Autor: Llansá, Jaume de. 
   El Gobierno tiene el ineludible deber de rescatar con vida al secuestrado     
 
 El Alcázar.    13/12/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 13. 

Alarma ante la cancelación del viaje a Barcelona del Presidente del Gobierno

BARCELONA, (Una colaboración especial de Jaume de Llansa, por Telex).— Muy altas cotas

dramáticas, políticas e informativas, ha alcanzado la temperatura emocional de la casi totalidad de la

opinión pública catalana en este final de semana. El escándalo producido y contemplado con asombro

desde aquí de la "presentación pública" del secretario general del comunismo obediente a Moscú, fue

superado en sensación dramática contrastante y diversa al día siguiente, sábado al mediodía, por el brutal

acto terrorista, no impedido, de ese eminente español y vasco que es don Antonio Mana de Oriol y

Urquijo, medalla militar individual de nuestra Guerra, consejero nacional y procurador en Cortes,

consejero del reino y presidente del consejo de Estado, hombre bueno y profundamente cristiano, al que

se conocía y apreciaba constantemente en Catalunya, "un hombre dedicado a la prosperidad de España"

que así titula "La Vanguardia" su esbozo biográfico —aunque "Avui", con su peculiar desgarro

antiespañol, le califica de "Membre de L´oligarquía financiera" — , con sus hermanos don José y don

Lucas siempre en primera línea de promoción de industrias, de puestos de trabajo y de riqueza para el

país.

Aunque continúan los acontecerás políticos catalanes con su vida dinámica, esos dos acontecimientos de

indudable resonancia nacional y mundial —aunque con bien diferenciada categoría valorativa—, han

"sepultado" en los medios informativos y en los comentarios de la calle su actualidad permanente, que

hoy, lunes y a la hora de pasar por telex esta crónica, ha sufrido el fuerte impacto de la noticia oficial de

la suspensión del viaje— que estaba programado como promoción de la participación catalana en el

referéndum, con ofrecimientos como el de la cooficialidad del catalán con el castellano, la "consagración"

de la "mancomunitat" y otros "flecos" políticos como la ampliación de los contactos con "líderes"

catalanes, excluyendo al PSUC y a otros grupos y dirigentes no insertos en el "consell" ni en la

"assemblea" —del presidente del Gobierno, don Adolfo Suárez, visita ésta que había sido cuidadosamente

preparada y lanzada para que fuese un éxito en todos sus aspectos. A última hora de la noche de ayer,

domingo, y en las primeras de hoy, lunes, la noticia de la suspensión del viaje del presidente Suárez y,

como consecuencia lógica, la del aplazamiento del acto final de los trabajos de la "comisión para el

Régimen (Especial de Catalunya", al que se habría de dar especialísima solemnidad política y catalana en

la sede de la Diputación Provincial —el "Palau de la Generalitat —, con la entrega de las conclusiones

definitivas y el "importante" discurso del presidente del Gobierno, ha producido en todos los medios

políticos barceloneses, incluidos los catalanes de la "oposición", un doble fuerte impacto: en primer lugar,

por el hecho en sí de la suspensión.

CRÓNICA DE CATALUÑA

EL GOBIERNO TIENE EL INELUDIBLE DEBER DE RESCATAR CON VIDA AL SECUESTRADO

Antonio Haría de Oriol y Urquijo, un hombre dedicado a la prosperidad de España Escándalo por la

prevaricación del Gobierno Suárez a favor del PCE

Porque dichos medios y dirigentes esperaban "su día" de triunfal exito, y, en segundo término, porque,

con cierto temor comprensible, lo valoran como resultante de la grave situación creada al Gobierno y a las

instituciones nacionales por el secuestro criminal del señor Oriol.

He podido comprobar en ciertos medios y ambientes interésalos algo así como una profunda desilusión y

una cierta alarma política ante la suspensión del viaje político a Barcelona del señor Suárez, si bien son

muchos los catalanes responsables que estiman como natural y de honda responsabilidad que así lo laya

dispuesto el presidente del Gobierno.

TREMENDO IMPACTO EN CATALUNYA DEL SECUESTRO DEL SEÑOR ORIOL Y

REACCIONES

Todos los grandes diarios barceloneses sin excepción —las primeras ediciones de los de la tarde del

sábado no alcanzaron la información— han efectuado un impresionante despliegue, tanto en sus páginas

gráficas y portadas como en las primeras y siguientes de tipografía, en sus números de ayer domingo, para

presentar a sus lectores de toda Catalunya la noticia dramática del violento secuestro del presidente del

Consejo de Estado, con abundancia de páginas y secciones informativas y biográficas del eminente

español y político, así como, algunos, comentarios editoriales en los que, si bien la condena por el hecho

es rotunda y firme la repulsa, se notan en ellos diferencias de valoración política que centran en la

exteriorización del palpable temor de que el secuestro y sus no imaginadas ni deseadas consecuencias

radicales puedan "lesionar" lo que denominan "marcha progresiva hacia la democracia", al tiempo que

apoyan el contenido y el espíritu de la nota oficial del Gobierno, facilitada a la opinión pública por el

Ministerio de la Gobernación, si bien, en ciertos medios y ambientes-—y yo lo doy con ciertas reservas—

se han oído comentarios duros "encausando" la política de permisibilidad y debilidad del Gobierno, a la

que atribuyen las audacias insultantes y ofensivas de grupos separatistas y comunistas que, insisten en

acusar, dan lugar a dramas como el secuestro del señor Oriol y a intolerables pero toleradas bofetadas a la

monarquía y al Gobierno como la agresiva y cínica de Carrillo en Madrid.

No pueden caber en una crónica las reacciones, personales o de grupos, expresadas en Catalunya, por su

excesiva abundancia, algunas, de personas o grupos catalanistas y comunistas diversos, por responder a

conocidas peculiaridades ideológicas y estratégicas, son despreciables y no merecen atención. Si daré

algunas opiniones editoriales breves:

"Diario de Barcelona", en su portada, bajo una gran fotografía del acto de la jura del señor Oriol ante el

Jefe del Estado Caudillo Franco, escribe: "Además de su gravedad intrínseca, el hecho, que se produjo en

el despacho del señor Oriol, ha sido interpretado en los círculos políticos como un importante elemento de

desazón en estos días previos al referéndum". Y en su editorial de primera de tipografía afirma: "Este

periódico que ha pedido la democracia insistentemente cuando aún estaba lejos, que ha defendido el

diálogo cuando esta palabra parecía a algunos demasiada conciliadora, que ha subrayado los defectos de

nuestro actual proceso y también todo lo bueno que éste aporta, une su voz de condena a la que ayer

resonaba como un eco ininterrumpido en todos los teletipos del país".

"Mundo Diario", en su editorial, manifiesta: "Una ráfaga de insensatez ha cruzado de nuevo España,

estremeciendo a todos sus habitantes. Ante la noticia del secuestro de Oriol y Urquijo se ha producido una

reacción inmediata sin paliativos que comprende un amplio abanico de actitudes políticas... En la sintonía

española de la hora presente no hay lugar para actos que alteren la imprescindible serenidad que la nación

debe mantener por encima de todo".

Finalmente, "La Vanguardia", en el principal de sus cuatro editoriales de la página siete, titulado "Contra

provocación, serenidad", dice: "La noticia de que don Antonio María de Oriol y Urquijo, presidente del

Consejo de Estado, consejero del Reino y ex-ministro de Justicia, había sido secuestrado ayer por la

mañana en Madrid, por un comando de cuatro jóvenes armados de metralletas, ha producido en toda

España una viva reacción de estupor, indignación y pena... hay entre nosotros viñas minorías fanáticas a

las que no les queda más recurso que el de la provocativa siembra de la confusión para detener ui. proceso

de paz y orden civil en la democracia; pero este mismo periódico, en su página diez —y no me atrevo a

calificar su actitud informativa—, da, aunque citando lo de "anónimo", una destacada noticia inquietante,

que anuncia entre comillas "ejecutado por un tribunal del pueblo".

Conocidas ya y hechas públicas, sin muchos detalles esclare-cedores y sin seguridad cierta de que los

autores del secuestro sean quienes dicen que son, las exigencias de los terroristas secuestradores al

Gobierno para "garantizar" la seguridad y la vida de don Antonio, así como la probable actitud "no

negociadora" del mismo Gobierno en relación con tales exigencias, son muchísimos los catalanes, a los

que se suma el cronista desde Catalunya de "EL ALCÁZAR", los que piden Fervorosamente por la

liberación limpia y clara del señor Oriol, envían a su familia sus nobles sentimientos de adhesión y de

condena tajante del criminal atentado, y manifiestan que el Gobierno del presidente Suárez, su ministro de

la Gobernación Martín Villa, y todos los organismos de autoridad y policiales del Estado, tienen el

ineludible deber, sjn paliativos ni elusiones políticas, de rescatar incólume y con vida a uno de los más

altos personajes del Estado y de la monarquía, porque va en el envite su propio prestigio, la credibilidad y

la confianza de la mayoría de los españoles en su gestión y propósitos de Gobierno.

A primeras horas de la mañana del sábado, el director del periódico, con frialdad periodística

contundente, hirió mi sensibilidad política de catalán y español y de periodista de Catalunya }l

informarme telefónicamente de la "conferencia de prensa" en Madrid del antiguo comisario comunista de

orden público de la capital y visible responsables de las "sacas" de la "modelo" y de otras prisiones

madrileñas que fueron vilmente "masacrados" en Paracuellos del Jarama, Santiago Carrillo.

Inmediatamente después y durante toda la mañana empezaron a llegar a mi "base de operaciones"

reacciones de sectores, personales y periodísticas. Llenaría toda una página de "El Alcázar" con las que se

me han hecho llegar y conocer; ésto, periodísticamente, no es posible. Sin embargo, sí puedo sintetizar

todas ellas diciendo que, en muy amplios sectores ciudadanos da Catalunya, sociales y políticos, ha

causado escándalo la prevaricación del gobierno del señor Suárez a favor de Carrillo y su partido

comunista; prevariación indiscutible dadas las características de la reunión informativa de Carrillo, la

movilización y asistencia de informadores, la propia presencia del "verdugo" de Paracuellos prolongada

en Madrid, y la "quietud" de la policía cuya competencia informativa policial no puede ponerse en duda,

y de la propia Dirección General de Seguridad que, al parecer —según informaciones responsables

barcelonesas que se me han hecho llegar y no puedo revelar sus fuentes—, se vio forzado a la movilidad y

a la no actuación por carencia de autorización del Ministerio de la Gobernación y de la Subsecretaría de

Orden Público.

Ha habido, aquí en Catalunya, quienes, con fundada indignación llegaron a decirme que la presencia

continuada de Carrillo en Madrid y su "conferencia de prensa" había sido negociada a través de un

organismo de presidencia del Gobierno a cuyo frente está una conocida y "encantadora" persona. Yo me

resistí a dar un "aval" a esa indignada afirmación; me limito, como hacen otros colegas catalanes y

madrileños en otro sentido, a incluirla en esta crónica.

"Diario de Barcelona", "El Correo Catalán", "Mundo Diario", "Avui" y "La Vanguardia", en sus números

del sábado, han presentado y tratado, en sus páginas gráficas y de información, el "escándalo" de Carrillo

en Madrid, con honores y categoría del "acontecimiento político del año", con profusión de fotografías,

titulares sensacionalistas, diritambos que asombran, comentarios de la más clara intencionalidad,

abrumadora concesión de espacios y, algunos, con repugnante babeo admirativo o sarcasmo polémico

sobre la "actitud" del Gobierno por lo que ha consentido y lo que está o no está dispuesto a aplicar al PCE

y a Carrillo del vigente código penal.

Quién se ha distinguido en el repugnante babeo, al que he aludido, ha sido — y ello es natural — mi

conocido Pedro Calvo Hernando, quien, en su crónica desde Madrid para "Mundo Diario" —que el

periódico del "grupo Mundo" da con formidable despliegue en su primera página a cinco columnas con

pase a segunda y llenando el 80% de ésta—, se refiere a Carrillo como "el personaje mítico aparecía ante

nuestros ojos, en carne y hueso"; "tuvimos el privilegio de estar presentes en el gran acontecimiento

político-periodístico: Carrillo con nosotros".

En círculos comunistas de Barcelona —y mi información procede de fuentes fiables—, se ha informado a

ciertos y "seguros" periodistas de diversos medios informativos que Carrillo llegará pronto a Barcelona

para otra "conferencia de prensa", y que, al parecer, dicha "conferencia" está siendo organizada por

Manuel Vázquez Montalbán, conocido periodista y al que conozco muy bien, que actúa como "jefe de

Prensa" del PCE —y en tal calidad organizo´ la de Madrid—, contando con la valiosa colaboración activa

de Román Gubern, que presume de periodista e historiador catalán de cine.

Pienso que aquí, sin más, debe finalizar esta crónica de hoy.

 

< Volver