Autor: Luca de Tena y Brunet, Torcuato (MERLÍN; ABC). 
   Aritmética, lógica y política     
 
 ABC.    20/05/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LA ROSA Y LA ESPADA

ARITMÉTICA, LÓGICA Y POLÍTICA

Las elecciones que acaban de celebrarse en Alicante y Asturias para cubrir sendos puestos en el Senado merecen ser analizadas y enjuiciadas con ánimo atento y ojo perspicaz.

El análisis de los resultados del escrutinio es harto más sencillo tratándose, como es el caso que nos ocupa, de escaños senatoriales que del Congreso. Porque en la Cámara de Diputados los puestos se cubren por el laberíntico sistema que en mala hora inventó un tal señor D´Hont, con un complicado método de correcciones y añadidos, mientras que en el Senado no hay álgebras que valgan: el escaño se lo lleva él que haya obtenido más votos, Y si el pueblo se los da San Pedro se los bendiga.

En ambas provincias el triunfo ha sido para el partido socialista. No obstante, aquí no acaban los resultados, ni las consideraciones. Algunas son muy sutiles. Si comparamos los resultados de estas elecciones con los del 15 de junio del año pasado, advertiremos variaciones muy importantes en el sentir del electorado, que podrían resumirse en un sensible ascenso de Alianza Popular y el P. C. a costa de una correspondiente disminución del favor popular para el P. S. O. E. y Unión de Centro Democrático.

por Torcuato LUCA DE TENA

En efecto: las dos mayores minorías han cedido no pocos puntos a favor de las dos minorías menores. Veámoslo con cifras:

Aunque el P. S. O. E. ha ganado un 0,67 por 100 de los votos emitidos en Asturias, ha perdido el 3,66 en Alicante.

U.C.D., el gran perdedor, ha disminuido el 4,25 por 100 en Alicante y el 7,60 en Asturias.

El P. C. ha incrementado el porcentaje de los votos emitidos (siempre en comparación con el año anterior) en un 12,70 por 100 en Asturias y un 7 por 100 en Alicante.

Alianza Popular ha mejorado en un 1,75 por 100 en Asturias y en un 4,03 por 100 en Alicante.

En resumen: En Asturias U. C. D. ha cedido un porcentaje de votos que ha sido compensado por las ganancias (en este orden), primero del P. C.; segundo, de Alianza Popular; tercero, del P. S. O. E.

En Alicante, tanto el P. S. O. E. como el Partido del Gobierno han retrocedido ante los avances primero del P. C, e inmediatamente después de Alianza Popular.

Las dos provincias que han servido de sondeo de la opinión nacional son fundamentalmente distintas: una mediterránea y turística; otra cantábrica, minera e industrial. Con ésto y con todo el resultado ha sido el mismo. El descalabro, en ambas, del partido en el poder debería hacer meditar muy seriamente a los hombres del Gobierno, tan reticente a la hora de aceptar las manos que se les tienden.

ABC publicó ayer una información acerca del eco que han tenido estos resultados entre los cabezas o jefes de las cuatro minorías implicadas.

El hábil redactor la tituló así: «TODOS DICEN ESTAR SATISFECHOS.» Analicemos estas satisfacciones. El partido socialista merece estarlo, pues a pesar de la disminución de su porcentaje de votantes ha sanado los dos escaños en liza: conservando el de Alicante y ocupando el que en las anteriores elecciones cubrieron los comunistas y quedó vacante por dimisión de su titular. El P. C. y Alianza Popular es justo que estén alegres, puesto que sus porcentajes de votantes han aumentado sensiblemente en ambas provincias.

Pero si el partido en el Gobierno se declara contonto de los resultados después de perder en ambas un número espectacular de votantes, nos encontramos ante el más curioso y peregrino fenómeno de masoquismo político. Sólo en Alicante (con un censo que no llega a los 700.000 electores) ha obtenido 183.963 votos menos que hace once meses. Y en Asturias, con un censo que no llega a los 800.000, ha perdido 89.586..., ¡lo que equivale a haber obtenido menos de la mitad que en junio del pasado año!

Objeta el portavoz de U. C. D. que el gran porcentaje de abstenciones ha perjudicado al Centro Democrático, Son ganas de esconder la cabeza bajo el ala. Porque si los abstencionistas fueran todos de este partido, o, a] menos, en su mayor parte... muy tibio veo al electorado de U. C. D d pesar, nada menos, que de la presencia del presidente del Gobierno en la campaña electoral y del voluminoso apoyo de la televisión. Sólo no ve quien no quiere.— T. I de T.

 

< Volver