Sesión plenaria del senado. 
 Las autonomías y la nueva Constitución     
 
 Pueblo.    02/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Sesión plenaria del Senado

LAS AUTONOMÍAS Y LA NIEVA CONSTITUCIÓN

• Temas fundamentales abordados por los diputados

MADRID (Cifra).—A las once y cuarto de esta mañana, del Antonio Fontán, presidente del Senado, abrió la sesión plenaria de esta Cámara.

En primer lugar, el presidente del Senado concedió la palabra al representante del grupo socialista (PSOE), .Rafael Fernández Alvarez, senador por la provincia de Oviedo. El portavoz socialista comenzó su discurso rindiendo un homenaje a la figura de1 Pablo Iglesias, que «es —dijo— norma de conducta para todos los socialistas», y a la de Julián Besteiro, como presidente de las Cortes constituyentes de la Segunda República.

Más adelante, el portavoz del PSOE en el Senado concretó en tres grandes grupos los objetivos del grupo socialista:

Primero. La construcción de un marco constitucional de convivencia democrática, referido singularmente a las entidades nacionales y regionales que componen el Estado, sin merma de su unidad y que se proyectan en las Cortes a través del Senado.

El grupo socialista del Senado ha propuesto la creación de una comisión especial que se ocupe de inmediato de estudiar él problema de las autonomías, con objeto de que el Congreso de Diputados pueda conocer, al elaborar el proyecto de Constitución, cuál sea la opinión del Senado en dicha materia.

Segundo. La necesidad de salvaguardar los derechos humanos, cuyo respeto es previo a la propia declaración de las libertades políticas que se haga en la Constitución.

La salvaguarda de los derechos humanos, igualmente, es cuestión previa al estatuto de libertades públicas que el PSOE viene preconizando.

En este sentido, él Senado debe vigilar y exigir al Gobierno que defienda y apoye el restablecimiento de los derechos humanos a nivel universal y adopte posiciones críticas frente a la injusticia y frente a los regímenes dictatoriales que violan tales derechos. El PSOE ha propuesto, en consecuencia, la creación de una comisión senatorial de vigilancia permanente del respeto a los derechos humanos.

Tercero. El Senado debe ser especialmente sensible al tema de la corrupción en las distintas formas que éste tiene en nuestra sociedad: la arbitrariedad, la prevaricación, el nepotismo, él fraude, el deterioro del medio ambiente, la especulación, etcétera, y que han sido consecuencia de la ausencia de control político y de la negación de toda forma de participación ciudadana frente al poder y la Administración, así como del sometimiento de ésta a un Gobierno autocrático.

El segundo orador en intervenir fue el senador madrileño Villar Arregui, en representación del grupo parlamentario Progresistas y Socialistas Independientes.

Villar Arregui trazó en su intervención un prolongado informe sobre los propósitos constitucionales y políticos mencionado grupo, al que definió como de talante democrático, de espíritu abierto a la confrontación de todas las tesis y que demanda un cambio en profundidad de las estructuras políticas y socio-económicas.

Lo que está en juego —dijo Villar Arregui— es la necesidad de elaborar de inmediato un nuevo modelo económico que responda realmente a las exigencias de la democracia y que permita la acción libre y responsable del movimiento obrero, al tiempo que destierre la opresión de unos hombres por otros.

«Exigimos —añadió— que el Estado sea implacable en la persecución del cobarde delito de insolidaridad nacional con quienes han evadido sus capitales para ponerlos a resguardo de las vicisitudes del proceso español en marcha. Denunciamos —dijo más adelante— la pasividad de cuantos Gobiernos han tenido la responsabilidad desde que se desencadenó la crisis energética y requerimos al Gobierno actual para que dé tratamiento prioritario a la grave situación socio-económica mediante un plan efectivo que potencie las inversiones socialmente productivas, que penalice el consumo suntuario, que allegue los recursos necesarios de quienes los poseen, que dinamice y modernice las empresas públicas para conferirlas una función de vanguardia en la creación de riqueza socialmente productiva y que de puestos de trabajo, singularmente en las regiones donde el azote del paro se deja sentir con mayor dramatismo.»

El senador por Barcelona, Josep Benet Morell, expuso los objetivos del grupo Entessa del Castalans y pidió para Cataluña un régimen provisional transitorio inspirado en los principios del «Estatut» de 1932 y el restablecimiento sin dilaciones de una Generalitat provisional.

Inició su intervención destacando que de los 16 senadores catalanes 15 forman parte del grupo Entessa dels Catalans avajados por casi dos millones de votos; lo que significa proporcionalmente.

según el senador Benet, casi la igualdad electoral con los ciudadanos que votaron al PSOE e incluso una mayoría de los votos obtenidos por Centro Democrático. Estas afirmaciones fueron acogidas por los grupos socialistas y de UCD con ciertos rumores.

Centró a continuación los objetivos que su grupo está dispuesto a defender en el Senado y que se concretan en la trilogía de: libertad, amnistía y «Estatut» de autonomía. Para completar estar reivindicaciones, el senador de Entessa dels Catalans manifestó la necesidad de que la Constitución sustituya a las Leyes Fundamentales.

Aseguró, asimismo, el deseo de los catalanes de que el derecho de autonomía, que significa solidaridad entre todos los pueblos del Estado, figure en la Constitución, e insistió en que mientras las Cortes constituyentes elaboran la misma. Cataluña pide el establecimiento sin dilaciones de una Generalitat provisional; aspiración que está suscrita, -dijo, por todos los parlamentarios catalanes reunidos en asamblea.

Terminó con la esperanza de que el próximo día 11 de septiembre Cataluña pueda celebrar su fiesta con la Generalitat provisional. La intervencion del senador Benet fue acogida con grandes aplausos por los parlamentarios catalanes, así como por los representantes de partidos de izquierda. La UCD se abstuvo de aplaudir.

A continuación tomó la palabra el senador por Vizcaya Miguel Unzueta, como portavoz del grupo de senadores vascos.

Centró su intervención en el tema autonómico vasco que, como señaló, «no es nuevo en esta casa» y se refirió a que el planteamiento del problema debe centrarse en las palabras del discurso de la Corona, con ocasión de la solemne apertura de las Cámaras.

El senador socialista por Sevilla José Pérez Cámara, que al comienzo de la sesión se mantuvo de pie en protesta de la amnistía, depuso posteriormente su actitud y se sentó en su escaño.

 

< Volver