Autor: Oliver, Ángel. 
 TV.E.: Del autoritarismo a la democracia (34). 
 Fórmulas descentralizadoras     
 
 Pueblo.    09/09/1977.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

TV. E.: DEL AUTORITARISMO A LA DEMOCRACIA (34)

Fórmulas descentralízate

ESTAMOS con el tema de las reglones y nacionalidades. Previamente a tratar la forma en que el autoritarismo franquista entendió el centralismo en televisión, otorgando cicateras prebendas y privilegios a unos y restando las citadas prebendas y privilegios a otros, no tanto por generosidad o «servicios prestados», sino, en ocasiones, por temor o mala conciencia, se hace de necesidad el consignar brevemente cómo, se ha entendido la descentralización en algunos países del occidente de Europa —en tres, concretamente—, porque, para bien o para mal, allá- opiniones, es hacia cuyos modelos sociopolíticos parecen encaminarse las estructuras del Estado español.

Y así, en Bélgica el bilingüismo francés y flamenco se ha organizado a base de tres entes públicos diferenciados: R. T. B. (Radio Televisión Belga), para las emisiones en frances; la B. R. T. (Bélgica Radio Televisión), para las emisiones en idioma valón y un Instituto de Servicios Comunes, que entroca los órganos técnicos, administrativos y financieros. Tanto la R. T. B. como la B. R. T. gozan de personalidad jurídica y autonomía.

Por su parte, en Suiza, la radio y la televisión, oficialmente un monopolio del Estado, es explotada por la Sociedad Suiza de Radiodifusión (S. S. R.), que es una asociación de derecho privado compuesta por tres organismos regionales: uno, en lengua alemana, compuesto de seis sociedades locales; otro, en lengua francesa, y el tercero, en italiana. Cada uno de- los tres organismos integrados colabora en la preparación de los programas regionales, conectando con su audiencia específica, y pone sus medios técnicos y estudios a disposición de la S. S, R. mediante un precio. Es decir. existen programas comunes y programas autóctonos.

En la República Federal Alemana existen organismos autónomos en cada uno de los Lánders, todos ellos integrados en una confederación denominada A. R. D., que resuelve problemas comunes y de coordinación. La segunda cadena es la Z. D. F., de alcance federal, que goza de plena autonomía. En total, las cadenas de televisión engloban once organismos: las nueve sociedades regionales y las dos federales. Las nueve organizaciones integradas en la A. R. D., repetimos, son entidades de derecho público conforme a cada Estado, no sometidas al Gobierno Federal.

La exposición, somera exposición, del funcionamiento de la televisión en Bélgica, Suiza y Alemania no ha tenido otro objeto sino la mera ilustración de formas de utilización del medio en países europeos con estructuras plurales a diversos niveles.

Desde luego, en ningún caso se trata de buscar ejemplos para aplicarlos a una posible descentralización de la televisión en España, sino que. una vez estudiados a fondo otros sistemas, aprovechar sus experiencias, utilizando lo más útil para nuestras singularidades.

Antón CLIVER

 

< Volver