Autor: Fontana, José María . 
 El fracaso del regionalismo. 
 ¿Por qué no un referendum?     
 
 El Alcázar.    08/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

EL FRACASO DEL REGIONALISMO

¿POR QUE NO UN REFERENDUM?

EL regionalismo clásico, sustancial v auténtico, ha fracasado en todas las regiones españolas, incluidas las supuestamente contestatarias como Cataluña, Levante, Galicia y Andalucía... con la relativa y parcial opción electoral de Vizcaya y Guipúzcoa.

Para afirmar el fracaso nos apoyamos en el hecho indiscutible de que han triunfado los partidos sucursalistas o de disciplina nacional y han sido derrotados los que eran sólo y extrictamente regionales. Y todo ello apesar de que a efectos estratégicos los marxistes hayan incluido en sus fines la consecución de gobiernos autónomos, por tratarse de piezas de poder y presión política que ellos van a dominar si se crean, con mayor trascendencia y ámbito que los Ayuntamientos: o sea, simple oportunismo.

En barcelona la mayoría inmigrante de votantes al marxismo lo hizo al socialismo por ser obrero y español, dirigido por catalanes nativos. En una palabra: el marxismo español ha engullido y barrido al regionalismo de cepa y raíz de tradición burguesa, que tan sólo ha servido y actuado para dividir a los no marxistes.

Y tan es así que en las provincias catalanas, en Valencia y sus provincias, en toda Galicia, en Andalucía, en Álava y Navarra, los partidos de neta solera regionalista han sido barridos y en casi todas partes se han quedado sin actas. Las victorias de los senadores por Barcelona o la de Yrujo en Navarra, se han obtenido exclusivamente por los mayoritarios votos socialcomunistas. En todo caso el marxismo victorioso silenció el postulado autonomista a nivel de base y efectuó su propaganda oral y escrita en castellano, para captar el voto obrero y contra el sector de la burguesía autonomista.

El marxismo ha engañado básicamente a las masas obreras que han logrado arrastrar tras el señuelo antiburgués, y que creían votar, ademas, contra los regionalismos que pretenden mutilar su españolidad sustancial.

El fracaso de los autonomistas ha sido total y asi lo han reconocido casi todos ellos. Sólo bajo el engrudo marxista tiene posibilidad un regionalismo sin sustancia ni virtualidad, reducido a una simple organización administrativa que sólo se propugna para aumentar la infiltración y la táctica hacia el totalitarismo marxista. Hace ya muchos años que los especialistas del tema extendimos la papeleta de defunción de los regionalismos, fallecidos a manos de fuerzas obreristas...

Q marxismo borra por completo la égloga de la personalidad tradicionalista: la lengua nativa, el folklore y la autonomía, carecen de fuerza ante el ideal colectivista de radio planetario y totalitario. Sólo queda la eficacia que el órgano regional posee para aniquilar la personalidad individual. Sólo pesa el ideario socialcomunista y el autonomismo queda en perfume sintético para uso rectal de los bobos. De ahí su prisa para conseguir los gobiernos regionales sin pasar por las Cortes democráticas y a ser posible por Decreto.

¿Va a cometer el País el desatino de ir a fórmulas de regionalismo autónomo —que nada resuelven—, precisamente cuando se ha puesto de relieve que toda España, con abrumadora mayoría, no es autonomista?. ¿Se va a caer en la debilidad de complacer a los dirigentes marxistas fortaleciendo sus dispositivos para el asalto, concediéndoles, a la italiana, el poderoso reducto de los gobiernos y parlamentos regionales?

A mi entender, es tan grave y trascendente lo que se esta gestando al pretender la radical modificación del sistema unitario que ha regido en España desde siglos, que ni siquiera las Cortes están autorizadas para ello y debe ser el pueblo español, sin intermediarios, quien con toda claridad, decida la futura organización del País.

He dicho con toda claridad, o sea sin engaños. Porque te opción no está entre unitarismo y autonomismo. Existe una tercera, y ésta si creo que asistida de una importante mayoría: me refiero a la descentralización, deseable por múltiples motivos.

La opción descentralizadora consiste en el desmontaje del centralismo, y la absoluta distribución de todos sus órganos entre todas las Provincias.

Por último, no puede desconocerse la opción, más radical, de un sistema de diez Estados federados con Gobiernos y órganos de tipo regional.

No debe irse a un sistema autonómico o federal sin el apoyo y el voto directo del pueblo, mediante un referendum, en el cual pueda optarse:

por la separación (para saber cuantos son) ó por la autonomía, ó por la descentralización, ó por la continuidad del sistema central, ó por el Estado Federal. Esto es mucho más importante y transcendente que las elecciones municipales que deben aplazarse, hasta que se conozca el voto del pueblo sobre cual debe ser la organización sustancial del Estado.

El país debe saber a que atenerse y no ser manipulado. Que cada partido o sector sociológico adopte una decisión y que la defienda como quiera. Pero no engañar a la opinión pública, a base de imponernos decisiones trascendentes de enorme responsabilidad, ni siquiera por el voto simple y disciplinado de quinientos diputados y senadores. Si somos una democracia debemos serio en serio y con toda consecuencia. Quinientos caballeros no pueden decidir lo que la historia hizo en cuatrocientos años. Y mucho menee en un mano a mano Suárez-Tarradellas...

En la democracia italiana que, por lo visto, tanto complace a muchos, cuestiones como el divorcio, han sido adoptadas por medio de un referéndum. Después de una elección directa, y sólo después, podrían las Cortes instrumentar la legislación elegida. Claro está que a los social-comunístas no les conviene el camino, pues saben que fracasarían en el intento de optener órganos autonómicos o .federales para presionar y desviar la libre opinión.

De ahí el esfuerzo que se está haciendo para optener los órganos autonómicos, no sólo de espaldas al pueblo, sino incluso al margen de Las Cortes: por Decreto para mayor

Para terminar quiero hacer pública mi más rotunda y respetuosa protesta como catalán, por la operación Tarradellas que se está desarrollando en las altas instancias, bajo la justificación de que el Sr. Tarradellas en un "moderado". B Sr. Tarradellas no representa legalmente a nadie, es miembro de un partidillo como la "Esquerra", menos que minoritario en Barcelona, y ha sido elegido y apoyado por el social-comunismo, prestándole así imagen popular, porque es un anciano y porque lo manejarían como la marioneta que es. Los funestos y claudicantes Kerenskys del Centro creen que son muy listos y podrán utilizar la moderación de Tarradellas con lo cual hacen el juego —como siempre— al social-comunismo.

Además, Tarradellas, es pura y simplemente el revanchismo.

Por esto quiero evocar que esta "Generalitat", que se pretende revivir por Real Decreto, antidemocráticamente, protagonizó, ó convivió ó amparó el asesinato de decenas de miles de catalanes, desde un Obispo, cientos de sacerdotes, poetas y escritores en lengua catalana y gentes de toda condición... así que de lo de "honorable"...

-Por José Mª Fontana Tarrans

 

< Volver