Declaraciones del ministro señor Clavero a "Ya". 
 Las autonomías, un objetivo para el Gobierno     
 
 Ya.    10/07/1977.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 33. 

DECLARACIONES DEL MINISTRO SEÑOR CLAVERO A "YA"

Las autonomías, un objetivo para el Gobierno

"Los estatutos tienen que ser hechos, fundamentalmente, por las regiones" • "Órganos autonómicos, no del Gobierno, sino de los regiones" • "Mancomunidades de Diputaciones, una vía—insuficiente—dentro del derecho positivo" • "Podemos pasar, en plazo breve, de un Estado unitario a un Estado regional"

Don Manuel Clavero Arévalo, nuevo ministro adjunto para las Relaciones con las Regiones, entiende que ha venido a Madrid con un objetivo básico: "hacer posible las autonomías regionales". Concibe su tarea como una misión histórica y acepta ya, cuando aún no lleva una semana

en su puesto, que "al terminar 1» misión volverá a Andalucía, un lugar ideal para vivir"

Cuenta con un despacho provisional en el antiguo Instituto de Semillas Selectas, contiguo a Presidencia del Gobierno, y un encargo: elaborar las normas autonómicas que el Gobierno llevará a las Cortes para su debate. Palta el Ministerio, como organización administrativa; "no quiero que se vea mi medida en función de la burocracia o tecnocracia que reúna, sino en la misión que debo realizar. Pienso utilizar, como siempre he hecho, los mínimos medios posibles para desarrollar mi labor".

—¿Cuál es, en estos momentos, su primer objetivo?

—Yo diría que la misión de este Ministerio es preparar, en contacto con los partidos políticos y las fuerzas regionales, las normas básicas para poder abordar el tema de las autonomías regionales en la nueva constitución y su ejecución a través de los estatutos.

—¿Cuál es el contenido exacto, en su opinión, del término autonomía?

—Autonomía significa ante todo reconocimiento de una personalidad a una entidad regional. En segundo lugar significa reconocimiento de instituciones propias a esa región. En tercero, un tema vital, transferencia de poder. Y en el orden sociocultural, respeto

(Continúa en pág. siguiente)

Don Manuel Clavero Arévalo

DECLARACIONES DEL SEÑOR CLAVERO

(Viene de la página anterior)

y fomento de las lenguas de España, respeto y fomento a la cultura regional. Sin olvidar un problema económico: la financiación regional.

—¿Y dónde están sus límites?

—En dos grandes principios: entenderse como fórmula de fortalecer la unidad de España—yo entiendo que robustece esa unidad—y en segundo lugar respetar la solidaridad interegional. No podemos hacer de ella una polémica entre las regiones; no podemos tampoco aumentar el pozo profundo que separa regiones ricos de regiones pobres.

El ejercicio de la soberanía, en manos del Estado

—¿Quién debe marcar el grado de autonomía?

—Yo diría que es un tema que en última instancia corresponde a las Cortes decidir: su marco su ámbito, las transferencias a realizar. Como opinión personal, pienso que el ejercicio directo de la soberanía debe estar en manos del Estado. Luego hay muchas materias que el Estado ha controlado históricamente y pueden estar igual en manos de una Administración nacional que regional.

—¿Cabe hablar de autogobierno regional?

—La autonomía significa ante todo un problema político; es fundamentalmente una distribución territorial del poder. Hay que reconocer, desde puego, efectividad a los órganos de gobierno en las regiones.

—¿Y esos órganos son compatibles con las instituciones actuales?

—Los órganos a los que me fiero son fundamentalmente autonómicos, no del Gobierno, sino de las propias regiones, esencialmente representativos, esencialmente democráticos. En algunas regiones serían compatibles con las diputaciones; cada Caso es diferente. Pienso que tenemos que ser consicientes de que una multiplicación de órganos es un encarecimiento público. Cada región en definitiva, puede regalarse de forma distinta, con una cierta planificación, para no multiplicar los órganos innecesariamente»

Ahora, mancomunidades

—El Ministerio del Interior; a raiz de las conversaciones mantenidas por al presidente Suárez con e1 honorable Tarradellas, anuncio la vía de las mancomunidades de diputaciones como solución autonómica provisional. ¿Cabe entender la declaración como un continuismo para las instituciones futuras?

—Yo Interpreté la declaración tomo un objetivo con dos fases. Hoy las mancomunidades ofrecen una cierta vía—a mi manera ver insuficiente—dentro del derecho positivo. Una segunda fase, aunque inmediata, es el regionalismo auténtico, abordado a nivel de constitución» -¿Habrá realidades concretas a corto plazo?

—Creo que si en este país se a podido pasar en un año de

A sistema de autocracia a un sistema de democracia, vamos a demostrar que también podemos pasar en un plazo muy corto de un sistema unitario centralizado y uniforme a un Estado regional, donde se admitan sus variedades y reconozcan las autonomías.

—¿El federalismo puede ser Una fórmula válida para España?

—Quisiera decir primero que la diferencia entre las doctrinas federalistas de muchos políticos

españoles y las de autonomía regional son puramente semánticas, de palabras. Yo no estoy de acuerdo, y respondo, con el federalismo, en cuanto implica un pacto de unión voluntarla: no refleja la realidad española actual. Dividir un pueblo para luego unirlo por la vía del pacto no me parece real.

Unidad de España, realidad histórica.

—¿Dónde enmarcaría los grandes principios de la unidad de España ?

—la unidad viene definida por una realidad histórica: los españoles estamos formando una nación con instituciones comunes desde hace muchos siglos, con una Monarquía que ha regido para todos los españoles. "Veo en esa Monarquía, en unas Cortes nacionales y en un Gobierno nacional el significado de la unidad de España. Y veo que el abierto que debamos tener en este momento histórico, el gran acierto, es hacer compatible autonomía con unidad.

Regionalismo y subdesarrollo

—¿Su Ministerio tendrá capacidad de acción cara al desarrollo económico regional?

—A nivel personal entiendo que el regionalismo moderno pasa en gran parte por el subdesarrollo y tiene un contenido económico. Exige una acción de gobierno para reducir las desigualdades regionales. Es necesario actualizar la riqueza que las áreas subdesarrolladas llevan consigo y evitar que el fenómeno autonómico venga a aumentar el foso ya profundo entre unas y otras regiones, Insisto. Soy consciente de ello, entre otras cosas porque provengo de una región subdesarrollada y conozco la profundidad de las medidas que habría que poner en práctica para que, en muchos años y no en uno, desaparezcan esas diferencias.

—¿Es un objetivo prioritario en su acción?

—Sí, completo la pregunta. El Ministerio tiene como misión Inmediata abordar el tema constitucional de las autonomías. Los problemas económicos quedan dentro de otras áreas ministeriales.

Estatuto de autonomía

—Por razón de su cargo, ¿se considera protagonista o promotor del futuro estatuto de autonomía?

—Los estatutos tienen que ser hechos, fundamentalmente, por las fuerzas regionales. El Ministerio tratará de preparar para el Gobierno los textos que pueda llevar a las Cortes. Una vez aprobada la Constitución con sus normas básicas, la elaboración de cada estatuto debe ser materia de las regiones, acomodándose a esas normas y sometiéndole luego a la aprobación de las propias Cortes.

—¿Cuál deben ser las líneas maestras, según su juicio, de los estatutos?

—Deben señalar los órganos y la regulación de sus competencias; las materias autonomizables que la región quiere asumir, del elenco marcado por la Constitución; el sistema de financiación regional; las garantías para los administrados; las relaciones de los órganos regionales con los nacionales...

—¿Hasta qué punto será negociable la autonomía?

—La misión de preparación de textos no es una materia fría, de laboratorio, sino una labor para ser discutida y debatida. Quiero aunar el mayor número de voluntades. Tengo ante mí, no cabe duda, una labor eminentemente política. Y quiero señalar que para el Gobierno las autonomías no son un problema, son un objetivo.

 

< Volver