Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   De charadas     
 
 El Alcázar.    09/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Crítica de televisión

DE CHARADAS

DE pronto, en RTVE se lanzan a la emisión de charadas. No me refiero, Dios me libre, a la entrevista con el conde consorte de Motrico que se nos frecio el sábado a primanoche, y que fue una maravilla de claridad, aunque no lo fuera de congruencia. El señor Areilza domina muy bien el medio, es brechtiano en su manera de responder y posee un lenguaje claro —incluso lo resaltó al referirse al eufemismo circundante de llamar a España "Estado Español"—.

Así que la charada no va por ahí.

La charada estuvo, precisamente, minutos antes de ¡a comparecencia ante las cámaras de don José María de Areilza, en el desarrollo de "Informe semanal". Mismamente cuando, tras hacer referencia a la noticia de la expulsión de España de un espía soviético, de quien se dijo que pertenecía a la K.G.B., nos endosaron un reportaje sobre la C.I.A. El reportaje sobre la C.I.A. era módicamente tendencioso, como corresponde, y tampoco encerraba ninguna novedad informativa, .pero no se entendía por qué salía a la pantalla como explicación de la expulsión de un agente de la K.G.B. Lo lógico, y lo verdaderamente sensacional, hubiese sido que RTVE nos hubiera ofrecido un reportaje sobre la K.G.B., sobre -todo si era capaz de aportar los detalles de que disponía el reportaje sobre la C.I.A. Me imagino que la cosa debe andar difícil, pero RTVE debiera intentarlo, máxime cuanto ya tenemos relaciones diplomáticas con la URSS, cuyos efectos televisivos pueden ser ¡a presencia incansable de algunos seriales de la televisión soviética que se echen un pulso con los que RTVE adquiere en los Estados. Unidos, pero también, la posibilidad de obtener material filmado para un reportaje sobre la K.G.B., por ejemplo. De esta forma se evitarían las charadas disparatadas, que podrían tener consecuencias maravillosas, tales como que a propósito de los desplazamientos europeos de Amalrik,t "Informe semanal" nos ofreciese un reportaje sobre la prisión y muerte de los Rosenberg.

También en "Informe semanal" hubo una perla asombrosa, dicha sobre la marcha. En efecto, en el capitulo dedicado a {di Amin Dada, el autor de la letra nos soltó lo siguiente: que "aunque parezca mentira", Idi Amín es el actual presidente de la Organización de Estados

Africanos. ¿Por qué "aunque parezca mentira"? Me parece que el redactor no solamente está marginado de la corriente de la Historia, sino que es víctima de un concepto racista y elitista, por colonialista, en lo que se refiere a la necesaria independencia y libertad de los pueblos. Por ese camino se llega a la justificación de Ian Smith.

Breve, pero sustanciosa charada, se nos ofreció el domingo, en e! noticiario de después del fúlbol. A propósito de la visita de Mario Soares a París, y tras hacer una referencia a la necesidad de Portugal de integrarse en la C.E.É., para eludir el comunismo al acecho, se aludió también a la necesidad de eludir, textualmente, "al poderoso vecino del otro lado del Atlántico". Premio para el redactor, premio para quien entienda lo que quiso decir, premio para quien sepa qué vecindad es ésa con una separación de miles de kilómetros de océano por medio. Por este camino, se puede revolucionar la geografía y resultar que la provincia de Murcia es vecina del Japón, mares de más de por medio, mares de menos.

Una charada muy pochola, con primera, segunda, tercera y total en el enunciado, fue el capítulo correspondiente al domingo de "Curro Jiménez", serie que esperamos que se ponga en marcha tras estos dos primeros capítulos de preparación. Jiménez ya tiene cuadrilla, aunque para que la tuviera el guionista haya hecho juegos malabares con la continuidad de la historia, mientras Joaquín Romero-Marchent lucha entre el humor y la influencia spaghetti. El guionista también hilo fino a la hora de que los frailes tomasen parte en la Guerra de la Independencia y, a ¡a vez, no peleasen. Claro que para salvar problemas así están los legos, como se demostró.

Y fuera de la charada, "La casa de la pradera" perpetró un ejemplo de teocracia pacifista superada por las circunstancias que era mismamente una especie de reflejo de alguna situación bastante próxima. Está claro que al pueblo de "La casa de la pradera" le hace falta un sheriff, y, por supuesto, un pretexto argumental que extermine a la familia Oleson, incluyendo al padre que es inocente pero idiota.

Marcelo ARROITA-JAUREGUI

 

< Volver