Autor: Beotas, Enrique. 
 Herrero de Miñón y el regionalismo. 
 "La unidad de España ha de ser un solo vuelo pero muchas alas"     
 
 Ya.    30/01/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 30. 

ya.Pag-. 18

INFORMACIÓN NACIONAL

HERRERO DE MIÑÓN Y EL REGIONALISMO

"LA UNIDAD DE ESPAÑA HA DE SER UN SOLO VUELO, PERO MUCHAS ALAS"

Un estatuto-marco para todas las regiones, pero un estatuto propio para codo una de ellas • Recaudación única de impuestos, pero con controles regionales.

Perteneciente a esa generación joven de españoles que no conocieron dilectamente la guerra, Miguel Herrero de Miñón ha consagrado sus treinta y siete años de vida al estadio e investigación jurídico - institucional. En 1966 ingresa en el Consejo de Estado como letrado, donde en la actualidad ha vuelto a integrarse tras mi cese como secretario general técnico del Ministerio de Justicia. Es asiduo colaborador de la prensa nacional, desde donde viene desarrollando un papel público de notoria importancia,

Su cese del Ministerio de Justicia ha hecho que se especule con su posible candidatura e las elecciones próximas.

—Confío en que me presentare a las próximas elecciones y mi opción personal es netamente centrista, ya que pienso que es la única opción capaz de poder ofrecer la estabilización democrática en España.

—¿Qué es lo que puede aportar de novedoso Miguel Herrero de Miñón al panorama político español?

—Personalmente no creo que presente ninguna gran novedad. Mi única aportación original puede ser, «ventualmente, ciertas aficiones técnicas a temas constitucionales, que no irán de más en unas Cortes constituyentes.

—Es usted un hombre apasionado por el tema del regionalismo en Empaña. Multitud de escritora y conferencias, así como determinados trabajos lo demuestran. ¿Cómo definiría brevemente y en esencia el problema regional de España?

—Yo diría que España es una entidad plural que se compone

un común denominado historico hacia el pasado y hacia el futuro, pero que aspiran a que se vea reconocida su peculiar personalidad con todo lo que de Autonomía política, administrativa, cultural y económica ello supone.

—Por tanto, ¿podríamos cifrar el problema en los campos de la política, cultura y economía?

—Es todo Junto. La política que hasta ahora se ha seguido ha sitio de un extremado centralismo,- tanto administrativo, como político, como cultural, compensado con el privilegia económico de determinadas áreas, precisamente las áreas que se veían más perseguidas en los elementos afectivos de su personalidad. Ello ha dado tugar, primero, a la exacerbación de los nacionalismos de estas áreas, que yo consideraría perseguidas, pero, a su vez a Una conciencia nacional defensiva de otras áreas como Castilla, Extremadura o Andalucía, que han sido expolíadas.

—¿Qué solución propugna como la más efectiva en este particular?

—Yo creo que la autonomía regional permitiría abordar #1 tema a varios niveles. Por una parte, al introducir una descentralización: administrativa acercaría la administración a los administrados y al control de éstos. Ello haria posible, además, resolver el problema de la autonomía cultural, al que tíenen derecho todos los pueblos de España, La autonomía, como se ha demostrado en Italia

y ahora está a punto de demostrarse en Gran Bretaña, es, además, un Materna capaz de corregir los desequilibrios económicos mediante una adecuada política de desarrolla regional. Una vez resueltos estos tres niveles, estaremos a las puertas de resolver el tema-del regionalismo político,

Don Miguel Herrero Miñón

ESTATUTOS

- -En la actualidad se propugna una política de igualdad en el trato de las regiones, asi como de sus niveles de producción y de su independencia, pero ¿no es cierto que alguna» regiones se están dejando en e1 olvido, siendo precisamente las que más problemas tienen?

—Sí, ya he dicho antes que uno de los mayores desastres creados por la política antirregional ha sido la congestión económica de algunas áreas como Cataluña y el País Vasco, asi como la desertificación y depauperación de otras como Castilla y Extremadura. Me parece que en bien de todas las regiones de España, la futura política debería dirigirse a la promoción y desarrollo de las regiones mas deprimidas. En primer lugar por un principio de justicia, pero, además, por un principio de conveniencia de todos ya que el desarrollo de Cataluña y el País Vasco depende en gran parte de que se cree en el resto de España un mercado lo suficientemente numeroso para poder producir o proporcionar una mano de obra especializada y a su vez absorber la producción de las citadas áreas.

—¿Un estatuto para cada región o un estatuto general para todas las regiones de España? —Yo diría que la futura Constitución ha de observar y recoger ciertos principios fundamentales a los que hayan de ajustarse todos los estatutos, incluso es "posible que sea conveniente la elaboración de una especie de estatuto marco, pero, sin embargo, coda, una de las diversas entidades que constituyen la monarquía española creo que pueden aspirar a tener un estatuto distinto que responda a sus diversas necesidades.

IMPUESTOS

—Hay un tenia espinoso « importante que creo de obligación tocar. Se trata de la recaudación tributarla. ¿Cómo debería ser, a su modo de ver, e1 sistema impositivo regional o central

—A mi juicio cree que ninguna región puede pretender reservarse para si sus propias riquizas puesto puesto que son el fruto del trabajo y del mercado de Españs entera. Yo propondría el sistema de una recaudación única y un control estatal dé) gasto por las autoridades regionales. Es decir, recaudación estatal y gasto regional.

—¿De qué órganos -dotaría, por tanto, a la administración regional para solucionar este problema?

—En todas las diversas regiones debería haber una asamblea democráticamente elegida, es decir, por sufragio universal directo y secreto, con representación de las corporaciones fócales, que debería, controlar un órgano de gobierno. Me parece «me éste es el esquema fundamenta. Lo que ocurre es que este esquema debe nutrirse y modelarse según las propias tradiciones de cada una de las entidades autónomas españolas.

--Algunos políticos se dedican a replantear la posible vigencia de los estatutos catalán, gallego, etc.. de los años treinta. ¿Cree usted realmente que dichos estatutos pueden ofrecer alguna vigencia en ¡a España actual?

—Es evidente que esos estatutos no están jurídicamente víste. Es evidente que en esos estatutos puede haber una Carga afectiva digna de tener en cuenta, Y digo que es evidente porque, por ejemplo, el estatuto catalán no está vigente de la rajona manera, que no lo está la Constitución de la II República. Entonces, creo que puede haber cargas afectivas legítimamente Invertidas en esas fórmulas, pero creo que hoy en día esas formulas no son utilizables por varias tazones. En primer lugar porque nos encontramos en una monarquía y creo que ésta es una institución capaz de aportar fórmulas de autonomía, distintas y más valiosas y, en segundo lugar, porque esos estatutos se redactaron en un momento en que las tareas del Estado eran mucho menores que las del Estado actual, y, por tanto, la autonomía del treinta y dos para la Cataluña actual sería algo tan insuficiente como utílizar los instrumentos terapéuticos del año treinta para curar enfermedades de hoy en día,

SEPARATISMO

—¿Cree usted que el replan-

teamiento regional se esta utilizando por algunos grupos como táctica separatista?

—No creo mucho en la existencia de verdaderos separatistas. Creo que los separatistas, en cuanto tales, son minoritarios en todas las áreas españolas. Lo que si creo que hay, tanto en Cataluña como en Vasconia, y desde luego en Castilla, son Muchos separadores, que hacen del tema regional una bandera que les permite identificar centralismo y unídad nacional.

—¿Cómo definiría usted la unidad de España?

—Siempre la he definido con una metáfora de Ortega y he dicho que la unidad de España debe ser como la unidad del enjambre: un vuelo y muchas alas.

—¿Cómo se considera politicamente?

—Me considero demócrata, liberal, nacionalista y añadiría una característica esencial que la España de los últimos decenios ha olvidado, y es la estética. Aspiro, por tanto, a una España bella y creo que las regiones son capaces de Introducir un gran ingrediente de belleza, para España.

—Por último, destáqueme algunas figuras que usted considere especialmente y que hayan luchada por el tema regional.

—Personalmente soy un gran admirador de Prat de la Riva y, en menor medida, de hombres como Cambó y José Antonia Aguirre. Pero, a mi juicio, Prat de la Riva es el más grande expositor de una gran España, merced a la potenciación de ios pueblos y hombres que la integran

Enrique BEOTAS

 

< Volver