organización y cierta protección.

La jornada del 18 de Julio fue algo así como su puesta de largo. Atentados por toda la geografía española

que los corifeos del marxismo adjudicaron con unanimidad a "la extrema derecha" con el fin de provocar

una reacción ante el Gobierno y dejar sentado el precedente de una supuesta existencia de terrorismo

"fascista".

Tras un periodo de esfuma-miento porquera Guardia Civil y la Policía Armada les había diezmado en sus

redadas y acciones y necesitaban rehacer sus cuadros, las "troikas" del GRAPO volviéronla la acción. Su

desarticulación no fue completa porque solamente se conocen entre sí los miembros de una misma

"troika". Y con esa organización volvieron a la carga con los espectaculares secuestros de Oriol y

Villaescusa que mantienen aún en viloa media España.

Así pues, recogiendo las palabras del presidente del Gobierno el GRAPO de "ultraderecha", nada. EL

GRAPO, de comunista, todo.

El que ese comunismo sea del que se pone peluca para pasar de matute la frontera del olvido, del

maoista, del troskista, del bolchevique o el menchevique es pecata minuta que las Fuerzas del Orden se

encargarán de precisar. Lo que no hay ninguna duda es que es una fuerza asesina del comunismo asesino.

T. de U.

 

< Volver