Aunque se acepta algún tipo de vinculación. 
 La integración de Madrid en la región castellano-leonesa con oponentes     
 
 ABC.    26/05/1978.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

AUNQUE SE ACEPTA ALGÚN TIPO DE VINCULACIÓN

LA INTEGRACIÓN DE MADRID EN LA REGIÓN CASTELLANO-LEONESA, CON OPONENTES

Parlamentarios de Albacete y Toledo han señalado a Efe su desacuerdo con la posible integración de Madrid en la preautonomía castellano-manchega. A este respecto, los parlamentarios por Albacete, Francisco Ruiz Risueño, de V. C. D., y Antonio Peinado Moreno, del P. S. O. E., han mostrado su oposición a dicha iniciativa.

El señor Ruiz Risueño ha manifestado: «No estamos de acuerdo con la incorporación de Madrid, porque su problemática como provincia y como ciudad es totalmente distinta a las de Ciudad Real, Cuenca y Albacete.»

«Entiendo —añadió— que hay dos barreras que impiden esta Inclusión: una psicológica, que responde al sentido de liberación que existe en las provincias citadas de suprimir el centralismo, función que no dejaría de desempeñar en estas circunstancias Madrid, y otra barrera económica, por cuanto los problemas de este orden tienen un tratamiento y una óptica diferente, vistos desde Madrid y desde las provincias manchegas.»

Por su parte, el señor Peinado Moreno también ha mostrado su oposición al proyecto, porque «esto significaría la subordinación a Madrid de las demás provincias, que quedarían mucho más marginadas de lo que están. Otra cosa sería establecer una vinculación, que se estudiaría en los aspectos más Interesantes para Madrid y la reglón castellano-manchega».

Finalmente. Gonzalo Payo Subiza, diputado de U. C, D. por Toledo, ha manifestado a Efe: «Es necesario defenderse, forjando unas fronteras que nos protejan de la absorción de Madrid. En este sentido hay que mirar con temor estas Iniciativas de Integración. Ahora bien —añadió—, si es verdad que se va a- hacer bandera de la descentralización, no podemos juzgar el futuro con los mismos parámetros del pasado: arrimarse a Madrid puede dar buena sombra, si desde allí se va a fomentar de verdad la riqueza de las provincias limítrofes. De cualquier modo, a la hora de barajar realidades sólo chocemos las del pasado, por lo >jue creo que es peligroso confiarse.»

 

< Volver