Autor: Rico Beltrán, Antonio. 
   La economía y el frenesí de las autonomías regionales     
 
 Pueblo.    24/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA ECONOMÍA Y EL FRENES!

DE LAS AUTONOMÍAS

REGIONALES

Señor director:

Soy, desde hace muchos años, lector asiduo del diario PUEBLO, y creyéndome —en el derecho de réplica que me asiste— afectado a título colectivo por el articulo que firma M. Robert Funes —«La economía y el frenesí regionalista—, es por lo que le ruego tenga la amabilidad de publicarme esta carta.

Sería demencial tratar, a estas alturas, de frenar o impedir (bajo el pretexto o razonamiento que fuere) el imparable clamor de estatutos de autonomía.

No basta estar versado en estudios económicos para entrar en temas sociológicos, históricos y políticos, arrollando las ilusiones de millones de personas que, en un régimen democrático, tienen el sagrado derecho de manifestar. Es un atrevimiento emitir juicios de valor que van en contra de millones de personas, que no son tontos, ni cretinos, al desear con un clamor de patriotismo a su tierra que les vio nacer y por la que han luchado generaciones tras generaciones, para que les sea restituido lo que se les arrebató por un ciego centralismo que no logró la unidad, sino la desunión.

Sépase, para quien no lo entienda y hable escudado por un falso patriotismo, que la verdadera unión de la Patria es más sólida tanto en cuanto se la satisfaga en sus más íntimos y fervientes deseos.

No se puede ser así porque asi agua fiestas. Si los tratados de economía no lo mencionan habría que incluir en ellos que un obrero o un pueblo rinden más en tanto estén a gusto. Y no rinden cuando están a disgusto. Por favor, un poco más de cordura y reconózcase lo que es tan justo como las autonomías.

Las elecciones del 15 de junio lo fallaron así y no vamos ahora a ejercer de nuevo la dictadura. Seríamos otra vez el hazmerreír del mundo, y no digamos los conflictos que ello acarrearía.

La descentralización ha sido la constante de nuestra historia. ¿Y acaso no era nuestra Patria más respetada y fuerte antes del centralismo? Es innegable y no resiste el análisis histórico: ningún argumento es válido para combatir las autonomías.

Cuando habla de absorción, de unas regiones más fuertes sobre otras, es un opinión carente de base. ¿Hay, acaso, algún antecedente al respecto? No, y se hace mucho daño escribiendo artículos tan poco fundamentados.

La gravedad de la situación económica del país tiene sin duda, una terapéutica. Y ésta no tardará en ser aplicada ¿O sí?

Muy reconocido, le saluda atentamente,

ANTONIO RICO BELTRAN

Sierra Mariola, 1

Alicante

 

< Volver